Argentina goleó a Brasil 3-0 y podrá defender su Oro

Argentina se plantó hoy en la Final del torneo olímpico tras barrer del campo a Brasil (3-0) gracias al genio de Messi y los goles del "Kun" Agüero, que el próximo sábado intentarán renovar el Oro...
 Argentina se plantó hoy en la Final del torneo olímpico tras barrer del campo a Brasil (3-0) gracias al genio de Messi y los goles del "Kun" Agüero, que el próximo sábado intentarán renovar el Oro y vengar a la generación albiceleste que cayó en Atlanta 1  (Foto: Notimex)

MEDIOTIEMPO | Agencias19 de Agosto de 2008

  • Brasil jugará por la Medalla de Bronce ante Bélgica

Argentina se plantó hoy en la Final del torneo olímpico tras barrer del campo a Brasil (3-0) gracias al genio de Messi y los goles del "Kun" Agüero, que el próximo sábado intentarán renovar el Oro y vengar a la generación albiceleste que cayó en Atlanta 1996 ante Nigeria.

Con respeto salieron las escuadras de Batista y Dunga al césped del Estadio de los Trabajadores de Beijing. Por minutos, no existió el choque en el centro del campo, y sólo los caracoleos de Messi o algún envío largo buscando a Sobis parecían pretender, que no crear, el peligro en el área contraria.

Pese al virtual dominio argentino, Brasil avisó primero en el minuto 11, cuando en una internada por la banda derecha, Rafinha rompió la zaga albicleste y metió un pase raso que Sobis no logró conectar.

Sin tiempo para lamentarse, a Rafinha le tocó correr de vuelta a su área, pues Argentina no tardó ni un minuto en responder. Con un recorte, el "Kun" Agüero rompió a Breno y a Anderson. Su disparo raso besó el lateral de la red, y media grada celebró el no-gol como real.

El fugaz intercambio de golpes despertó a ambos equipos, pero en especial a Argentina, sobrada de recursos ante una "canarinha" más conservadora y confiada en la solidez de su defensa.

Gago se adueñó del centro del campo y comenzó a surtir a sus compañeros. Cada vez que el esférico le llegaba a los pies a Messi, la sensación de peligro triplicaba a las posesiones de Ronaldinho, lento y sin más recursos que el fuego de artificio, pese a sus ganas.

En el minuto 32, una dura entrada a "La Pulga" le valió la cartulina amarilla a Hernanes. Antes habían sido amonestados el brasileño Breno y el argentino Zabaleta, y la dureza pareció dominar las acciones defensivas de Brasil, empeñada en frenar a toda costa las carreras del propio Messi, en un festival al que se apuntó Di María.

Pese a todo, el dominio argentino no producía ocasiones. Sólo Messi en el minuto 41 se plantó en el área brasileña, y cuando parecía que la defensa había desbaratado su órdago, y de espaldas a la portería, el barcelonista se sacó un disparo imposible de la nada que Renan sacó con apuros.

Brasil se fue a vestuarios sin argumentos, y sin argumentos volvió al campo. Ante semejante escenario, los hombres de Batista comenzaron a apretar, y a los ocho minutos de la reanudación, Argentina encontró recompensa a su mejor juego.

Una nueva carrera de Gago, que abrió a la izquierda Di María, permitió a éste disparar un centro-chut al área brasileña. La bola a media altura la remató a las redes en una exalación, y con el pecho, el "Kun" Agüero, que venía de robarle la cartera a su marcador.

Con la guerra declarada, y el primer daño hecho, Brasil respondió al momento. Ante el inexplicable repliegue argentino, la "canarinha" cogió el balón y sólo un minuto después Sobis mandó un disparo al palo.

Acto seguido, Rafinha, un lateral que es lo más parecido que tienen a Messi en Brasil, mandó un centro-chut que se marchó rozando el palo largo de la meta defendida por el sustituto del lesionado Ustari, Sergio Romero, que estuvo a la altura todo el partido.

Fue un espejismo. El peligro argentino seguía latente, y el retorno a la tónica del partido se saldó en el minuto 57 con el segundo gol de la albiceleste. Repitió el "Kun", que sólo tuvo que empujar a la red un centro raso de Garay al interior del área.

El segundo gol confirmó las carencias defensivas de Brasil, que se dejó encajar un tanto similar al primero, como si lo hubieran reflejado en el espejo. En este caso, el pase mortal de Garay llegó desde la derecha, precedido de un movimiento genial de Messi, que rodeó todo el área carioca, arrastrando a la defensa y abriendo el espacio que luego habría de aprovechar Agüero. Kun-Messi, una sociedad perfecta.

Dunga cambió su esquema de inmediato, y dio entrada a Thiago Neves y a Pato buscando una reacción que nunca llegó. Sólo la aparición espectral de Ronaldinho, que en la repetición de una falta mandó el balón al palo, con un gol anulado en el consiguiente rechace, pudo inquietar a Romero.

Fue Argentina la que consiguió el tercero. Una contra lanzada por Messi provocó un penalti de Breno sobre el "Kun", una pesadilla hoy para Brasil. Riquelme, que manejó a su equipo en la sombra, lo transformó con maestría y puso el 3-0 en el marcador del coliseo proletario de la capital china, entusiasmado con la exhibición argentina.

La recta final sobró, pues sólo deparó varias entradas feas de los brasileños, que se olvidaron del rigor de los árbitros en esta cita y perdieron a Lucas y a Thiago Neves, expulsados con roja directa, para el partido por el Bronce, un metal menor que Brasil se jugará ante Bélgica.

Cobrada la revancha de la pasada Copa América, Argentina tiene ahora la ocasión de vengar su derrota en Atlanta 1996 ante Nigeria, que entonces le venció por 3-2 y le privó del oro. Kanu ya no lidera a las "Aguilas Verdes", pero la escuadra africana, que hoy pasó por encima de los belgas (4-1), será un hueso muy duro de roer para la albiceleste.

[Xinhua][foto: Mexsport][r/geca]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×