Silbidos a Domenech y al equipo, no a 'La Marsellesa'

El amistoso entre Francia y Uruguay tenía un interés añadido, el de ver cómo reaccionaba el público tras el último partido de los "bleus" en el Estadio de Francia, disputado contra Túnez y que fue...
El amistoso entre Francia y Uruguay tenía un interés añadido, el de ver cómo 
reaccionaba el público tras el último partido de los "bleus" en el Estadio de 
Francia, disputado contra Túnez y que fue noticia porque "La Marsellesa", el 
himno nacional ga
 El amistoso entre Francia y Uruguay tenía un interés añadido, el de ver cómo reaccionaba el público tras el último partido de los "bleus" en el Estadio de Francia, disputado contra Túnez y que fue noticia porque "La Marsellesa", el himno nacional ga  (Foto: Reuters)
(Reuters) -

MEDIOTIEMPO | Agencias19 de Noviembre de 2008

  • No es la primera vez que le silban al entrenador

El amistoso entre Francia y Uruguay tenía un interés añadido, el de ver cómo reaccionaba el público tras el último partido de los "bleus" en el Estadio de Francia, disputado contra Túnez y que fue noticia porque "La Marsellesa", el himno nacional galo, fue silbado desde la grada.

Pero la afición reservó hoy el aire de sus pulmones para mostrar su descontento con el seleccionador, Raymond Domenech, y con un equipo que fue incapaz de hacerle ocasiones de gol a Uruguay.

El Estadio de Francia mostró un aspecto completo, gracias a una campaña de promoción de la Federación Francesa de Futbol (FFF) que puso las entradas a diez euros.

El ambiente era festivo, con actuaciones de danza uruguaya, y la espectación máxima minutos antes del inicio de la contienda para conocer la reacción del público.

En la presentación de los equipos sonaron aplausos cuando fue desgranado el once francés, pero abuchearon la mención a Domenech.

"La Marsellesa" sonó por megafonía más fuerte de lo habitual y tapó los cantos del público. No silbaron, pero de haberlo hecho hubiera pasado desapercibido.

El "asunto" fue especialmente seguido desde el palco, donde el Secretario de Estado para el Deporte, Bernard Laporte, había amenazado con suspender el partido si se silbaba "La Marsellesa".

Pasado el mal trago, el público se divirtió con la ola pero se aburrió con lo que vio en el terreno de juego. Impaciente, silbó a una Selección que hizo poco para justificar el precio de su entrada, aunque ésta fuera particularmente barata.

Con gritos de "Domenech dimisión" acabó el encuentro.

Se cerró así el capítulo de los silbidos que tanto escándalo provocó en el encuentro frente a Túnez.

No era la primera vez que sucedía, antes pasó en partidos frente a Argelia y Marruecos, lo que llevó a Laporte a decir que Francia no jugaría más contra Selecciones magrebíes. Hasta que alguien le recordó que, aunque originarios del norte de África, la mayoría de los que asistieron al partido en aquellos encuentros eran nacidos en Francia.

[EFE][foto: EFE][r/anbr]

No te pierdas