Convocatoria de Amauri desató polémica en Italia

La convocatoria del delantero brasileño Amauri provocó un debate con tintes xenofóbicos sobre quienes deben formar parte de la Selección de Italia, en un país que ha suministrado millones de...
La convocatoria del delantero brasileño Amauri provocó un debate con tintes xenofóbicos sobre quienes deben formar parte de la Selección de Italia, en un país que ha suministrado millones de inmigrantes a otras naciones.
 La convocatoria del delantero brasileño Amauri provocó un debate con tintes xenofóbicos sobre quienes deben formar parte de la Selección de Italia, en un país que ha suministrado millones de inmigrantes a otras naciones.
Roma, Italia -
  • "Talento y Jugadores Naturalizados: Un mensaje para el Futuro"

La convocatoria del delantero brasileño Amauri provocó un debate con tintes xenofóbicos sobre quienes deben formar parte de la Selección de Italia, en un país que ha suministrado millones de inmigrantes a otras naciones pero al cual le cuesta integrar a los suyos. Un legislador de la Liga del Norte, un partido conocido por su retórica contra los inmigrantes, afirmó que Italia debe darle espacio a sus propios jugadores y no a los "descartes" de otros países. Amauri, en su primer llamado para ponerse los colores de la Selección del país donde jugó durante toda su carrera, indicó que saldrá a jugar "contra los prejuicios". "Siempre he querido a Italia", dijo Amauri. "Estoy feliz y orgulloso". La convocatoria de Amauri para el choque del martes contra Costa de Marfil en Londres surgió del deseo del nuevo técnico nacional Cesare Prandelli de renovar el equipo tras la humillante actuación en el Mundial de Sudáfrica, en el que la Azzurra fue eliminada en primera ronda sin ganar un sólo partido.

"Jugaré contra los prejuicios. Mario y yo haremos todo lo posible para que esta gente cambie su forma de pensar"

Amauri tiene 30 años y no ha sido hasta hace poco que empezó a destacarse. Nunca había jugado con la Selección de su país natal ni con Italia. Obtuvo la ciudadanía italiana el pasado abril tras casarse y aspiraba a que lo convocasen al Mundial, pero su nivel con la Juventus declinó y no fue citado. Otro que ha sido convocado es Mario Balotelli, un talentoso delantero de 19 años e hijo de inmigrantes de Ghana, que ha sido blanco de insultos racistas en partidos en Italia durante las últimas dos temporadas. "Jugaré contra los prejuicios. Mario y yo haremos todo lo posible para que esta gente cambie su forma de pensar", dijo Amauri. Si el caso de Balotelli ha puesto énfasis en el problema del racismo en el fútbol italiano, el llamado de Aumari ha puesto sobre el tapete el tema de la naturalización de extranjeros. La doble nacionalidad llamó la atención en el reciente Mundial, donde varias selecciones incorporaron a jugadores de otros países. Este es un debate particularmente sensitivo en Italia, donde la inmigración masiva es un fenómeno nuevo y que provoca tensiones. Aunque la amplia costa de Italia atrae a cifras importantes de inmigrantes cada año, en su mayoría del norte de Africa, muchos buscan irse a otros países europeos o son repatriados. "Talento y Jugadores Naturalizados: Un mensaje para el Futuro", rotuló el diario La Repubblica en un editorial de primera plana el fin de semana, al darle la bendición a la convocatoria de Prandelli. El diario comentó que Prandelli emitió "una señal política, en vez de una técnica: la nueva Italia está abierta a (los naturalizados) y ojalá, como Alemania, a los hijos de inmigrantes". Tras el fracaso mundialista, muchos comentaristas italianos elogiaron a Alemania, cuya selección contó con jugadores de origen tunecino, turco y brasileño, como un modelo para el futuro. Pero no todos están de acuerdo. "Los auténticos representantes de este país no son sus extranjeros", dijo el legislador de la Liga del Norte Davide Cavallotto. "Nosotros tomamos lo que Brasil no quiere", dijo al tachar a Amauri como un "descarte". Daniele De Rossi, el capitán de la selección, dijo que la decisión sobre las convocatorias no corresponde a la Liga del Norte. De Rossi se refirió a Mauro Camoranesi, un volante nacido en Argentina que lleva varios años en la selección y ganó el Mundial de 2006. "En lo que atañe a mis compañeros, el que sea que venga será bien recibido", afirmó De Rossi. Por su lado, Prandelli se ha mostrado firme: "Siempre habrá polémica. Sigo adelante, porque creo es que lo correcto", dijo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×