Mario Leguizamón fue despedido por San Martín

El futbolista uruguayo Mario Leguizamón fue despedido hoy por el club Deportivo San Martín de Lima, luego de que desatara un escándalo al insultar el pasado domingo a una árbitra peruana.
El futbolista uruguayo Mario Leguizamón fue despedido hoy por el club Deportivo San Martín de Lima, luego de que desatara un escándalo al insultar el pasado domingo a una árbitra peruana.
 El futbolista uruguayo Mario Leguizamón fue despedido hoy por el club Deportivo San Martín de Lima, luego de que desatara un escándalo al insultar el pasado domingo a una árbitra peruana.

MEDIOTIEMPO | Agencias9 de Abril de 2008

  • Había señalado que pensaba dejar el futbol peruano por "mediocre"

El futbolista uruguayo Mario Leguizamón fue despedido hoy por el club Deportivo San Martín de Lima, luego de que desatara un escándalo al insultar el pasado domingo a una árbitra peruana.

La Directiva del equipo "Santo", que en primera instancia había multado al centrocampista con un mes de sueldo, decidió la salida de Leguizamón por considerar que cometió "una falta grave".

El jugador fue expulsado por la árbitra Silvia Reyes en el partido entre el Deportivo San Martín y el Alianza Atlético, tras lo cual declaró que "las mujeres no deben dirigir en el futbol masculino" y esgrimió un comentario grosero sobre la vida sexual de la colegiada.

Ante el rechazo generalizado, Leguizamón pidió disculpas públicas el lunes, con una actitud que fue catalogada de "soberbia" por la prensa, pero Reyes no las aceptó y aseguró que sólo espera un castigo ejemplar para el centrocampista.

Según indicaron hoy los medios locales, la salida definitiva de Leguizamón se concretó luego de que se acordaran los términos de la rescisión de su contrato, que culminaba en julio próximo.

El jugador había señalado el lunes que pensaba dejar el futbol peruano porque lo consideraba "mediocre".

Estas declaraciones tampoco le cayeron bien a los futbolistas locales y fueron rechazadas hasta por sus compañeros del San Martín, como el portero Leao Butrón y el atacante Pedro García, quienes dijeron que debía marcharse si no le gustaba jugar en Perú.

Otros jugadores, como Amilton Prado, del Sporting Cristal, y Carlos Flores, del Sport Boys, remarcaron: "Perú le abrió las puertas y le dio trabajo, y ahora no puede expresarse así".

El futuro inmediato del jugador aún puede ser más oscuro, ya que los árbitros han pedido una sanción que sirva de ejemplo para evitar que estos sucesos se repitan, mientras la prensa local ha coincidido en llamarlo "patán" y pedirle "que se vaya" de Perú.

El Presidente de la Comisión Nacional de Árbitros (CONAR), Tulio Nicolini, pidió a la Comisión de Justicia de la Asociación Deportiva de Futbol Profesional Peruano (ADFP) que lo inhabilite durante seis meses y que se informe a la FIFA o la CONMEBOL.

El caso trascendió el deporte y mereció pronunciamientos de la Ministra peruana de la Mujer, Susana Pinilla, y de la Defensoría del Pueblo, dirigida por la Jurista Beatriz Merino.

La Defensoría emitió el martes un pronunciamiento en el que pidió al Deportivo San Martín que sancione al jugador por sus declaraciones contra Reyes, que consideró "discriminatorias y denigrantes".

El caso será dilucidado la próxima semana por la Comisión de Justicia de la ADFP, que ha iniciado una investigación para aplicar una sanción ejemplar.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×