Atlas 0 - 3 Boca Juniors

BOCA ACABÓ FÁCILMENTE CON UN ATLAS QUE NO SUPO PARARSE BIEN EN LA CANCHA
 BOCA ACABÓ FÁCILMENTE CON UN ATLAS QUE NO SUPO PARARSE BIEN EN LA CANCHA

BOCA ACABÓ FÁCILMENTE CON UN ATLAS QUE NO SUPO PARARSE BIEN EN LA CANCHA

Fernando Ruiz Moffat | MEDIOTIEMPOEstadio Jalisco, miércoles 21 de Mayo de 2008, ante un lleno

  • La escuadra argentina acabó con su historia de malos resultados en México
  • Los tapatíos terminaron con diez jugadores

Los bonaerenses llegaron a Guadalajara en silencio, sin mayores aspavientos, para enfrentar a un Atlas que les había hecho un gran partido en la capital argentina.

Pero Boca así, en silencio, destruyó por completo el sueño atlista de acabar con una enorme racha sin conseguir títulos. La Copa Santander Libertadores parecía ser una buena oportunidad, pero los Xeneizes llegaron a la Perla Tapatía a humillar a su rival.

Atlas se despidió del torneo sudamericano y Boca se convirtió en el primer semifinalista, esperando los resultados de los demás partidos para conocer a su rival.

EL PARTIDO

Era de esperarse que el dominio de Atlas se hiciera notar. Había dado un gran partido contra Boca en Guadalajara, como rival de Grupo, y otro buen encuentro en la ida de los Cuartos de Final en Buenos Aires.

Desde los cinco minutos, Boca tuvo más claridad en el ataque, con un Riquelme y un Palacio que se detenían en la media cancha para hacer la doble labor, ataque y defensa, y gracias también a que Flores dejó ligeramente descuidada la banda derecha de Atlas. Una zona que a la postre resultaría en el talón de Aquiles.

Medios y delanteros de Boca salieron dispuestos a hacer un esfuerzo enorme, bajando y subiendo tal y como lo indicara el partido. Pasaron los minutos y Atlas tenía un panorama complicado, tal vez esperando a que los argentinos dejaran más espacios aprovechables buscando un gol tempranero. Pero Mendívil y Marioni no tuvieron quién los abasteciera de balones al principio del partido.

Juan Carlos Medina estaba lejos de poder hacer peligro, por lo menos en los primeros 15 minutos. De hecho, el misterio era por qué Atlas dejaba que Boca tomara las riendas del partido de una manera cada vez más descarada. Al minuto 16, Battaglia tuvo incluso la oportunidad de disparar de fuera del área, mandando el balón por encima del marco de Bava. La respuesta, otro tiro de Medina al 17 que llegó rodando a las manos de Migliore, arquero que sustituyó a Caranta por lesión. Mientras tanto, la ofensiva de Boca creció convirtiéndose en una pesadilla.

Y tanta fue la presión, que cayó el gol de los argentinos. Palermo flotó dentro del área, en donde lo ubicó el tremendo olfato de Riquelme. El "9" remató de primera el balón que le llegó raso, Bava frenó la pelota con la pierna derecha, pero no pudo evitar que cruzara la línea de gol.

De Atlas, nada que revelara peligro y la media cancha parecía un desierto, si de contar jugadores de Atlas se trataba.

Riquelme estaba crecido, Datolo seguía haciendo de las suyas por izquierda, en una zona totalmente descubierta por la defensa de los tapatíos. Al ataque tapatío, se sumó un disparo raso de Medina que fue bien desviado por Migliore. Marioni no alcanzó a rematar bien.

Pero la osadía de Atlas costó caro. Unos cuantos pases de los Xeneizes demostraron, al minuto 34, que el parado de los tapatíos no estaba funcionando. De nuevo gran pase largo de Riquelme a Palacio, quien bien agregado por derecha se quitó la marca de Colotto y pasó atrasado donde Palermo sólo tuvo que disparar raso al poste derecho de Bava para encontrarse con su segundo gol.

Atlas desapareció del partido, Boca siguió siendo el único equipo. Tres minutos más tarde cayó el tercero. La soltura del juego de los Xeneizes y la definición de Palermo para el tercero en su cuenta, hicieron notar que los visitantes tenían la sartén por el mango.

A un minuto del final, una mala comunicación en la defensa de Boca y un despeje de cabeza de Migliore, por poco provocan un gol de Marioni, quien disparó de primera ante la mala salida del arquero. El disparo no fue preciso y la oportunidad clara se desperdició.

Por fortuna para Atlas, el medio tiempo llegó. Para el segundo tiempo, la entrada de Centurión por Flores indicaba que Atlas modificaría un esquema que le costó el abultado marcador en contra.

Rergis, por izquierda, generaba la primera jugada de peligro del partido. Atlas tenía que salir por todo, sólo le quedaban 45 minutos.

De nuevo, todo lo que hiciera Atlas tendría un contrapeso. En un pase de Riquelme filtrado a Palacio, los centrales de Atlas se perdieron y el último hombre, Bava, bajó a Palacio con una falta. El árbitro disparó la roja de inmediato y Atlas se quedó con diez y sin el portero titular.

Pero Boca bajó momentáneamente la guardia y Atlas aprovechó algunos espacios. Sobre todo por izquierda, por donde Mendívil entró un par de veces, la de más peligro desviada por Migliore con un remate de Marioni que tampoco fue preciso.

Boca bajó el ímpetu y Atlas no encontraba por dónde. Los cambios realizados por los Xeneizes mostraron que el ataque ya no les interesaba tanto. Los Zorros se debatían entre evitar una goleada más escandalosa y tratar de acortar la distancia en el marcador.

Colotto, Medina, Mendívil y Marioni hicieron grandes esfuerzos infructuosos por desarmar una zaga xeneize que ya estaba más que reforzada para el minuto 77.

El partido se vino abajo, igual que Atlas. El espectáculo se terminó igual que las ilusiones del equipo tapatío prácticamente desde el minuto 40.

EL ARBITRAJE

Selman aplicó bien el reglamento. El partido no exigió mucho pues no se puso tan ríspido como se podría suponer ante la impotencia de quedar eliminados. La expulsión de Bava pareció ser justa, pues el arquero era el último hombre y cometió una falta clara sobre Palacio.

[mt][foto: R. Ruiz/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×