Alemania recuperó hegemonía en el Viejo Continente con la Euro de 1980

Luego de su fracaso en Yugoslavia 1976, la Selección de Alemania regresó a la escena con nuevos bríos que le valieron para coronarse en la Copa Europea de Naciones Italia 1980, que tuvo al país...
Luego de su fracaso en Yugoslavia 1976, la Selección de Alemania regresó a la escena con nuevos bríos que le valieron para coronarse en la Copa Europea de Naciones Italia 1980, que tuvo al país anfitrión y a Inglaterra como las grandes decepciones.
 Luego de su fracaso en Yugoslavia 1976, la Selección de Alemania regresó a la escena con nuevos bríos que le valieron para coronarse en la Copa Europea de Naciones Italia 1980, que tuvo al país anfitrión y a Inglaterra como las grandes decepciones.

MEDIOTIEMPO | Agencias31 de Mayo del 2008

  • La sede fue en Italia

Luego de su fracaso en Yugoslavia 1976, la Selección de Alemania regresó a la escena con nuevos bríos que le valieron para coronarse en la Copa Europea de Naciones Italia 1980, que tuvo al país anfitrión y a Inglaterra como las grandes decepciones.

Esta versión del torneo continental se desarrolló con un nuevo formato, pues ocho equipos disputaron la fase final en Italia. Formaron dos grupos y el ganador de cada sector se clasificó a la disputa por el título.

Milán, Turín, Roma y Nápoles fueron las sedes del certamen, y aunque se esperaba que con este formato se mejorara en todos los aspectos la realidad fue otra, pues las entradas, a excepción de los duelos del cuadro "azzurri", fueron muy pobres. Además, el nivel de juego tampoco respondió a las expectativas.

El Grupo Uno estuvo integrado por Alemania Occidental, Checoslovaquia, Holanda y Grecia, mientras que el segundo sector estuvo conformado por Bélgica, Inglaterra, España e Italia.

Aunque con algunos problemas, el cuadro teutón impuso su mejor futbol para clasificarse en primer sitio de su pelotón luego de derrotar por la mínima diferencia a Checoslovaquia, 3-2 a Holanda y empatar sin anotaciones ante Grecia.

Sin duda, el "equipo de la rosa" fue la gran decepción, pues se pensaba que su gran momento a nivel de clubes, con el Nottingham Forrest como campeón del continente, podría repetirse con la Selección nacional, no obstante, esto no ocurrió así y el equipo inglés fue eliminado.

Mientras, en el Grupo Dos, Bélgica basó su poderío en la defensa para apoderarse de la primera posición y marginar al subliderato a Italia.

El conjunto belga sumó cuatro unidades. Comenzó con una igualada 1-1 ante Inglaterra, victoria 2-1 sobre España y empate sin goles ante Italia, que fue incapaz de superar la férrea zona baja comandada por Eric Gerets y el liderazgo en la portería de Jean-Marie Pfaff.

La final se disputó en el Estadio Olímpico de Roma, y con dos goles de Horst Hrubesch, Alemania, que tenía en su alineación a gente como Bernd Schuster y Hans-Peter Briegel, reconquistó el título continental al derrotar 2-1 a Bélgica.

Ante el fracaso de Italia, los jugadores de Alemania tomaron la estafeta de grandes estrellas. Karl- einz Rummenigge fue sin duda de los elementos más destacados de este torneo y de toda la historia en su país.

Así mismo, el guardameta Jean-Marie Pfaff fue fundamental para que los "Diablos Rojos" llegaran hasta la final, el guardameta imprimió liderazgo y carisma a su equipo.

El goleador del torneo fue el germano Klaus Allofs, subcampeón del Mundo en España 1982 y México 1986, con tres anotaciones, que valieron para la victoria de Alemania 3-2 ante Holanda.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×