La última oportunidad de Domenech

-Sigue la Eurocopa en Medio Tiempo
 -Sigue la Eurocopa en Medio Tiempo

MEDIOTIEMPO | Agencias16 de Junio del 2008

  • Prometió que llegaría a la Final

-Sigue la Eurocopa en Medio Tiempo

Raymond Domenech se juega el puesto en el encuentro de mañana frente a Italia, la última oportunidad para lograr la clasificación para Cuartos de Final de la Eurocopa o volver a casa a escuchar la tormenta de críticas que acompañan el fracaso.

De poco sirve que el Presidente de la Federación Francesa de Futbol (FFF), Jean-Pierre Escalettes, repita que el proyecto de Domenech dura hasta 2010.

En caso de eliminación de la Eurocopa en la primera fase, el seleccionador que llevó a los "Bleus" hasta la Final del pasado Mundial no tendrá argumentos para continuar en su puesto.

La personalidad de Domenech, siempre presto a acudir al cuerpo a cuerpo contra todo aquel que cuestione sus decisiones, no ayuda a que, en caso de eliminación, encuentre muchos aliados entre los medios de comunicación.

Hace dos años en Alemania presumía de callar bocas a base de resultados y logró la unanimidad sobre su persona cuando, contra todo pronóstico, alcanzó la Final de Berlín, una cita a la que nunca paró de prometer que acudiría.

Aquel éxito no le otorgó la simpatía de la prensa, pero acabó con todo debate sobre su figura: Domenech era un entrenador de trato difícil pero capaz de llevar a un equipo hasta el último escalón de una gran competición.

Con el prestigio bajo el brazo, el seleccionador francés volvió a prometer que llevaría a Francia a la Final de la Eurocopa de 2008 y se apoyó en su reputación de ganador para ahogar cualquier debate sobre sus decisiones.

La prensa fue indulgente cuando Francia se complicó la vida en la fase de clasificación para la Eurocopa; apenas hubo debate cuando decidió dejar en casa al atacante David Trezeguet, pese a ser el máximo goleador de la liga italiana; ni chistaron con la no selección de Philippe Mèxes o Djibrill Cissé, pese a que ambos habían protagonizado buenas temporadas con sus equipos.

También pasó desapercibido que Domenech impusiera a la FFF llevar al equipo a un lugar recóndito de Suiza, lejos de luz y taquígrafos y que, incluso, llegara a cambiar de lugar de entrenamiento para despistar a los periodistas, una actitud que le valió una reprimenda por escrito de la UEFA.

Nada de eso es grave si el equipo gana, pero cada uno de esos gestos de soberbia se han ido acumulando en un globo dispuesto a estallar en las narices de Domenech en caso de que el equipo no gane mañana a Italia o que Rumanía sorprenda a Holanda, escenarios ambos que dejarían a Francia fuera de la competición.

Domenech juega su última carta y Francia retiene el aliento a la espera de que salga un as y se obre el milagro.

Mientras, el debate sobre su futuro ya está abierto. Escalettes afirma que apoya al seleccionador pero confiesa que será difícil defender su caso en caso de que no supere la primera fase. ¿Cómo acallar entonces las críticas?

Los nombres de posibles sustitutos han comenzado a circular entre líneas en algunos diarios.

Didier Deschamps, un indiscutible conocedor de la Selección Francesa, que capitaneó en sus dos momentos más gloriosos de la épica reciente, la victoria en el Mundial de 1998 y en la Eurocopa de 2000.

El propio técnico, que llevó al Mónaco a la Final de la Champions Laeague del 2004, afirma en una columna en el vespertino "Le Monde" que le encantaría hacerse con las riendas de la Selección, pero que no aguarda el fracaso de Domenech.

"No quiero que se estrelle", asegura Deschamps antes de asegurar que "sería un gran orgullo ser un día seleccionador de Francia". A rey muerto,...

-Sigue la Eurocopa en Medio Tiempo

[EFE][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×