Carlos de los Cobos, profeta en tierra ajena

Nadie es profeta en su tierra, y en la actualidad el técnico mexicano, Carlos de los Cobos, lo demuestra a más de mil 200 kilómetros de distancia, en El Salvador.
 Nadie es profeta en su tierra, y en la actualidad el técnico mexicano, Carlos de los Cobos, lo demuestra a más de mil 200 kilómetros de distancia, en El Salvador.

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPOCiudad de México, 30 de Junio de 2008

  • Único entrenador mexicano que pelea un lugar en el Mundial
  • Sueña con llevar a El Salvador al Mundial y regresar a México a dirigir
  • Como Eriksson, él también es un extranjero dirigiendo una Selección

Nadie es profeta en su tierra, y en la actualidad el técnico mexicano, Carlos de los Cobos, lo demuestra a más de mil 200 kilómetros de distancia, en El Salvador.

Al mando de una Selección de un país que carece de la infraestructura necesaria, de la economía, y hasta de las facilidades de sus propios clubes de Primera División, De los Cobos logró lo impensable, calificó a sus dirigidos a la Fase de Grupos de la Eliminatoria Rumbo a Sudáfrica 2010 de CONCACAF, la antesala del Hexagonal Final, al pasar por encima de Panamá.

"Estoy muy contento porque a pesar de muchos inconvenientes que hemos tenido para poder desarrollar el trabajo que yo he pretendido, los muchachos se han comprometido, han ido aprendiendo, asimilando mi idea, y esto nos ha permitido formar primero un buen grupo humano y después un equipo que se ha ido haciendo más competitivo, ha ido cambiando poco a poco, han madurado los muchachos porque es una Selección joven, tenemos un promedio de edad de 24 años, pero el hecho de haber eliminado a Panamá habla del crecimiento que vamos teniendo", explica el timonel en entrevista telefónica desde San Salvador.

Pero este logro no ha sido para nada sencillo, ya que el estratega se ha enfrentado a muchos imponderables, el más grave, no tener a sus seleccionados porque los dueños de los equipos de El Salvador no tienen buena relación con el Presidente de la Federación de dicho país.

"Una de los inconvenientes ha sido la mentalidad del Dirigente, acá difícilmente te prestan los jugadores, es una lucha permanente entre la Federación y los equipos de Primera División, el Presidente de la Federación no tiene muy buena allegada con los equipos, y al final los perjudicados somos nosotros, la Selección, porque es una forma de hacerle daño al Presidente, pero también le hacen daño a la Selección", expresa.

Pero no tener a sus jugadores no es el único inconveniente, a este hecho se suma el de no tener instalaciones propicias, mucho menos canchas en buen estado, pero lo más importante, según De los Cobos, es que sus elementos ya están convencidos de su idea futbolística, y ello los ha llevado a avanzar en la Eliminatoria.

"Otro es el tema de infraestructura, se tiene muy poca, a veces no tenemos dónde trabajar, dónde entrenar, las cancha que tiene la Federación están en un estado lamentable, cuesta a veces encontrar espacios para entrenar, pero lo más importante es que los jugadores se han convencido de lo que yo les propongo, y los resultados se han ido dando, y eso ha sido muy importante porque los muchachos están muy comprometidos, y ya dar el paso de dejar en el camino a una Selección que es muy superior a nosotros, jugando bien y con todo merecimiento, habla del trabajo que estamos haciendo por acá y el crecimiento que estamos teniendo", menciona.

Pero como ha podido, ha ido librando los obstáculos, y hoy por hoy, Carlos de los Cobos es el único timonel mexicano que está peleando un lugar en el Mundial de Sudáfrica 2010 como entrenador, un hecho que lo tiene orgulloso porque de esta forma da proyección a sus compatriotas.

"Estoy muy orgulloso porque con inconvenientes y adversidades, ahí estamos trabajando y avanzando, me tiene eso muy contento, el hecho de que como mexicano esté haciendo un buen trabajo fuera del país, y que lógicamente esté proyectando una buena imagen de los técnicos mexicanos hacia el exterior", explica.

LLEGADA A EL SALVADOR

Tras un paso discreto como entrenador por algunos equipos de la Primera División y la Primera "A" en México, como el Querétaro, los Tigres, el mismo América, Celaya, Irapuato o los Lobos BUAP, De los Cobos decidió probar fortuna lejos de Monterrey, ciudad donde radica su familia, y emigrar a El Salvador, donde le ofrecieron dirigir a uno de los principales equipos: el FAS.

Un buen papel con ese club, prestigiado y muy popular en dicho país centroamericano, le valió para que la Federación Salvadoreña de Futbol le ofreciera la Selección Nacional, un logro para el mexicano.

"Esto se da a finales del 2005, yo había estado trabajando en la Primera "A" de México, de Lobos BUAP, ya me habían buscado de la Federación Salvadoreña, para ofrecerme la Selección Nacional, pero no podía en ese entonces, ya que trabajaba para el Lobos BUAP, pero cuando termina mi compromiso, me vuelven a buscar pero para dirigir a un equipo, un equipo grande y que tiene tradición en El Salvador, lo pensé, para mí no fue fácil decidirlo, pero como experiencia sentí que valía la pena, entonces me animé, vine a trabajar con el FAS, hice un buen trabajo con ese equipo y entonces la Federación se acercó para platicar conmigo y ofrecerme dirigir la Selección Nacional".

