La Albiceleste, envuelta en caos

La Selección Argentina está envuelta en un peligroso caos en vísperas de la última etapa eliminatoria rumbo al Mundial Sudáfrica 2010, con pleitos internos y rumores de arreglos extradeportivos.
 La Selección Argentina está envuelta en un peligroso caos en vísperas de la última etapa eliminatoria rumbo al Mundial Sudáfrica 2010, con pleitos internos y rumores de arreglos extradeportivos.
(Notimex) -
  • Grondona cenó con el equipo de Maradona

La Selección Argentina está envuelta en un peligroso caos en vísperas de la última etapa eliminatoria rumbo al Mundial Sudáfrica 2010, con pleitos internos y rumores de arreglos extradeportivos. Después de perder seis de los últimos ocho partidos disputados, Argentina ya estaba complicada para enfrentar el próximo sábado a Perú, en Buenos Aires, y el 14 de octubre a Uruguay, en Montevideo. El incierto escenario de un conjunto albiceleste que puede quedar fuera del Mundial se acrecentó aún más el martes pasado, cuando Maradona amenazó con dejar el cargo que comenzó a ocupar hace sólo 11 meses. Olvidado ya el furor que causó su llegada como entrenador, el "10" reveló lo que ya todos sabían: que estaba enojado con Carlos Bilardo, el técnico campeón de México 86 al que la Asociación del Futbol de Argentina (AFA) le inventó el cargo de "manager" de la Selección. "Aquí mando yo", advirtió una y otra vez Maradona a lo largo de este año para alejar los fantasmas de una conducción compartida con Bilardo, con quien en esta etapa decisiva ni siquiera se habla. Las amenazas del técnico enrarecieron aún más el ambiente de la Selección que, desde el lunes, se concentra en Buenos Aires con la esperanza de ganar sus dos últimos partidos para evitar ir al Repechaje del Mundial, o de plano quedar fuera. El Presidente de la AFA, Julio Grondona, trató de calmar los ánimos y anoche, de manera sorpresiva, se presentó en la concentración para cenar con el equipo y pedirle a Maradona y Bilardo que dejen los pleitos para después, porque hoy es lo que menos ayuda. Y es que el titular de la AFA, el técnico y el manager del seleccionado, saben que, más allá de las disputas internas, el verdadero problema es que la selección no juega bien porque no logra integrar el genio individual de jugadores de la talla de Lionel Messi o Carlitos Tévez. Lo saben también, los exigentes fanáticos argentinos, que en foros de Internet ya claman la salida de Maradona, a quien prefieren conservar en el recuerdo como el mejor futbolista que ha dado este país. Una muestra de la desaprobación popular al seleccionado fue la ausencia de multitudes en la venta de las entradas para el Argentina-Perú del próximo sábado, ya que, a diferencia de otras ocasiones, no hubo gente en vela haciendo todo lo posible por conseguir un boleto. Para sumarle a la polémica, esta semana trascendieron los rumores de que los peruanos, que ya no tienen chance de ir al Mundial, recibieron la oferta de un incentivo de 200 mil dólares para derrotar a Argentina. Aunque luego los dirigentes del futbol del país andino desmintieron la propuesta, el debate trajo a la mente las dudas que siempre dejó el famoso y decisivo 6-0 que Argentina logró ante Perú en el Mundial Argentina 78 y que se sospecha se concretó mediante sobornos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×