Los sudafricanos encontraron otras formas para usar la vuvuzela

Tras la Copa del Mundo, el principal caricaturista político de Sudáfrica plasmó tres ideas para reinventar la vuvuzela: una pipa para Paris Hilton, gorros de burro para los jugadores de la...
Tras la Copa del Mundo, el principal caricaturista político de Sudáfrica plasmó tres ideas para reinventar la vuvuzela: una pipa para Paris Hilton, gorros de burro para los jugadores de la Selección de Francia o como antorcha.
 Tras la Copa del Mundo, el principal caricaturista político de Sudáfrica plasmó tres ideas para reinventar la vuvuzela: una pipa para Paris Hilton, gorros de burro para los jugadores de la Selección de Francia o como antorcha.
Johannesburgo, Sudáfrica -
  • De los siete jueces, cinco votaron por los aretes

Tras la Copa del Mundo, el principal caricaturista político de Sudáfrica plasmó tres ideas para reinventar la vuvuzela: una pipa para Paris Hilton, gorros de burro para los jugadores de la Selección de Francia o como la antorcha para una futura candidatura olímpica.

Aunque ninguna de las propuestas de Jonathan "Zapiro" Shapiro se hicieron realidad, dos sudafricanos se encargaron de organizar una competencia internacional para mantener en boga a la polémica vuvuzela, la corneta de plástico que se hizo famosa en todo el planeta por su ruido ensordecedor durante el Mundial 2010.

Un grupo de artistas y diseñadores sudafricanos se inclinó por los aretes como la mejor forma de darle uso a la vuvuzela.

La selección se hizo entre 150 fotos, videos y dibujos que se presentaron al concurso de reciclaje de la vuvuzela. Matt Blitz, el organizador de la competencia, dijo que empezaron a recibir ideas en julio pasado, el mismo mes que terminó el campeonato.

De los siete jueces, cinco votaron por los aretes. La triunfadora fue Megan Bernstein de Ciudad del Cabo.

Otras propuestas incluyeron su uso como dispensador de papel higiénico, mezcladores para cocteles y hasta un extinguidor de incendio. Blitz indicó que las 50 propuestas serán puesta a la venta y exhibidas en todo el país.

Lo curioso de todo es que Blitz y su colega Shaun McCormack no le tenían cariño a las vuvuzelas antes del Mundial.

"En vez de erradicarlas, decidimos buscar la forma de que no desapareciesen"

"Nos enamoramos de la vuvuzela durante el Mundial. En vez de erradicarlas, decidimos buscar la forma de que no desapareciesen, que no terminasen en los vertederos", dijo Blitz.

Jono Swanepoel, Director Creativo de Leftfield Advertising, la firma de Ciudad del Cabo que promovió el concurso, comentó que la vuvuzela —lo quiera o no— se convirtió en un símbolo de la unidad en Sudáfrica, un país conocido por sus profundas divisiones raciales.

El concurso, según dijo, "busca que este instrumento de unidad sea un instrumento útil al crear diversas formas de uso".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×