Dunga y el nuevo dogma brasileño

Cuando Maicon, Ramires y Kaká se asociaron para el tercer gol de Brasil en la victoria 3-0 sobre Estados Unidos en la Copa Confederaciones, quedó una sensación de que se había apreciado algo...
 Cuando Maicon, Ramires y Kaká se asociaron para el tercer gol de Brasil en la victoria 3-0 sobre Estados Unidos en la Copa Confederaciones, quedó una sensación de que se había apreciado algo inusual en el actuar de los Pentacampeones.
Sudáfrica -
  • Brasil aún cuenta con el genio individual de Kaká y Robinho, y ambos han ofrecido chispazos

Cuando Maicon, Ramires y Kaká se asociaron para el tercer gol de Brasil en la victoria 3-0 sobre Estados Unidos en la Copa Confederaciones, quedó una sensación de que se había apreciado algo inusual en el actuar de los Pentacampeones mundiales: un tanto en jugada elaborada. Siete goles ha marcado Brasil en lo que va del torneo que sirve como ensayo para la Copa Mundial, y la tónica es que han llegado en su mayoría con pelota detenida, incluyendo tres con cabezazos y uno al contragolpe. Este es el Brasil de Dunga, un Brasil que versa a la europea. Pero tampoco hay que sorprenderse con el accionar de la "canarinha", moldeada a obra y semejanza de la personalidad de un técnico que en sus tiempos de jugador fue un recio defensor. A Dunga realmente le tienen sin cuidado las críticas de que el juego de Brasil ya no es ese que se ganó la admiración en cada rincón del mundo. Sin experiencia previa como entrenador, el Capitán de la selección que conquistó el Mundial de Estados Unidos 1994 tomó las riendas tras el fracaso en Alemania 2006 en reemplazo de Carlos Alberto Parreira. Como defensor del título, Brasil llegó como gran candidato a la cita germana con su publicitado "cuadrado mágico", el cuarteto de hombres de ataque conformado por Kaká, Ronaldinho, Ronaldo y Adriano. La fórmula nunca cuajó y la verdeamarela pegó la vuelta a casa tras caer ante Francia en Cuartos de Final. Dunga llegó para imponer disciplina en el equipo y no tardó en hacerlo, sacrificando el estilo de juego, a veces mezquino y poco creativo. Pero los resultados están ahí: una Copa América y la punta en las Eliminatorias Sudamericanas para Sudáfrica 2010. Muchos pronosticaron que Dunga no duraría cabalgando como técnico de la Selección, y el estratega no titubeó en sacárselo en cara a la prensa antes del debut en la Confederaciones. "Muchos dijeron que llegué para pasar dos meses en la Selección y ya llevo tres años", dijo Dunga. "Yo me ocupo con mi trabajo y no para caerle bien a nadie. Lo mío es agradar a la Selección y por eso a veces tengo que decir cosas que algunos no quieren escuchar. Estoy aquí para trabajar, no para ser simpático". Hay quienes comparan a Brasil con Alemania por su forma práctica y simple de buscar el resultado. Esto se refleja en la letalidad del equipo de Dunga en marcar goles cuando se encuentra con un balón detenido. Brasil aún cuenta con el genio individual de Kaká y Robinho, y ambos han ofrecido chispazos en la Copa Confederaciones. Pero los rivales contrarios no se pueden dormir en sus laureles cuando hay una jugada de tiro libre o córner, ya que Luis Fabiano, Lucio, Juan y Felipe Melo son cosa serie cuando se elevan para cabecear. Kaká también le pega fenomenal de larga distancia. Y pensar que Juninho Pernambucano ya no está con la Selección. Dunga se mostró orgulloso por la forma efectiva con la que Brasil ejecuta este tipo de jugadas. "Es una característica del futbol que hay que tener siempre presente. Ensayamos mucho esas jugadas y tratamos de que nuestros jugadores estén en el sitio correcto", comentó Dunga tras la victoria 3-0 ante Estados Unidos el jueves. "Le ponemos mucha atención a eso en los entrenamientos y las características de los jugadores que tenemos nos facilita hacerlo". Pero Brasil tal vez pudo haber descubierto la variante para mostrar su sello de siempre. La aparición de Ramires, tomando el puesto de Elano, en el choque con Estados Unidos dejó una agradable impresión. Ramires, quien tiene 22 años y hace poco fichó con el Benfica portugués, le aportó velocidad a la selección, mostrándolo en la combinación de pases del tercer tanto y la prodigiosa carrera que hizo en el contragolpe que terminó en el gol de Robinho. Kaká, después de todo, podría haber encontrado un socio ideal en el mediocampo para crear juego. "Me gustó la personalidad con la que actuó y demostró que su llamado estuvo correcto", dijo Kaká sobre Ramires.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×