El cuñado del nuevo dueño del City quiere comprar el Liverpool

Tras el Manchester City, llega el turno del Liverpool: la entidad de Anfield puede pasar muy pronto a manos de los multimillonarios de petróleo.
 Tras el Manchester City, llega el turno del Liverpool: la entidad de Anfield puede pasar muy pronto a manos de los multimillonarios de petróleo.  (Foto: Notimex)

MEDIOTIEMPO | Redacción11 de Septiembre de 2008

  • Los jeques árabes quieren "adueñarse" de la Premier

Tras el Manchester City, llega el turno del Liverpool: la entidad de Anfield puede pasar muy pronto a manos de los multimillonarios de petróleo.

Mohammed bin Rashid Al Mahtoum, el cuñado del nuevo dueño del Manchester City, quien tiene el rango de jeque, y encima es príncipe y ministro de defensa, podría convertirse en el propietario del Liverpool según la página web Sport.

La clave de todo ello, además de los petrodólares, está en las dificultades económicas de los actuales propietarios de la entidad, los estadounidenses Tom Hicks y George Gillet. No es que pasen apuros para llegar a fin de mes, pero sí para hacer realidad su promesa de construir un nuevo estadio de 73.000 plazas con el que competir con el United o el Arsenal.

Paradójicamente, Hicks y Gillet lograron comprar el club, hace casi dos años, porque en la puja ganaron a un grupo de Dubai. Los 252 millones de euros que pagaron y las garantías que dieron de que el nuevo estadio estaría listo en un tiempo prudencial convencieron a los viejos accionistas.

Dieciocho meses después las cosas han cambiado de forma radical: del nuevo estadio apenas hay rastro y esta misma semana Hicks y Gillet anunciaron un nuevo retraso, escudándose en “la crisis mundial”. Es una forma elegante de admitir que no han hallado financiación y de que los intereses de los créditos que pidieron para comprar el club les ahogan.

La noticia de que el nuevo estadio no empezará a construirse sino hasta finales del 2009 fue recibida muy mal recibida por los aficionados ‘reds’, que ahora sienten inferioridad económica respecto a United, Arsenal y Chelsea y, ahora, City.

Hicks y Gillet nunca han sido populares en Anfield y, ahora más que nunca, los seguidores ansían su marcha y la llegada de los nuevos reyes Midas de Dubai, para que construyan el estadio y le den a Benítez los cracks que desee.

En enero expira el plazo del crédito que ahoga a los propietarios, concedido por el Royal Bank of Scotland. En Anfield han creado una asociación llamada SOS (‘Spirit of Shankly’) que amenaza al banco con el boicot popular si en enero acepta renegociar el préstamo de Gillet y Hicks. Los analistas creen que, en realidad, el banco les obligará a vender a los árabes, y no por los mil millones de libras que ahora piden.

[mt][foto: Mexsport][r/anbr]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×