América 1 - 1 LDUQ

AMÉRICA RESCATÓ UN SUFRIDO EMPATE EN RECIO DUELO
 AMÉRICA RESCATÓ UN SUFRIDO EMPATE EN RECIO DUELO

AMÉRICA RESCATÓ UN SUFRIDO EMPATE EN RECIO DUELO

Fernando Ruiz Moffat | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca, 27 de mayo de 2008, ante un lleno

  • El Águila necesita ganar o empatar por dos goles o más en Quito
  • El 0-0 en la vuelta clasifica a la LDUQ y el 1-1 obliga a penales
  • El mal arbitraje pesó en el partido, sobre todo a los visitantes

El juego se lo pudo llevar cualquiera de los dos. Liga Deportiva Universitaria de Quito llegó a México a presionar al América desde el inicio del partido, confiando en la velocidad de Guerrón y en el juego ordenado que les da Damián Manso desde la media cancha.

Pero, tal y como en la mayor parte del torneo, América buscaría esa jugada fortuita traducida en goles. Y así fue, sólo que no en los pies o cabeza de Salvador Cabañas, el héroe azulcrema.

Los quiteños presionaron y consiguieron el primer gol en el encuentro, pero tratando de mantener el resultado y aguantar los embates americanistas se les fue la noche. Y llegó esa jugada fortuita del cuadro mexicano, en un tiro de esquina, la jugada en la que un segundo y una marca descuidada hacen la diferencia.

América cerró el partido con la fuerza que debió tener en todo el encuentro.

Liga de Quito consiguió un valioso gol de visitante, que obliga al América a ganar o a empatar por dos goles o más, pues el reglamento de la Copa Santander Libertadores otorga un valor especial al número de goles como visitante en caso de empate global.

Así, los escenarios para la vuelta son:

-Un triunfo califica al equipo que lo consiga-El 0-0 clasifica a la LDU de Quito-El 1-1 obliga a penales-El empate con dos goles o más (2-2, 3-3, 4-4, etc.) clasifica al América

El juego de vuelta se jugará el 3 de junio, en Quito, Ecuador.

EL PARTIDO

Los quiteños comenzaron a presionar. No había pasado un minuto completo cuando Guerrón logró desbordar por derecha y centrar con peligro al área de Memo Ochoa. La segunda, a los cuatro minutos, en un disparo de Vera a unos pasos fuera del área.

Quedaba claro que Liga de Quito venía a buscar un resultado favorable, sin sentirse presionado por la fortuna con la que se había encontrado su rival, el América en la Copa Santander Libertadores.

América respondió pronto, con un disparo de Argüello que, previo desvío de un defensa del conjunto ecuatoriano, exigió la estirada de José Cevallos para recostarse a su lado izquierdo y quedarse con la pelota.

El control de Liga de Quito se fue haciendo evidente. A pesar de llegadas esporádicas de América, como un centro elevado del "Toro" Silva que pasó a dos centímetros de la cabeza de Cabañas, el dominio de los albos era claro.

Incluso, el toque descarado en media cancha exigió de más a Germán Villa, quien se ganó una tarjeta amarilla después de una entrada muy dura en el centro del campo.

Las bandas de América parecían de agua, sobre todo la izquierda, por donde Guerrón y Bieler entraban a su antojo. Tal fue la presión que Íñigo tuvo que relevar por momentos a Óscar Rojas, quien sufrió de verdad con la velocidad de Guerrón.

Llegó el minuto 20 y el cuadro ecuatoriano era dueño del partido. Guillermo Ochoa tuvo que estirarse y volar ante un potente disparo de Bolaños. Previo a esa jugada, el "Toro" erró en la marca y permitió un centro que pasó con peligro por el área de Ochoa. De nuevo, la Liga Deportiva entraba por la banda izquierda de América.

El parado de los quiteños era muy ordenado, los azulcremas pasaron la media cancha con toques rápidos, pero nunca llegando a generar peligro más allá de tres cuartos de cancha. Como muchas otras veces, Cabañas lucía solitario y dependiente de aquel que lo alimentara de balones precisos, algo que Vera y Urrutia no estaban dispuestos a permitir.

