El histórico gol número mil de Pelé cumple 40 años

Brasil celebró hoy el 40 aniversario del milésimo gol marcado por Edson Arantes do Nascimento "Pelé", una de las marcas históricas que dejó para el recuerdo el mayor ídolo futbolístico del país.
Brasil celebró hoy el 40 aniversario del milésimo gol marcado por Edson Arantes do Nascimento "Pelé", una de las marcas históricas que dejó para el recuerdo el mayor ídolo futbolístico del país.
 Brasil celebró hoy el 40 aniversario del milésimo gol marcado por Edson Arantes do Nascimento "Pelé", una de las marcas históricas que dejó para el recuerdo el mayor ídolo futbolístico del país.
Río de Janeiro, Brasil (Reuters) -
  • Pelé anotó su milésimo tanto en el apogeo de su carrera y vistiendo la camisa del Santos

Brasil celebró hoy el 40 aniversario del milésimo gol marcado por Edson Arantes do Nascimento "Pelé", una de las marcas históricas que dejó para el recuerdo el mayor ídolo futbolístico del país.

Pelé anotó su milésimo tanto en aquel distante 19 de noviembre de 1969, a los 29 años, en el apogeo de su carrera y vistiendo la camisa del Santos, el equipo que le dio su primera oportunidad y que defendió durante 18 años, antes de emigrar al Cosmos de Nueva York.

Corría el minuto 80 del partido contra el Vasco da Gama, en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro, por el Torneo Roberto Gomes Pedrosa, precursor del Campeonato Brasileño, cuando el astro brasileño sufrió una falta en el área y el árbitro decretó pénalti.

“O Rei” no solía cobrar los pénaltis, ni en su equipo ni en la Selección, lo que le permitiría haber ampliado su lista de 1.283 tantos anotados a lo largo de los 1.367 partidos que disputó en 22 años de carrera.

Sin embargo, un Maracaná abarrotado pidió que compareciera al punto de 11 metros coreando su nombre, como él mismo recordaría en su autobiografía.

A lo largo de esas páginas, el delantero aseguró que, "por primera vez en su carrera," se puso realmente nervioso antes del cobro del pénalti por la presión que se había generado en las semanas anteriores, cuando sus partidos se convirtieron en auténticas romerías de espectadores ansiosos por ver la hazaña.

Entonces, le vino a la cabeza una táctica nueva que le había enseñado su compañero de Selección, Didi: pararse un segundo y levantar la cabeza para ver hacia qué lado se tira el portero antes de ejecutar el lanzamiento.

Pelé realizó la "paradinha", vio que el guardameta argentino Edgardo Norberto Andrada se tiraba hacia la derecha y él disparó con fuerza hacia la izquierda.

Ahí llegó el delirio, Pelé fue envuelto por una turba de Periodistas y aficionados que le llevaron en volandas, le hicieron enfundarse una camiseta del Vasco con el número 1.000 a la espalda y le dieron una vuelta al campo.

El partido permaneció parado durante 20 minutos antes de que se reanudase para los 10 minutos finales en los que se confirmó el 1-2 favorable para el equipo del mejor deportista del siglo XX según el Comité Olímpico Internacional.

A los Periodistas, Pelé le dedicó el tanto a "los niñitos de Brasil", un gesto que en la época fue tachado de demagógico e hipócrita, pero que le sirvió, según él, para abrir algunas puertas en el mundo de la política.

Posteriormente, explicó que se acordó de unos niños a los que sorprendió intentando robar automóviles en la ciudad de Santos, lo que reforzó su determinación por la defensa de los derechos de los niños y la necesidad de extender la educación en un Brasil que en 1969 era ampliamente analfabeto.

En declaraciones a la Agencia “Estado”, el ex deportista dijo hoy que la situación de los niños en Brasil "incluso ha empeorado" puesto que hasta se ve a alumnos pegándole a sus profesores a la salida del colegio.

En relación a su gol, Pelé ha recordado que fue la mayor noticia deportiva de aquel año, aunque para él no sería ni de lejos el más importante de su vida.

Algunos de sus goles entraron a la historia de este deporte, como los dos que le metió a Suecia en la Final del Mundial de 1958 (5-2 para Brasil) o el tanto que abrió la cuenta de Brasil en la Final de 1970 ante Italia, en el 4-1 que supuso el tercer Campeonato Mundial con la firma del "Rey".

Su milésimo gol, sin embargo, fue un hito que tan solo ha sido repetido por un futbolista, el también brasileño Romario, que igualó el guarismo en 2007.

Los historiadores atribuyen este logro histórico a otro brasileño, el olvidado Arthur Friendenreich, uno de los primeros negros en hacerse profesional, que era obligado a pintarse la cara con talco para parecer blanco y poder jugar, y autor de cerca de 1.300 goles entre las décadas de 1920 y 1940, según las crónicas de la época.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×