Estoy disfrutando del futbol y de la vida: Xavi Hernández

El barcelonista Xavi Hernández, segundo Capitán del FC Barcelona, ha reconocido hoy que tiene un rol en el equipo azulgrana que le encanta y que no puede pedir más, porque está disfrutando mucho...
El barcelonista Xavi Hernández, segundo Capitán del FC Barcelona, ha reconocido hoy que tiene un rol en el equipo azulgrana que le encanta y que no puede pedir más, porque está disfrutando mucho del futbol y de la vida.
 El barcelonista Xavi Hernández, segundo Capitán del FC Barcelona, ha reconocido hoy que tiene un rol en el equipo azulgrana que le encanta y que no puede pedir más, porque está disfrutando mucho del futbol y de la vida.
Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos (Reuters) -
  • "Sería el año perfecto. Lo hemos conseguido todo y sólo nos falta el Mundial"

El barcelonista Xavi Hernández, segundo Capitán del FC Barcelona, ha reconocido hoy que tiene un rol en el equipo azulgrana que le encanta y que no puede pedir más, porque está disfrutando mucho del futbol y de la vida. El jugador de la cantera del FC Barcelona se ha mostrado plenamente satisfecho de la trayectoria de su equipo este año, en el que puede alcanzar una marca única en el mundo del futbol: lograr los seis títulos que han estado en juego (Liga, Copa del Rey, Champions League, Supercopa de España y de Europa y el Mundial de Clubes). Tras ganar ayer al Atlante mexicano por 1-3, el Barcelona ha alcanzado la Final del Mundial de Clubes, que disputará el sábado contra el Estudiantes de La Plata argentino en Abu Dhabi.

"Sería el año perfecto. Lo hemos conseguido todo y sólo nos falta el Mundial" "Sería el año perfecto. Lo hemos conseguido todo y sólo nos falta el Mundial, que el club aún no lo tiene. Éste no es el 2006 (cuando el Barça perdió en la Final contra el Internacional de Porto Alegre), pero después puedes perder. En el 2006 también estábamos convencidos. Sabemos que va a costar", señaló. Acerca de su situación personal, el catalán la definió de estado casi perfecto: "Tengo un rol que me encanta ahora mismo, porque no puedo pedir más. Estoy valorado, con un contrato hasta el 2014 en el club de mi vida, en una filosofía de futbol que me gusta, con un entrenador fantástico, con compañeros muy buenos y también en la Selección. Ahora mismo estoy disfrutando del futbol y de la vida". "Ha sido la confianza que te da el mismo entrenador. Desde Rijkaard, que me avanzó en el campo 15 ó 20 metros. Luego tuve una grave lesión en el 2005 que me truncó todo, porque aún hoy en día la rodilla me da guerra (rotura del ligamento cruzado anterior). Creo que he ido incrementado mi proyección siempre. A partir de que Rijkaard me avanzase en el campo es cuando me sentí más importante dentro del equipo", argumentó. Además de Frank Rijkaard, Xavi destacó a dos técnicos más por encima de todos, que han sido cruciales en su carrera: "Los dos entrenadores que me han dado más confianza han sido Luis Aragonés y Pep Guardiola. Total confianza en mí. Me lo transmiten; que tengo que ser pieza importante en el equipo, que tengo que mandar, que liderar y eso a mí me llega y me gusta esa responsabilidad y soy un tío implicado y con compromiso y a partir de ahí lo intento hacer lo mejor posible. Cuando te sientes con las espaldas cubiertas, eso es muy importante para mí" "El Míster también lo transmite al equipo. La sensación de que un entrenador confíe en ti es inmejorable. Te sientes muy útil e importante. Y llevo ya algunos años así", añadió. El gran momento por el que atraviesa le ha llegado en plena madurez, aunque destaca que de los reconocimientos que está recibiendo sólo le perturba que hay "más gente que te conoce y te ve de otra manera". "Es un privilegio que te reconozcan y valoren dentro en tu trabajo. Dependo mucho del equipo y del compañero. Mi juego se basa en eso: es un futbol colectivo. Estoy en el mejor club del mundo y, quizá, en una de las mejores selecciones y por eso se me valora como tal. Si no, estaría como antes, que no estaba ni entre los mejores 50. Se me reconoce porque el equipo funciona", aseveró. La obsesión que a veces transmite el técnico barcelonista Pep Guardiola es una imagen que para Xavi llega algo distorsionada al entorno del club, porque precisa que el preparador "deja vivir". "Parece un enfermo que te está comiendo cada día la cabeza, pero para nada. Él está en su despacho. Nosotros le vemos muy poco. Nos da dos o tres charlas a la semana. No te da más. Te enseña cómo ha analizado al contrario, cómo se jugará, cómo se saldrá desde atrás con el balón. Te da cuatro o cinco consignas y nada más. Es el entrenador que menos agobia de todos. Él seguro que se tiene que agotar viendo vídeos. Su trabajo, el que no vemos, tiene que ser agotador. Con nosotros, es un tipo que te deja vivir", aseguró. Con vistas a la Final del Mundial de Clubes, Xavi tiene muy presente lo que sucedió en el 2006, cuando un exceso de confianza llevó al colapso al Barça de Rijkaard y de Ronaldinho (Eto'o y Messi estaban lesionados) y a perder el Torneo. "Muchas veces la confianza tiene que estar en el punto justo. Primero debe haber trabajo, humildad y convencimiento de que vas a ganar. Si te pasas de convencimiento, entonces hay un exceso de confianza. Y esto quizá nos pasó un poco de factura allí. Ganamos 4-0 la Semifinal. Fue un espectáculo y vino el Internacional y nos pegó un mazazo terrible. Quizá por exceso de confianza. Pensar que ya habíamos ganado otro título", rememoró. A pesar de aquel golpe, Xavi explicó que es injustificable que se hable de que aquel Barça no estaba motivado, pues sostiene que lo estaba y mucho. "Recuerdo a la gente muy preparada. Quizá no le dimos importancia al rival. No los conocíamos". "Puede pasar cualquier cosa en Abu Dabi. Pero este equipo tiene una filosofía muy clara de juego. Somos humildes y trabajamos todos. Cuando el aficionado ve que vamos... sale el talento. Llevamos un año y medio que el equipo va y tiene ganas de ganar y se ve en el partido: todo está preparado, todo está bajo control, hay orden, disciplina y la gente corre y trabaja. Pero también se puede perder haciendo esto", reconoció. Después de este 2009, a falta de cómo concluya el Mundial de Clubes, Xavi quiere que el club dé un paso de calidad con su gente para mejorar las expectativas de futuro y no ser tan pesimista. "No sólo el Barcelona es pesimista, sino el catalán ya es un poco así; tiende a dramatizar. Es del ay, ay, ay. En cambio en el Madrid son más del 'esto va salir'. Son más positivos y esto da energías para ganar títulos también. Históricamente el Barcelona hubiese ganado más títulos si hubiésemos sido más positivos y más optimistas", subrayó. "La cultura catalana es difícil de cambiar, pero en el club se puede cambiar. El convencimiento de ir a ganar el partido se tiene que tener", finalizó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×