Real España llegó a México para jugar con Pumas

Real España tomó sus maletas y salió de Honduras a las 2 de la tarde del martes, ahí comenzó lo que sería una travesía. El equipo había planeado entrenar el martes a las cinco de la tarde y salir...
 Ramón Maradiaga, seleccionador de El Salvador, anunció que hará otra convocatoria de jugadores para no perder más tiempo en la preparación para enfrentar a México  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Llegaron envueltos en la intranquilidad por la situación que vive su país
  • Se juegan una de sus últimas cartas para poder avanzar

Real España tomó sus maletas y salió de Honduras a las 2 de la tarde del martes, ahí comenzó lo que sería una travesía. El equipo había planeado entrenar el martes a las cinco de la tarde y salir rumbo a México el miércoles por la mañana para cumplir su compromiso de la Concachampions ante Pumas. Sin embargo, los planes fueron cambiados de última hora, su país tuvo un colapso.

Manuel Zelaya, el Presidente legitimo de Honduras para organismos internacionales como la ONU, regresó a su país después de haber sido expulsado por las fuerzas armadas el 28 de julio, y el caos volvió a la tierra que vivió el golpe de estado que derivó en el nombramiento del nuevo Presidente Roberto Micheletti.

Real España tuvo que modificar su itinerario, llamó a sus jugadores y programo la salida a las 2 de la tarde, antes de que el caos fuera más fuerte y el toque de queda les impidiera salir.

Todos tuvieron problemas para llegar, la situación era sumamente complicada, pero al final de cuentas la Delegación completa tomó el autobús que los llevó a El Salvador debido a que los aeropuertos están cerrados.

Un viaje de más de 21 horas terminó con la llegada a la Ciudad de México, fueron 10 horas de viaje en autobús, que contaron dos detenciones de la policía para revisarlos, después una estancia en El Salvador que terminó con un vuelo de dos horas hacia México.

El estratega, Ramón Maradiaga, y sus jugadores poco a poco fueron dejando atrás a sus familias y su país, pero sólo en cuerpo, pues en su mente, sus seres queridos y la situación en la que los dejaron está muy presente.

“(El golpe de estado) afecta en que a los estadios no van los aficionados, prácticamente hay un déficit económico donde los directivos se encuentran en apuros para cumplir con los compromisos para los jugadores y al no haber cumplimiento se afecta a la familia porque hay una inseguridad; afortunadamente en el club no hemos tenido estos efectos, pero es real que el jugador sale con la intranquilidad de que en cualquier momento puede ser detenido, pero sí es algo difícil lo que estamos viviendo”, expresó.

Maradiaga que se promulga como apolítico pues no comulga con las ideas de Zalaya ni de Micheletti, sólo quiere que su país regrese a la normalidad, que se olviden los problemas políticos y se vea sólo por el bien de una comunidad que sufre los estragos de un golpe de estado.

“No sabemos qué es lo que puede ocurrir, yo tengo a mi familia en Tegucigalpa donde está el punto crucial, ahí tengo a mis padres y mi señora con mis hijos, pero tengo que confiar en que la mano de Dios pueda cubrirlos a todos.

“No hemos llegado a tener miedo, pero sí hay una inseguridad, hay un ambiente de duda por saber qué puede acontecer, es algo que no esperaba porque después de un mes cuando se vivieron los primeros toques de queda se volvió a la normalidad, teníamos manifestaciones pero no se había llegado al extremo de ahora, porque ayer que salimos del entrenamientos la ciudad estaba desolada, parecía una ciudad fantasma”.

Honduras vive en las sombras, las tiendas han cerrado al igual que las gasolineras, los hospitales sólo atienden emergencias, hay un toque de queda y por ende las personas prefieren refugiarse en sus casas, las marchas son comunes y por ello los enfrentamientos con la policía se han vuelto una constante, todo ello se ha vuelto común para los futbolistas que entienden que hoy tienen una misión muy importante.

"El futbol es el que alivia penas, nos relaja y nos distrae, el que nos saca de malos pensamientos"

“El futbol es el que alivia penas, nos relaja y nos distrae, el que nos saca de malos pensamientos, pero nos hemos enterado que la Jornada ha sido suspendida, así que lo que tenemos que hacer es confiar que las cosas no se pongan peores”, enfatizó el estratega de Real España.

El equipo pese a que sufrió los estragos de un viaje largo y hoy se encuentra sumamente preocupado por sus familias y lo que les pueda pasar, jamás pensó en cancelar el partido, aunque sí creyó que CONCACAF tomaría en cuenta la situación en la que se encuentran y movería de fecha del compromiso; sin embargo no hubo algún pronunciamiento del organismo y por ello tomaron sus maletas y decidieron cumplir. Es entonces cuando queda claro que el futbol es lo más importante de lo menos importante.

“Nosotros no pensamos en no venir, pero pensamos que la CONCACAF podría suspender el juego, pero quizá hubo cosas como que Pumas no tenía fechas para jugar, la CONCACAF tiene programación establecida así que uno tiene que enfrentar esto tal como es.

“Ahora nosotros estamos aquí para cumplir y sabemos que Pumas ha hecho un buen Torneo, pero estamos esperanzados en hacer un buen juego. Nos jugamos el boleto, quedan nueve puntos, Comunicaciones nos ha sacado diferencia, así que tenemos que tratar de sacar un buen resultado, hacer un juego equilibrado que tendrá cierto riesgo porque tenemos la esperanza de poder ganar”, sentenció el estratega hondureño.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×