América de Cali, de la opulencia a la pobreza

América de Cali, uno de los equipos más emblemáticos del departamento del Valle del Cauca y de Colombia, pasa por la más aguda situación financiera de cuantas haya vivido en sus 83 años de...
 América de Cali, uno de los equipos más emblemáticos del departamento del Valle del Cauca y de Colombia, pasa por la más aguda situación financiera de cuantas haya vivido en sus 83 años de historia, que lo tienen a punto de desaparecer.  (Foto: Reuters)
Bogotá, Colombia -
  • Pasa por la más aguda situación financiera de su historia

América de Cali, uno de los equipos más emblemáticos del departamento del Valle del Cauca y de Colombia, pasa por la más aguda situación financiera de cuantas haya vivido en sus 83 años de historia, que lo tienen a punto de desaparecer como institución.   Los puntos culminantes de la historia los representan los panameños Edwin Aguilar y  Jean McClean, y el colombiano Jaime Córdoba, quienes se retiraron de "La Mechita", como los hinchas llaman a su equipo.   Los futbolistas argumentaron que dejan al onceno escarlata porque hace seis meses que no les pagan y no por diferencias con el técnico o sus compañeros o por su mal rendimiento a lo largo de este Torneo.   McClean partió de Cali hacia Panamá sin avisarle a alguien y como pudo se consiguió algúnos recursos para comprar el boleto de regreso a su país, pues ya estaba cansado de aguantar hambre.   En los últimos días dijeron adiós Aguilar y Córdoba.   Aguilar habló con los directivos, les expuso su difícil situación económica y pidió permiso para irse a buscar nuevos rumbos en su país.   "Ya tomé la decisión y el sábado me voy para Panamá a ver cómo sigue mi futuro, ya conversé con el Profe (técnico) Jorge (Bermúdez), quien respetó mi pensamiento porque nunca le había tocado vivir algo así", dijo.   En declaraciones al portal “futbolred.com”, de la casa editorial "El Tiempo", de Bogotá, el futbolista agregó que "también lo hice con los directivos y llegamos a un acuerdo terminando bien nuestra relación".   Córdoba vendió el carro que tenía, pagó algunas deudas contraídas y mandó a su esposa a casa de sus suegros, pues no tenía dinero para pagar el alquiler de una vivienda y sostenerla.   "Es que ya van seis meses y no recibo sueldo", dijo el jugador a medios locales ante quienes insistió en que el equipo de sus amores es el América de Cali, pero debe ir a otro equipo en donde le paguen por su trabajo.   Voces del equipo "Escarlata" indicaron de manera extraoficial que el próximo que puede dejar el equipo es el paraguayo Oscar Díaz, quien vio mucho menos de lo prometido cuando llegó como refuerzo de la institución.   Apenas se termine el Torneo, al que le faltan sólo dos Fechas, la desbandada será mayor y muchos de los jugadores reclamarán sus derechos deportivos al argumentar que el equipo no les cumplió con el contrato, lo que los deja libres para buscar nuevos aires.   Lo último grande que hizo el América de Cali fue coronarse Campeón en 2008 con un equipo en el que no había grandes figuras, pero sí una voluntad de surgir de la mano del técnico Diego Edison Umaña.   En la historia quedan formaciones inolvidables en las que se podría decir que "La Mechita" tenía algo así como una "Selección América", pues en sus filas estaban algunos de los mejores jugadores de Argentina, Ecuador, Perú, Uruguay, Paraguay y, claro, Colombia.   Con las formaciones que costaban gruesas sumas de dinero, el América de Cali fue Subcampeón de la Copa Santander Libertadores de América en cuatro oportunidades, tres de ellas en forma consecutiva, en 1985, 1986 y 1987 y 1996.   En 1999 fue Campeón de la Copa Merconorte y fue 13 veces Monarca del rentado colombiano.

Por su banco técnico pasaron "históricos" del futbol colombiano como el Médico Gabriel Ochoa, quien ganó siete títulos de Liga local, Francisco “Pacho” Maturana (ex seleccionador de Colombia), que fue Campeón una vez, al igual que Luis Augusto García.   Para nadie es un secreto que el América de Cali podía contratar lo mejor del futbol porque detrás de los movimientos estaba la jugosa chequera del Cartel del Cali, a cuya cabeza estaban los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, presos en Estados Unidos por narcotráfico.   A partir de la caída de los capos en manos de las autoridades estadounidenses, las contrataciones del América de Cali fueron a menos y en los últimos años entró a la "Lista Clinton", que no le permite hacer negocios con empresas pues son sancionadas por Estados Unidos.   La realidad del América de Cali es que es un club que pasa hambre y que su último recurso para tratar de sobrevivir es hacer rifas, para darle algún dinero a los jugadores que todavía están con el club.   En el Torneo ocupan la penúltima posición y tiene como estratega a Jorge Hernán Bermúdez, quien cuando llegó, hace tres semanas a tomar el onceno, dijo que confiaba en el grupo, pero tras sufrir dos derrotas seguidas, reconoce que "el equipo se le está cayendo a pedazos".   Los entes estatales del Valle del Cauca manifestaron su voluntad de ayudar al equipo, que tiene embargadas las cuentas, sedes administrativas y lugares de entrenamiento, pero siempre y cuando los dueños dejen el equipo y se constituya en una Sociedad Anónima en la que se sepa de dónde viene el dinero de los accionistas.   América de Cali juega sólo los partidos locales y contra otros fantasmas como el descenso a donde se presagia puede caer.   Aunque no se sabe a ciencia cierta, se calcula que el América de Cali tiene deudas que pueden superar los cinco millones de dólares, pues le debe sueldos a jugadores, perdió demandas laborales, le debe impuestos al fisco, entre otras cosas.   Mientras el América de Cali "va por el despeñadero", al Millonarios de Bogotá se le lanzó un salvavidas para sacarlo de la crisis económica.   A Millonarios también llegó dinero del narcotráfico, en especial del grupo liderado por Gonzalo Rodríguez Gacha "Mexicano" y a través de ellos también pudo contratar grandes estrellas.   El Gobierno Colombiano tiene el 30 por ciento del equipo tras confiscar las acciones del "Mexicano" y por eso designó al empresario José Roberto Arango, para liderar la transformación del equipo en una Sociedad Anónima que rinda dividendos económicos.   Arango es conocido en el mundo empresarial colombiano por tomar empresas al borde de la quiebra y llevarlas al éxito.

Lo que la afición se pregunta es por qué el Gobierno está interesado en sacar a flote a Millonarios y al América de Cali, en donde también tiene participación accionaria tras confiscar las acciones de los hermanos Rodríguez Orejuela y sus allegados, no hace lo mismo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×