Pero América llegó a estas instancias del torneo sorprendiendo a muchos, con ases bajo la manga. Y Liga de Quito tuvo la primera probada de los chispazos de los azulcremas al minuto 28, cuando con toques precisos llegaron a pisar el área. Cabañas recibió para que, incómodo, tocara hacia atrás a Argüello, quien disparó al marco de Cevallos. El hombro de un defensa albo salvó a los visitantes de recibir el primer gol.

Germán Villa se salvó de ser expulsado. Manso fue amonestado después de cometer falta al 18 de América pero, cuando se levantaban del suelo, Villa propinó una patada al abdomen de Manso que sin duda era de roja directa.

Manso se convirtió en un peligro potencial en la media de Liga de Quito. De sus pies nació la jugada que culminó con un tiro al poste derecho de Ochoa, segundo por parte de Bolaños. El tiro cruzado denotaba ahora la debilidad de América por el costado derecho. Justo después de esta jugada, el silbatazo que dio final a los primeros 45 minutos fue un bálsamo para un América que parecía más predispuesto a encontrar una jugada fortuita que a armar peligro con toque y buen juego.

El inicio del segundo tiempo fue como la repetición del arranque del partido. Guerrón, la peor pesadilla de Rojas, comenzó de nuevo con un desborde peligroso. Esta vez Rojas no se tocó el corazón y lo bajó con un jalándolo del hombro, antes de que sucediera algo irremediable.

La entrada de Higuaín por Argüello funcionó. Después de recortar a un par de defensas, Higuaín disparó, Cevallos rechazó con problemas y el rechace cayó en los pies de Esqueda, quien en el remate disparó por encima del arco de Liga de Quito.

La balanza, al minuto 54, se inclinaba hacia el América. Una falta a unos metros del área regaló un tiro libre. Después del tiempo que tomó poner en orden a la barrera, pues los empujones estaban a punto de convertirse en golpes, Cabañas disparó. Con más toque que potencia, el paraguayo exigió lo mejor de Cevallos, quien tuvo que volar para detener a una mano el disparo que iba buscando el interior del poste derecho.

Pero la escuadra ecuatoriana hizo contrapeso. Un pase filtrado dejó a Guerrón sólo frente a Ochoa, aunque con poco ángulo, se vio obligado a centrar y el balón pasó con muchísimo peligro por el área chica. El juego estaba de ida y vuelta.

Liga fue más fuerte en el forcejeo. Bolaños metió el primer gol del partido, de cabeza, después de que a Memo Ochoa se le resbaló el balón de las manos ante el centro de Guerrón. Pero el arquero no fue el único responsable, de nuevo la mala marca por izquierda fue el talón de Aquiles de los azulcremas. Íñigo no pudo contener a Guerrón, quien con base en la velocidad, llegó al fondo, fintó a Íñigo tantas veces como quiso y centró para Bolaños.

El gol llenó las ambiciones de los quiteños, quienes se echaron hacia atrás, confiando en que marcarían fuertemente. Pero de nuevo no contaban con lo fortuito del juego de América. El empate cayó a balón parado, en un tiro de esquina. Higuaín centró exacto a donde Esqueda saltó y de un martillazo mandó el balón al fondo de las redes.

Después de eso, el juego cayó en imprecisiones, algunas llegadas de los dos equipos, pero nada de peligro. América fue dueño del resto del juego, mientras que Liga de Quito hizo todo lo posible por desperdiciar el tiempo en cada jugada que tenían a balón parado.

América puso, en los últimos minutos, el ímpetu que debió haber puesto en todo el encuentro.

EL ARBITRAJE

Martín Vázquez, árbitro uruguayo del encuentro, tuvo graves errores que pesaron en el desempeño de Liga de Quito. Primero, le perdonó la tarjeta roja a Villa después de una patada clarísima sobre Manso, sin balón y después de haber marcado una falta. El segundo error grave fue cuando decidió expulsar a Sebastián Domínguez y a Bolaños, cuando el americanista era el único que debería haber visto el cartón de expulsión, pues se acercó a provocar al jugador albo. Además, permitió a la visita, hacer tiempo deliberado en algunas ocasiones.

[mt] [foto: O.Martínez/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×