"Entonces, siempre dirigir una Selección de un país es importante, había riesgos pero también había cosas que en un momento dado me podrían ayudar en mi carrera, hemos ido madurando, hemos ido aprendiendo, no ha sido fácil", relata.

Y como extranjero también tuvo rechazo para ocupar el cargo, ya que los salvadoreños ven a los mexicanos como los contrincantes a vencer, pero con base en el trabajo y profesionalismo, De los Cobos se ganó la simpatía de los centroamericanos.

"Aquí tienen mucha rivalidad con el mexicano en el futbol, entonces, el hecho de ser mexicano en primera instancia fue un obstáculo, pero tuve que demostrarle a la gente que yo venía a trabajar, convencer a la gente que soy profesional y que venía con toda la seriedad del mundo, con la responsabilidad de hacer un buen trabajo, y eso es lo que me ha permitido que hoy la gente se encuentre muy contenta conmigo, que la gente me reconozca mi trabajo y me aprecie", afirmó.

Con poco más de 6 millones de habitantes, según un censo de 2007, en El Salvador, Carlos de los Cobos es un personaje popular, asegura que no puede salir a la calle sin recibir muestras de cariño de los habitantes.

"Es un país pequeño, yo vivo en San Salvador, la Capital, lógicamente que toda la gente sabe quién soy y me alegra mucho, me llena de mucho orgullo que en cada esquina, en cada momento me paran para felicitarme, y agradecerme", dice.

EL TRICOLOR: DARLE A ERIKSSON EL BENEFICIO DE LA DUDA

Quizá porque vivió en carne propia la resistencia de mucha gente en un país al hecho de ocupar el cargo de entrenador de la Selección Nacional, De los Cobos pide que se le dé la oportunidad a Sven-Göran Eriksson de demostrar su capacidad, ni sin antes afirmar que en los últimos años en el seno del Tricolor se ha vivido mucho caos.

"El futbol mexicano aquí se admira mucho y se ve muchísimo, a nivel Selección siento que ha habido un desorden, hubo muchos problemas desde que estuvo Ricardo La Volpe, hubo una campaña directa por parte de Hugo Sánchez para de alguna forma desacreditarlo, y luego cuando Hugo entra, y resulta que las cosas no le van tan bien, las cosas se voltearon en su contra porque él había hablado demasiado, siento que a nivel Selección nos falta tener orden, poner orden y sentarnos a trabajar, es decir a planear bien".

"Ya tomó la Federación una decisión, hay que respetar esa decisión, porque de cualquier forma es un técnico de prestigio que va a necesitar tiempo y apoyo y para adaptarse al futbol mexicano, eso es indiscutible, y si ya está la decisión tomada, hay que darle el beneficio de la duda y hay que apoyar para que realmente la capacidad y experiencia que tiene el señor Eriksson pueda permear en los jugadores de la Selección y se pueda mejorar el nivel", señala.

EL FUTURO: EL MUNDIAL Y REGRESAR A MÉXICO

De los Cobos no quiere hacer planes a largo plazo, pero sus objetivos cercanos son llevar a El Salvador al Hexagonal, última instancia de la Eliminatoria de CONCACAF para ir al Mundial.

"Planear a largo plazo la vida es difícil, por lo pronto mi objetivo inmediato es pasar al Hexagonal, que ya sería un logro importantísimo para el país, el que estemos peleando un Hexagonal rumbo al Mundial, y posteriormente luchar por un boleto hacia el Mundial, yo sé que es difícil, yo tengo los pies puestos sobre la tierra, pero no hay cosas imposibles, cuando se trabaja para realizar el sueño que todos queremos en el país se puede dar", dice.

Y este objetivo se ve en el papel difícil, pero no imposible, ya que el grupo donde participará El Salvador no luce tan complejo, acompañado de Costa Rica, Haití y Surinam, buscará uno de los dos lugares de este sector para el Hexagonal.

"Pareciera que no es tan complicado, como el grupo de México (con Honduras, Jamaica y Canadá) que tiene equipos de más tradición y más capacidad, pero todos los equipos son difíciles, y hay que prepararnos bien para aprovechar la oportunidad porque ya estamos en esta instancia y valdría la pena no dejar ir esa oportunidad", afirma.

De los Cobos dice que durante el tiempo que ha estado en El Salvador no ha recibido ninguna propuesta para regresar a México a dirigir, pero no pierde la esperanza de que el trabajo que está haciendo le abrirá las puertas, de nueva cuenta, en su país.

"He estado muy metido acá, no he tenido ninguna plática con ningún dirigente, he estado muy metido en la labor, voy poco a México, pero más adelante estoy seguro que alguna oportunidad que valga la pena se presentará", señala.

Y como todo proyecto personal importante, De los Cobos también tuvo que hacer sacrificios, como el hecho de que su familia, esposa e hijos están lejos de él, y aunque se comunica con ellos a diario, y en ocasiones lo visitan en Centroamérica o él mismo viaja a la Sultana, lógicamente los echa de menos.

"Mi familia está en Monterrey, en ocasiones voy a México, en ocasiones viene mi familia, mantengo un contacto todos los días con mi familia, pero no estamos siempre físicamente cerca. Se extraña a los amigos, la familia, soy mexicano y orgullosamente mexicano, pero la gente acá es muy amable conmigo, me trata estupendamente bien, vivo bien, vivo cómodo, realmente estoy a gusto", concluyó.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×