Bayern Munich entrenó sin Ribery por presunta ampolla

El Bayern Munich entrenó hoy sin el francés Franck Ribery, que parece estar haciendo todo lo posible para salir del Bayern, pero los directivos del club mantienen su veto y se muestran confiados...
El Bayern Munich entrenó hoy sin el francés Franck Ribery, que parece estar haciendo todo lo posible para salir del Bayern, pero los directivos del club mantienen su veto y se muestran confiados en que el tema está cerrado y que no habrá traspaso.
 El Bayern Munich entrenó hoy sin el francés Franck Ribery, que parece estar haciendo todo lo posible para salir del Bayern, pero los directivos del club mantienen su veto y se muestran confiados en que el tema está cerrado y que no habrá traspaso.
Berlín, Alemania (Reuters) -
  • Hoy el francés se mantuvo alejado del entrenamiento

El Bayern Munich entrenó hoy sin el francés Franck Ribery, que parece estar haciendo todo lo posible para salir del Bayern, pero los directivos del club mantienen su veto y se muestran confiados en que el tema está cerrado y que no habrá traspaso.

Ayer, Ribery se retiró del entrenamiento -tras una conversación con el entrenador Louis van Gaal que desde afuera parecía una discusión- y después la explicación oficial que se dio fue que unos botines nuevos le habían producido una ampolla.

Hoy el francés se mantuvo alejado del entrenamiento -que sólo se programó después de que la segunda unidad de ayer se canceló por una tormenta- y en Alemania circula la conjetura de que el francés está tratando de generar un conflicto para provocar un despido y poder marcharse a España.

Sus declaraciones a medios franceses, en las que admitía que quería marcharse y manifestaba su deseo de ir al Real Madrid, son vistos como parte de esa estrategia y ya le han valido el calificativo de mercenario por parte de algunos medios de comunicación.

El Bayern, sin embargo, se esfuerza por mantener la calma hacia afuera e incluso ha prescindido de imponerle una multa al francés por sus declaraciones.

"Lo que ha dicho Franck no parece tan grave: el ha dicho que el Real Madrid o nada. Entonces nuestra respuesta es clara, no habrá nada", dijo el Presidente del Consejo Directivo, Karlheinz Rummennige.

El otro peso pesado de los directivos del Bayern, Uli Hoennes, ha dejado desde hace varios días una puerta abierta para el caso de que alguien esté dispuesto a hacer locuras por llevarse a Ribery.

En algunos medios ven la "locura" que pide Hoennes en una cifra concreta, en torno a los 80 millones de euros, más el holandés Wesley Sneijder.

Pero la estrategia del Bayern es no pedir nada abiertamente e incluso Hoennes dice haberle hecho saber a los directivos del Madrid que no se molesten en viajar a Munich y que les ha recomendado que se ahorren los tiquetes de avión.

Hoennes ha resumido su visión del problema hablando del juego de monopoli en la versión alemana y diciendo que el Bayern ha comprado la Schlossallee, una calle clave en la versión alemana del juego, y ha construido dos hoteles en ella y que eso es algo que no se vende a menos que se esté en dificultades financieras.

"El Real Madrid quiere jugar Monopoli con sus reglas. Pero nosotros jugamos el juego con las nuestras", dijo Hoennes.

En otras declaraciones, que en cierta medida pueden verse como una advertencia a Ribery, Hoennes dijo que aunque el jugador quiera irse al Madrid la vida no es un concierto a la carta e hizo alusión a al contrato que tiene vigente.

El Bayern apuesta a resistir hasta el 31 de agosto, cuando se cierre la fase de fichajes, y para entonces, si Ribery continua con sus coqueteos, estará en una posición muy difícil ante los medios y ante la afición y se le puede venir encima una temporada de infierno.

De un lado, se está creando una situación en la que es posible que al Bayern le convenga dejarlo ir. Pero si el Bayern resiste, es posible que a Ribery después le parezca que hubiera sido mejor un comportamiento más sosegado.

En Alemania, en todo caso, ya se aplaude la resistencia del Bayern y el diario "Bild" hoy llama al club a seguir en sus 13  sentar un precedente contra las malas costumbres en el mercado de fichajes.

"¿Qué se cree Franck Ribery?", se pregunta el diario que además se permite recordar que el francés gana al día 10.272 euros y que a cambio sólo está provocando mal ambiente.

"Si Hoennes y Rummenige mantienen su línea, le harán un gran favor al futbol", agrega el diario.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×