Ronaldinho: Las estrellas siempre vuelven

Ronaldinho ha vuelto y el Mundial de Sudáfrica ya sueña con recuperar la magia que la estrella brasileña desplegó en 2002 cuando la "verdeamarelha" conquistó su quinto título en tierras asiáticas.
 Ronaldinho ha vuelto y el Mundial de Sudáfrica ya sueña con recuperar la magia que la estrella brasileña desplegó en 2002 cuando la "verdeamarelha" conquistó su quinto título en tierras asiáticas.
Milán, Italia (Reuters) -
  • Sólo las grandes estrellas son capaces de "resucitar"

Ronaldinho ha vuelto y el Mundial de Sudáfrica ya sueña con recuperar la magia que la estrella brasileña desplegó en 2002 cuando la "verdeamarelha" conquistó su quinto título en tierras asiáticas.

Sólo las grandes estrellas son capaces de "resucitar" cuando parece que su momento ha pasado y cuando los comentaristas reclaman que deje paso a nuevas figuras.

"Dinho", de 30 años, estaba en ese proceso de olvido después de una pobre campaña en su última Temporada en el Barcelona y una primera en el Milán impropia de un jugador que un día hizo que el Estadio Santiago Bernabéu le despidiera con aplausos.

El bajón de forma, y de apetito futbolístico, le alejó también de la Selección y de indiscutible pasó a prescindible, un varapalo moral para quien estaba destinado a ocupar un capítulo importante de la historia del balompié.

Todo cambió esta campaña, precisamente la que terminará con el Mundial de Sudáfrica, sin duda el gran objetivo que se marca Ronaldinho Gaúcho una vez que ha recuperado las ganas y la forma, que es como decir la magia de su juego.

Los tres goles que marcó el domingo al Siena, su primer "hat-trick" con el Milán, avalan el cambio, elevan su cuenta particular liguera a nueve y lanzan un mensaje claro al seleccionador brasileño Dunga: "He vuelto".

El pasado 23 diciembre, Dunga ya le había alentado a seguir en la línea de recuperación de juego, concentración e interés, tres condiciones básicas para regresar a una Selección que necesita siempre a los mejores porque siempre se le exige el título.

"Lo sigo. Lo espero. Las puertas de la Selección no están cerradas. Tengo aún seis meses de tiempo para elegir a los convocados (para Sudáfrica)", dijo Dunga a "La Gazzetta dello Sport".

"Disputar el Mundial sería realizar un sueño"

Veinticuatro horas después, Ronaldinho no ocultaba su deseo de jugar el Torneo sudafricano en una entrevista con la red "Globo" de televisión: "Disputar el Mundial sería realizar un sueño".

"Dinho" añadió que el bajón futbolístico que sufrió ya es algo del pasado y que actualmente está demostrando dentro de la cancha que está "en un momento maravilloso".

Cuando hay buen futbol, Ronaldinho disfruta como un niño. "Me siento querido aquí (en Milán), por lo que cada vez que salgo al campo veo mi sueño realizado: corresponder al afecto de los hinchas".

Su técnico, el también brasileño Leonardo, comparte la alegría de Ronaldinho: "Es el mejor jugador del mundo, sólo ha recuperado el gusto por el futbol".

El "Balón de Oro" en 2005 y "Mejor Jugador FIFA" en 2004 y 2005 colocó su nombre en el podio de los grandes del futbol mundial formando parte de un triunvirato de ganadores que pasó a la historia como "la sinfonía de los Ri-Ro-Ro" por Rivaldo, Ronaldo y Ronaldinho, en Corea del Sur-Japón 2002.

Los tres, junto con el otro "Ro" (Roberto Carlos), dominaron el escenario del primer Mundial asiático y el primero que se celebró en dos países, Corea del Sur y Japón, un Torneo en el que Brasil se tomó la revancha de la Final perdida ante Francia en 1998, recordada, entre otras cosas, por el hundimiento de Ronaldo.

Brasil ganó los siete partidos que disputó, Ronaldo fue el máximo artillero, con ocho goles, Rivaldo firmó cinco y Ronaldinho le hizo uno tan asombroso a Inglaterra que se sigue dudando de si su intención fue disparar a gol o fabricó un centro que dejó entrar David Seaman.

El gol supuso la victoria de Brasil por 2-1 y el pase a Semifinales, donde la sorprendente Turquía fue doblegada por Ronaldo con un solitario tanto. El "Fenómeno" cerró su eficacia anotadora en la Final con las dos dianas de la victoria sobre Alemania.

La gloria de Ronaldinho prosiguió en el Barcelona, con exhibiciones que jamás se olvidarán, y, de pronto, comenzó a perderse en el Mundial de Alemania 2006, donde los únicos pronósticos que se hacían eran sobre quién acompañaría a Brasil en la Final.

El sueño del llamado "cuadrado mágico" (Kaká, Ronaldinho, Ronaldo y Adriano) se frustró en Cuartos de Final ante Francia con una volea de Thierry Henry a saque de falta de Zinedine Zidane. El combinado "canarinho" quebró una récord de 11 victorias mundialistas consecutivas y pagó la polémica sobre el exceso de peso de Ronaldo y la baja forma de Ronaldinho.

La pregunta de por qué Ronaldinho estaba jugando tan mal se la siguieron haciendo los hinchas del Barcelona en la siguiente Temporada, a cuyo término el internacional brasileño se marchó a Milán. Había dejado de ser "el futbolista feliz" que sirvió de título a la biografía que escribió el Periodista italiano Luca Caioli.

Por suerte para los apasionados del futbol, la estrella está recuperando el brillo y Dunga comienza a reflexionar sobre lo que el Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo en noviembre pasado: Ronaldinho, "si se sacrificara" para estar en plena forma, puede ser "el arma letal" de la Selección en Sudáfrica.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×