Michael Bradley quiere ser el nuevo &#039cerebro&#039 de Estados Unidos

Es el hijo del seleccionador, pero a Michael Bradley no se le conoce en el futbol internacional porque su padre es el máximo responsable del equipo de Estados Unidos, sino por su calidad futbolística.
Es el hijo del seleccionador, pero a Michael Bradley no se le conoce en el futbol internacional porque su padre es el máximo responsable del equipo de Estados Unidos, sino por su calidad futbolística.
 Es el hijo del seleccionador, pero a Michael Bradley no se le conoce en el futbol internacional porque su padre es el máximo responsable del equipo de Estados Unidos, sino por su calidad futbolística.  (Foto: Notimex)
(Reuters) -
  • Ya jugó contra México

Es el hijo del seleccionador, pero a Michael Bradley no se le conoce en el futbol internacional porque su padre es el máximo responsable del equipo de Estados Unidos, sino por su calidad futbolística, con la que a los 21 años aspira a ser el nuevo líder del combinado de las “Barras y las Estrellas”. Formado en las bases del futbol de Estados Unidos y la Liga Profesional (MLS), Bradley milita en el Borussia Moenchengladbach, y se ha ganado por méritos propios el puesto de titular en la Selección de Estados Unidos. Pero lo que es más importante, ha demostrado todo el potencial que tiene de ser el nuevo cerebro del equipo que aspira a estar en la próxima Copa del Mundo del Suráfrica 2010 y también hacer un buen papel en la Copa Confederaciones. Bradley es no sólo la nueva referencia en el juego del centro del campo de Estados Unidos sino que también tiene una gran potencia física, que con Clint Dempsey (Fulham) ofrece toda una garantía a su equipo tanto de presente como de futuro. Los que siguen su trayectoria en el futbol alemán lo comparan con el internacional germano Michael Ballack cuando era joven, ya que también controla muy bien el balón con los pies, no rehuye el futbol de fuerza y disfruta cuando sube al ataque. Su gran partido con la Selección fue el que completó ante México el pasado febrero para la clasificación al Mundial de Suráfrica 2010 al conseguir los dos goles con los que Estados Unidos venció por 2-0 a su vecino del sur. Bradley sabe que tiene toda la confianza por parte de su padre, Bob, máximo responsable del equipo de Estados Unidos, pero lo más importante es que se ha ganado el respeto de sus compañeros, quienes le reconocen como el nuevo "cerebro" del equipo. Con un físico muy parecido al del inglés David Beckham, también se asemeja en la manera como coloca los pases y centros cuando el balón sale de sus pies. Antes de que llegase su padre al puesto de seleccionador, Bradley ya había conseguido la llamada por parte del anterior entrenador Bruce Arena, que en mayo del 2006 lo convocó para la concentración previa a la lista definitiva de los jugadores que podían estar en el Mundial de Alemania 2006. Aunque al final no fue seleccionado para el primer equipo de Estados Unidos, sí debutó con el combinado nacional el 26 de mayo del 2006, en el partido amistoso frente a Venezuela cuando salió de reserva. A partir de ese momento, la proyección de Bradley ha sido ascendente como lo demuestra los cuatro años de contrato que tiene con el Borussia Moenchengladbach y los 29 partidos que ha disputado vistiendo la camiseta de Estados Unidos y en los que marcado cinco goles. Se espera que Bradley sea uno de los jugadores claves en el futbol que pueda desarrollar Estados Unidos en la Copa Confederaciones, dado que llega sin presión y para aprender al máximo de rivales como Brasil e Italia, que están también en el Grupo B, además de Egipto. Con Bradley en la dirección del juego, Estados Unidos ha demostrado cada vez más definición en su estilo, mayor unidad de líneas y sobre todo una gran confianza en todo lo que hacen en el campo, apelando siempre a una gran disciplina defensiva. La joven promesa del futbol estadounidense siempre está presente a la hora de replegar líneas y su desgaste físico es constante, comprometido como está a afianzarse como organizador del equipo en Sudáfrica, en una competición que debe ser su gran trampolín internacional.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×