Venezolanos dolidos pero orgullosos luego de su eliminación

Lagrimas, caras tristes, rabia y desilusión es lo que ha reinado en los venezolanos durante las últimas horas, después de la eliminación de su Selección en los Octavos de Final del Mundial Sub-20...
 Lagrimas, caras tristes, rabia y desilusión es lo que ha reinado en los venezolanos durante las últimas horas, después de la eliminación de su Selección en los Octavos de Final del Mundial Sub-20 Egipto 2009, donde pagaron un error garrafal.  (Foto: Reuters)
Caracas, Venezuela -
  • El país se paralizó por espacio de dos horas

Lagrimas, caras tristes, rabia y desilusión es lo que ha reinado en los venezolanos durante las últimas horas, después de la eliminación de su Selección en los Octavos de Final del Mundial Sub-20 Egipto 2009, donde pagaron un error garrafal del defensor central Carlos Salazar a siete minutos del final y cayeron 2-1 frente a los Emiratos Árabes Unidos.   Sin embargo el consuelo es el orgullo que sienten los nativos de este país, porque este grupo de jóvenes llevó por primera vez el nombre de Venezuela a un Mundial de la disciplina y en su debut avanzó a los Octavos de Final, de la mano del técnico César Farías.   La "Vinotinto", como también se le conoce a esta Selección, hizo soñar con el pase histórico a Cuartos de Final, al irse arriba en el marcador 1-0 a través de Salomón Rondón, además de dominar por largos pasajes la esférica.   El país se levantó uniformado de “Vinotinto”, ya que una gran cantidad de pobladores no dudaron en colocarse la franela de su país. Reuniones en los televisores de los sitios de trabajos, desayunos programados, visitas a casas de familiares para observar el encuentro y una gran cantidad de emisoras sintonizadas por los radioescuchas fue lo que se vivió en horas de la mañana en Venezuela.

El país se paralizó por espacio de dos horas, pero luego de culminado el encuentro reinó el silencio, las lágrimas y la desilusión, típicos de un velorio.   Muchos no almorzaron a la hora, porque primero tenían que digerir la derrota, para la mayoría increíble, porque sus representantes tuvieron el encuentro en sus manos y ellos mismos lo desecharon.

Frases como "por primera vez sentimos en carne propia la pasión y el dolor del futbol", "no pudieron definir el juego", "les pasó factura los seis días de descanso", "pagaron el noviciado","era mejor perder con un grande", entre otras, se escucharon en los minutos siguientes al pitazo final del partido.   Pero, luego pensando con cabeza fría, horas después, los habitantes de este país no pudieron ocultar el orgullo de haber ganado dos encuentros en su primer Mundial, tener dos de los goleadores del Torneo hasta el momento (Jonathan del Valle y Rondón, con 4 cada uno), de avanzar por lo menos a Octavos de Final y de la evolución futbolística del país que quedó demostrada en Egipto, claro pero nunca dejaron de pensar que podrían estar celebrando y preparando el partido frente a Costa Rica el próximo sábado en los Cuartos de Final.

Párrafos como "la Sub-20 abrió los ojos y se encontró con una realidad: Venezuela existe en el futbol. Los chamos (jóvenes) lo dejaron todo y se van con más de una satisfacción de Egipto" publicada en el portal electrónico del diario “Líder”, demuestran el sentimiento agridulce de los venezolanos.   Por su parte, el diario deportivo “Meridiano” publicó en su web el título: "Venezuela se despide del Mundial con lágrimas de dolor".   El Periodista Willmar Tarazona Faneyth, de “Líder”, escribió en el portal electrónico del medio en el que labora un análisis, el cual culmina de la siguiente manera: "si usted, querido lector, siente rabia, frustración y hasta tristeza, se las cambio por orgullo, por esperanza, por una camiseta Vinotinto, esa que desde hoy nos han dejado como herencia estos jóvenes que acabaron con aquel “no somos capaces”. El camino apenas comienza con esta primera piedra. Que cada vez sea más ancho y con menos espinas, basado en un trabajo comprometido, donde los intereses de los equipos, jugadores y los federativos sea sólo uno: Venezuela".   El técnico Farías declaró en rueda de prensa y afirmó que "se aspiraba a mucho, no se guardaron nada en el terreno, se cometen errores, los chicos son jóvenes y asumimos total responsabilidad por la derrota, pero con un orgullo muy grande. Nos despedimos con caras ensangrentadas, narices rotas y lágrimas de dolor. Un año y medio de una lucha formidable, donde hemos aprendido lo que es jugar en un Mundial, y hemos aprendido mucho".

Los comentarios en Internet son incontables sobre el orgullo y el dolor que hoy un grupo de jóvenes con 20 años de edad o menos han hecho sentir a Venezuela entera.   Por primera vez los nativos de este país vivieron la emoción de un Mundial sin tener que ampararse en camisetas distintas a la de su nación, además olvidaron las raíces de sus antepasados y las cercanías geográficas, para sentir con orgullo propio los sentimientos que el futbol es capaz de generar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×