En la Bundesliga alemana los entrenadores se rebelan

Durante mucho tiempo, en Alemania fue un lugar común decir que el entrenador era siempre el eslabón más débil que la cadena, cada vez que alguien era destituido fulminantemente por malos...
 Durante mucho tiempo, en Alemania fue un lugar común decir que el entrenador era siempre el eslabón más débil que la cadena, cada vez que alguien era destituido fulminantemente por malos resultados o por resultados inferiores a los que se esperaban.  (Foto: Notimex)
Berlín, Alemania (Reuters) -
  • Mathias Sammer ve ahora también con preocupación la nueva tendencia

Durante mucho tiempo, en Alemania fue un lugar común decir que el entrenador era siempre el eslabón más débil que la cadena, cada vez que alguien era destituido fulminantemente por malos resultados o por resultados inferiores a los que esperaban los directivos. Ahora, lo que ocurre en la Bundesliga hace pensar que los entrenadores han decidido rebelarse y ejercer el poder que tienen ante sus clubes.

Naturalmente sigue habiendo casos de destituciones fulminantes -el caso más sonado en la Temporada que acaba de pasar fue el de Jürgen Klinsmann-, pero las últimas semanas han estado marcadas ante todo por los entrenadores que se marchan súbitamente pese a que sus clubes quieren que se queden.

Félix Magath, en medio de la recta final de la lucha por el título que al final ganó con el Wolfsburg, anunció que se iba al Schalke. Hans Maier, tras salvar del descenso al Borussia Mönchengladbach, optó por abandonar el banquillo para disfrutar la vida de jubilado. Y Christoph Daum -que había dicho que el Colonia era para él un asunto del corazón- súbitamente dijo adiós tras haber logrado el ascenso en su primer año y la permanencia, sin sobresaltos, en el segundo.

Magath y Daum, los casos más notorios, tenían contrato vigente hasta 2010, aunque con una cláusulas de rescisión. Y los casos de esos dos entrenadores se han convertido en símbolos de una tendencia que parece preocupar a muchos.

"Quisiera saber lo que le va a decir Félix Magath a un jugador que le explica que quiere irse aunque tiene contrato vigente", dijo en tono claramente crítico el ex entrenador Ottmar Hitzfeld.

Mathias Sammer, Director Deportivo de la Federación Alemana de Futbol (DFB) y que en el pasado se quejó con frecuencia de la situación precaria de los entrenadores en momentos de crisis, ve ahora también con preocupación la nueva tendencia.

"Si los entrenadores como pedagogos no respetan sus contratos de trabajo, las consecuencias para la transmisión de valores son incalculables. Se abre más la puerta para los tejemanejes de los agentes, los contratos pierden su significado y sobre el futbol pesa una sombra negativa", dice Sammer en un artículo que publica hoy la revista "Kicker".

Magath, en el momento en que dio a conocer que se iba al Schalke, se anticipó a las críticas para responderlas recordando que en muchos clubes en el pasado después de una fase de éxitos él había sido echado a la calle cuando las cosas dejaban de marchar tan bien.

En otras palabras, Magath no le ve sentido a que los entrenadores tengan que ser fieles a los clubes si los clubes no son fieles a los entrenadores y no tienen mayores problemas en rescindir contratos en el momento en que lo consideran conveniente.

Sammer, en su artículo de hoy, subraya que la culpa de lo que está ocurriendo no es sólo de los entrenadores y que los clubes tienen también parte de responsabilidad y llama a las dos partes a garantizar la continuidad de proyectos que pueden ayudar a fortalecer la identidad de los clubes.

"Gente como (Alex) Ferguson, (Arsene) Wenger o (Rafa) Benítez han estado suficientemente en sus equipos de manera que, de cara al éxito, con ellos y su trabajo ha surgido otra identidad. Para ello se necesita cierta continuidad que lo que está ocurriendo en la Bundesliga destruye", dice Sammer.

De momento, sin embargo, sigue habiendo una excepción notable en la Bundesliga que es la del Werder Bremen, donde Thomas Schaff está en el banquillo desde 1999. En sus 10 años ha ganado una vez la Bundesliga, tres veces la Copa de Alemania y ha llevado el equipo en tres ocasiones a la Champions League.

La Temporada que acaba de pasar no fue buena en la Bundesliga pero a Schaff le alcanzó para ganar la Copa de Alemania y meterse en la Final de la Copa de Alemania. Pese a la mala campaña liguera -que se saldó con un décimo lugar- nadie habló de un posible cambio en el banquillo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×