Francia, lista para su última Eurocopa antes de la renovación

La Eurocopa será para Francia la última gran competición antes de proceder a una profunda renovación que el equipo viene demandando desde hace años y que abra la puerta a una nueva generación...
 La Eurocopa será para Francia la última gran competición antes de proceder a una profunda renovación que el equipo viene demandando desde hace años y que abra la puerta a una nueva generación liderada por el delantero Karim Benzema.

MEDIOTIEMPO | Agencias27 de Mayo del 2008

  • Henry buscará brillar nuevamente

La Eurocopa será para Francia la última gran competición antes de proceder a una profunda renovación que el equipo viene demandando desde hace años y que abra la puerta a una nueva generación liderada por el delantero Karim Benzema.

El joven atacante del Lyon llama incesantemente a la puerta de una Selección en la que la exigencia en el ataque es extrema, como ha podido comprobar David Trezeguet, al que no ha servido su condición de máximo goleador de Italia para lograr una plaza.

Pero si Benzema no tiene una participación vital en el equipo que dispute la próxima Eurocopa sólo deberá armarse de un poco de paciencia para aguardar un momento que le está prometido.

Mientras, el seleccionador, Raymond Domenech, parece que pretende estirar un poco más la generación con la que llegó a la Final del Mundial de 2004 y con la que logró una trabajada y sufrida clasificación para la Eurocopa.

Con ese bloque partirá a la conquista de la tercera Eurocopa de los franceses, tras las conquistadas en 1984 en su terreno y en 2000 en Holanda y Bélgica.

Francia lleva más de una década confiando en la solidez de un bloque apoyado en un centro del campo robusto y no parece que Domenech tenga intención de cambiar esa premisa.

La portería parece prometida a Grégory Coupet, que se ha consolidado como el titular indiscutible.

En la defensa, el grupo preferido por Domenech es el compuesto por Willy Sagnol como lateral derecho, Lilian Thuram y Willam Gallas en el centro de la defensa y Eric Abidal por la izquierda.

Claude Makelele y Patrick Vieira confieren la verdadera personalidad al bloque, situados en el centro del campo, de su trabajo con y sin balón dependen buena parte de las posibilidades del grupo.

Franck Ribery se ha ganado un puesto titular y es uno de los hombres importantes de la plantilla, el hombre que puede asegurar el relevo entre la generación saliente de Thierry Henry y la que llama a la puerta de Benzema.

En la delantera es donde más claro aparece el cambio. El atacante del Barcelona puede vivir su última gran competición, puesto que goza de crédito y reputación suficiente como para liderar el ataque francés.

Sin embargo, tendrá que soportar la presión mediática que, sin duda, demandará más minutos para Benzema, lo que puede augurarle una Eurocopa intranquila.

Tras la mediocre temporada que acaba de completar con el Barcelona, a Henry sólo le queda su fama y su gloria para optar al puesto que reclama también un Benzema que acaba de terminar como máximo goleador de su campeonato y que ha ganado títulos con el Lyon.

Resta por saber si Domenech se animará a asociar en el ataque a Benzema con Henry o si, como ha sucedido en los últimos partidos, opta por la opción de un Nicolas Anelka tan irregular como imprevisible, que se disponía a vivir una competición plácida pero cuya titularidad no está garantizada.

La clave está en saber si Domenech abre la puerta de la renovación o si se decide por alargar una generación que goza de crédito al menos una temporada más.

De que esa transición suceda sin tensiones depende en nueva medida que las opciones de Francia de lograr un nuevo título para su palmarés.

Estar en el grupo de la muerte, junto a Italia, Holanda y Rumanía, no facilita la vida de un grupo que se debate entre la frescura y la experiencia.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×