República Checa, debilitada por ausencia de Rosicky

La República Checa, un colectivo lleno de de futbolistas que militan en prestigiosas ligas europeas, aunque debilitado por la ausencia del centrocampista Tomas Rosicky, va a la Eurocopa, un torneo...
La República Checa, un colectivo lleno de de futbolistas que militan en prestigiosas ligas europeas, aunque debilitado por la ausencia del centrocampista Tomas Rosicky, va a la Eurocopa, un torneo que le que ha deparado grandes alegrías en sus últimas edi
 La República Checa, un colectivo lleno de de futbolistas que militan en prestigiosas ligas europeas, aunque debilitado por la ausencia del centrocampista Tomas Rosicky, va a la Eurocopa, un torneo que le que ha deparado grandes alegrías en sus últimas edi

MEDIOTIEMPO | Agencias27 de Mayo del 2008

  • Rosicky se sometió a operación de rodilla

La República Checa, un colectivo lleno de de futbolistas que militan en prestigiosas ligas europeas, aunque debilitado por la ausencia del centrocampista Tomas Rosicky, va a la Eurocopa, un torneo que le que ha deparado grandes alegrías en sus últimas ediciones.

La operación de rodilla a la que se sometió este mes Rosicky (Arsenal) ha sido una ducha de agua fría, ya que ha alterado los planes del técnico, Karel Brückner, por el liderazgo y vocación ofensiva del jugador.

"Si Rosicky jugara, estoy seguro que sería uno de los mejores del campeonato. Es una verdadera pérdida", pero "un equipo no lo hacen dos o tres jugadores, sino que es un colectivo, y tenemos 23 jugadores para ello", reconoció hoy en Praga el entrenador.

Rosicky era el pivote ofensivo del equipo, y a falta de Pavel Nedved -que descartó definitivamente su participación la víspera-, los checos verán mermada su capacidad creativa en la línea medular, así como la velocidad y resolución en los compases finales.

Brückner todavía dispone hasta el 28 de mayo para entregar la lista definitiva. "A lo más, añadiremos uno o dos nombres", precisó.

Esta convocatoria continental reviste además un tono especial, ya que será su fiesta de despedida, al igual que para el máximo goleador de la Selección, Jan Koller, de 35 años.

Los checos jugaran la primera fase de grupo A frente a los anfitriones suizos, turcos y portugueses, y "nuestro objetivo es pasar a la siguiente fase", dijo el técnico.

"Cualquiera de los cuatro puede clasificarse", aseveró asimismo Brückner, tras valorar la calidad personal de los jugadores portugueses, el apoyo incondicional de la afición al conjunto helvético y el juego imprevisible de los turcos.

Son gratos los recuerdos del torneo, en que los checos obtuvieron la medalla de plata en Londres (1996), al caer con el fatídico "gol de oro" en la prórroga ante Alemania, y más recientemente el bronce en Porto (2004), tras una épica eliminación en Semifinales ante Grecia, equipo que al final se alzó con el título.

El equipo de Antonin Panenka, entonces llamado Checoslovaquia, custodia en sus vitrinas además un primer puesto de este campeonato, el que consiguiera en Belgrado (1976), tras derrotar a Alemania en la tanda de penaltis, además de otros dos terceros puestos, el de Marsella (1960) y Nápoles (1980).

El combinado se despide ahora de su veterano seleccionador Brückner, de 68 años, que logró clasificar a su equipo como primero del Grupo D en la fase clasificatoria.

Uno de los hitos de aquella fase previa fue humillar a los alemanes en su feudo de Münich por 3-0, el 17 de octubre pasado, como nadie en la historia había antes conseguido.

Brückner, que asumió las riendas de la Selección en 2002, ha sido además testigo y artífice del cambio generacional en un equipo, que elevó en los años 90 el prestigio del balompié checo, pero que ahora -después de otra década- vuelve a necesitar recambios, aunque estos deberá acometerlos su sucesor.

El pasado Mundial de Alemania en 2006 puso en evidencia algunas debilidades de los centroeuropeos, con jugadores experimentados pero desbordados, primero en velocidad por los atléticos jugadores de Ghana, y luego en disciplina por el bloque italiano, a falta de "cracks" que rompieran esa tenaza.

La incorporación de dos jóvenes promesas en el ataque, como Martin Fenin y Vaclav Sverkos, puede deparar duelos interesantes en el área enemiga, donde tampoco faltará el gigante Koller, dispuesto a sellar su carrera con un buen espectáculo.

"Siempre fue partidario del juego ofensivo, pero tenemos que evaluar la realidad de nuestra condición y nuestras fuerzas", dijo el preparador, quien postuló ahora en contra de un intenso juego de ataque, que pasó factura en el último Mundial de Alemania.

De los 23 seleccionados para la concentración en Klagenfurt (Austria) son ocho las caras nuevas del bloque checo, que sigue apuntalado por viejos baluartes.

Estos son el portero Petr Cech (Chelsea), los delanteros Jan Koller (FC Nuremberg) y Milan Baros (Portsmuth); los centrocampistas Tomas Galasek (FC Nuremberg) y Jaroslav Plasil (CA Osasuna); y los laterales Marek Jankulovski (AC Milan) y Tomas Ujfalusi (Fiorentina).

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×