Torres habló de su vida en un nuevo libro que publica Daily Mirror

El internacional español Fernando Torres, jugador del Liverpool, se define como un chico "muy casero" al que nada más recalar en Anfield le aterrorizaba la idea de "mantener una conversación...
El internacional español Fernando Torres, jugador del Liverpool, se define como un chico "muy casero" al que nada más recalar en Anfield le aterrorizaba la idea de "mantener una conversación telefónica en inglés".
 El internacional español Fernando Torres, jugador del Liverpool, se define como un chico "muy casero" al que nada más recalar en Anfield le aterrorizaba la idea de "mantener una conversación telefónica en inglés".  (Foto: Notimex)
(Reuters) -
  • Tuvo dificultades por aprender el inglés

El internacional español Fernando Torres, jugador del Liverpool, se define como un chico "muy casero" al que nada más recalar en Anfield le aterrorizaba la idea de "mantener una conversación telefónica en inglés".   El futbolista, apodado el "Niño", revela secretos de su día a día durante sus dos años en Inglaterra en un libro -"Torres. El Niño. My Story"- del que publica algún extracto esta semana el tabloide británico Daily Mirror.   El atacante, que fichó por el mencionado club en el 2007 y firmó nada menos que 33 goles en su primera campaña con esta camiseta, confiesa que uno de los "mayores problemas" a los que tuvo que enfrentarse nada más llegar a Merseyside fue "el idioma" y cuenta anécdotas divertidas al respecto.   "Mi inglés se limitaba a las clases que me habían dado en el colegio de Fuenlabrada. Te crees que sabes un poquito para poder defenderte pero en cuanto llegas a Inglaterra te das cuenta muy pronto de que no tienes ni idea", admitió Torres.   El español dice que durante sus primeras semanas resultaron "vitales" en su vida dos personas: Rob y Alan, los profesores de inglés que le asignó el Liverpool para que aprendiera la lengua.   El jugador indica que se sometió a una rutina en la que incluyó ver películas subtituladas y comenta que una noche incluso se atrevió a "encargar comida por teléfono".   "Me aterrorizaba la idea de tener que mantener una conversación telefónica", reconoce ahora.   En cuanto a su vida privada, Torres se define como un chico "muy casero" y asegura que es allí, en su domicilio, donde se encuentra "más cómodo y más relajado".   "Uno de mis momentos favoritos del día, cuando los partidos lo permiten, es la hora de llegar a casa por las tardes y estar con mi mujer, Olalla, y con mis dos perros", explicó el delantero, al que también le gusta disfrutar de su tiempo libre "con juegos de mesa con amigos y familia".   Torres asegura que tanto él como sus más cercanos se han "adaptado perfectamente" a la vida de Liverpool aunque en lo relativo a las comidas continúan optando por "un horario español".   El jugador "red" admite que aún no ha experimentado "la noche de Liverpool"; cuenta que le llama la atención "lo poco abrigada que va la gente pese a las temperaturas congeladas" y señala que ha descubierto un nuevo "hobby", al montar muebles para su casa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×