Futbol brasileño cierra el año 2010 con saldo frustrante

Un melancólico tercer sitio del Internacional de Porto Alegre en el Mundial de Clubes en Abu Dhabi, tras un inesperado revés ante el Mazembe congolés en Semifinales, fue el último capítulo de un...
 Un melancólico tercer sitio del Internacional de Porto Alegre en el Mundial de Clubes en Abu Dhabi, tras un inesperado revés ante el Mazembe congolés en Semifinales, fue el último capítulo de un frustrante 2010 para el futbol brasileño.
Río de Janeiro, Brasil -
  • Este año no fue el mejor para los sudamericanos

Un melancólico tercer sitio del Internacional de Porto Alegre en el Mundial de Clubes en Abu Dhabi, tras un inesperado revés ante el Mazembe congolés en Semifinales, fue el último capítulo de un frustrante 2010 para el futbol brasileño, cuyo peor momento fue  la eliminación del Mundial de Sudáfrica.

Hasta ahora Brasil había sido el gran campeón del Mundial de Clubes al ganar el título siempre que  uno de sus equipos representó a Sudamérica en el Torneo.   En seis ediciones, Brasil alzó tres títulos, pero el hecho de que ni siquiera disputó la Final fue otra decepción en un año para el olvido.   Pentacampeones Mundiales, los brasileños volvieron a perder la oportunidad de conquistar el sexto título con la eliminación en Cuartos de Final en Sudáfrica, tras caer 2-1 ante Holanda, repitiendo la derrota de Alemania 2006, cuando el verdugo Francia avanzó a Semifinales al superar Brasil por 1-0.   La eliminación en los mismos Cuartos dejó en claro que el problema del futbol brasileño iba más allá que un cambio de entrenadores y de filosofía.

La rígida disciplina implantada por el técnico debutante Carlos Verri “Dunga”, ex Capitán del equipo Tetracampeón en Estados Unidos 1994 no fue suficiente para  llevar a un grupo de jugadores conformado por veteranos aunque sin grandes cracks al hexacampeonato.   La constelación de estrellas como Ronaldo y Ronaldinho comandada por el veterano entrenador y Campeón con Brasil en 1994, Carlos Alberto Parreira, también había fracasado cuatro años antes.   Tras ver desmoronarse por segunda vez consecutiva el sueño de conquistar el hexacampeonato, los dirigentes del futbol nacional anunciaron un proyecto de largo plazo para conformar un nuevo grupo que tendrá el objetivo más ambicioso de una Selección Brasileña : ganar la Copa en casa.   En el primer y único Mundial que albergó, en 1950, Brasil  cayó en la Final por 1-0 ante Uruguay, en un episodio traumático para el país.

En 2014, resaltó el Presidente de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF), Ricardo Teixeira, la “Canarinha” sencillamente "no puede perder".   En una entrevista al canal televisivo “SporTV” luego de despedir el técnico Dunga, Teixeira definió las bases de la preparación  de un equipo vencedor para 2014, enfatizando “la renovación” de talentos.   El encargado de la misión es el experimentado entrenador Mano Menezes, invitado tras la negativa de Muricy Ramalho quien no fue liberado por el Fluminense carioca, equipo al que comandó a la conquista del título brasileño del 2010.

Menezes asumió en julio último y hasta ahora sólo ha disputado amistosos para los cuales ha convocado una mayoría de jóvenes jugadores, entre ellos el delantero Neymar, de 18 años, destaque del Santos brasileño, ignorado por Dunga, pese a las presiones de analistas y seguidores.   Menezes ha permitido el regreso de Ronaldinho Gaúcho, excluido de la “Verdeamarelha” por Dunga pero, al mismo tiempo, ha dejado fuera a varios titulares absolutos de la Selección anterior, como el portero Julio César, los zagueros Lucio y Juan y el lateral Maicon. Esto pese a que en las entrevistas afirma que aún no fueron excluidos y podrán ser convocados en el futuro.   Tras un debut exitoso al cabo de un amistoso contra Estados Unidos, la “Seleçao de Menezes” ganó otros juegos ante Irán y Ucrania  pero terminó la Temporada encajando una derrota  por 1-0 ante la archirrival Argentina que no vencía a Brasil hace muchos años.   El 2011 se anticipa como un año de mucho trabajo para el flamante DT de Brasil, incluyendo compromisos como el que en febrero disputará un amistoso con Francia y el  4 de junio, se enfrentará con Holanda, el "verdugo" de la “Verdeamarelha” en Sudáfrica.   Luego viajará a Argentina para disputar la Copa América.Los resultados podrán determinar si el plan a largo plazo será mantenido o, si la presión popular,en caso de derrotas, obligará a otro cambio en el seleccionado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×