Australia, Japón y Corea del Sur favoritos en Copa Asiática

Australia, Japón y Corea del Sur parten como favoritos para adjudicarse la Copa de Asia 2011 que anoche arrancó en Qatar con una sencilla victoria de Uzbekistán sobre el equipo anfitrión (0-2).
Australia, Japón y Corea del Sur parten como favoritos para adjudicarse la Copa de Asia 2011 que anoche arrancó en Qatar con una sencilla victoria de Uzbekistán sobre el equipo anfitrión (0-2).
 Australia, Japón y Corea del Sur parten como favoritos para adjudicarse la Copa de Asia 2011 que anoche arrancó en Qatar con una sencilla victoria de Uzbekistán sobre el equipo anfitrión (0-2).
(Reuters) -
  • Qatar tiene una primera prueba para el Mundial de 2022

Australia, Japón y Corea del Sur parten como favoritos para adjudicarse la Copa de Asia 2011 que anoche arrancó en Qatar con una sencilla victoria de Uzbekistán sobre el equipo anfitrión (0-2). Akhmedov, en el minuto 58 y Server Djeparov, considerado mejor jugador del año en Asia, en el minuto 76, quebraron la escasa resistencia de los árabes, que afrontan este campeonato con la ilusión puesta en el Mundial que acogerán dentro de 12 años. El pequeño estado, que por segunda organiza el torneo asiático, deberá empezar a aventar las suspicacias y a justificar por qué ha sido elegida para la Copa del Mundo de 2022 por delante de candidaturas más fuertes a priori como Estados Unidos, Corea del Sur, Japón o Australia. Especial atención reclama el hecho de que la competición se celebre en el invierno septentrional, después de que le presidente del fútbol internacional, Joseph Blatter diera a entender que el torneo podría ser el primero de la historia que se celebrara en enero. Dieciséis equipos -nueve de ellos dirigidos por entrenadores europeos- lucharán por llegar a la final del próximo 27 de enero en Doha, en un campeonato llenó de fútbol emergente pero carente aún del brillo que alumbra a sus homólogos en otros continentes. Solo 33 de los 368 jugadores que desde este viernes se dan cita en el pequeño emirato de la Península Arábiga juegan en ligas europeas, una cifra muy alejada, por ejemplo, de la pasada Copa de África. Entre ellos, la figura indiscutible es Park Ji Sung, el hábil extremo del poderoso Manchester United inglés, y los "españoles" Javad Nekouman y Masoud Shoajei, estrellas de Irán que defienden la camiseta del Osasuna de Pamplona. Por escuadras, Australia es, con 17, el país que más jugadores tiene en Europa, seguida por Japón, con once internacionales en ligas del viejo continente -en su mayoría en equipos de la Bundesliga. Los "Socceroos", principales favoritos al título, cuentan en sus filas con peloteros del calibre de Tim Cahill, media punta del Everton, quien hace pareja con el mediocampista de Blackburn Rovers, Brett Emerton, y que tiene por detrás a Mark Schwarzer, portero del Fulham. Junto a ellos, completan el equipo más europeo de todos la potente pareja del Galatasaray turco formada por Lucas Neill y el veterano delantero Harry Kewell. Australia deberá de vérselas en la primera fase con otra de las aspirantes a la corona asiática, Corea del Sur, que además de Park, tiene dos hombres jugando en el Celtic de Glasgow, uno en el Bolton Wanderes y otro en el Hamburgo. Como nota curiosa, el país anfitrión, Qatar, que alberga esta Copa de Asia con inusitada ilusión, tiene en sus filas a dos jugadores nacidos en Sudamérica. Fabio Cesar Motezine, 31 años, dirige el centro del campo. Nacido en Lodrina, Brasil, jugó en los juveniles del Sao Paulo antes de iniciar un periplo que le llevó a su actual club, el Al-Rayyan, estrella de la débil liga qatarí. Por delante, el uruguayo Sebastián Soria -nacido en Paysundú hace 27 años y ex jugador del Liverpool de Uruguay- es el encargado de hacer los goles del equipo que dirige el francés Bruno Metsu. Expertos apuntan a que la nacionalización de jugadores de otros continentes -en particular jóvenes estrellas emergentes africanas y sudamericanas atraídas por los petrodólares- es una de las políticas que Qatar podría adoptar de cara a crear un equipo competitivo dentro de doce años. Entendido como un pulso entre el asentado fútbol asiático, con una amplia trayectoria internacional, y el emergente fútbol árabe, que busca hacerse un hueco antes de la histórica cita de 2022, las selecciones asiáticas han caído también en la tentación de confiar en entrenadores europeos. Nueve de los 16 técnicos que se sentarán en los banquillos hasta el próximo 27 de enero proceden del viejo continente. De las favoritas, solo Corea del Sur se ha puesto en manos de un entrenador de la casa. Entre ellos, destaca el ex jugador de la Sampdoria, Srecko Katanec, que lleva las riendas de la débil selección de Emiratos Árabes Unidos, o José Peseiro, director técnico de Arabia Saudí, un equipo que, pese a estar en horas bajas, siempre se halla entre los favoritos. "El Japón que dirige el italiano Alberto Zaccheranim la potente y experimentada Australia y la siempre candidata Corea del Sur liderada por Park, son las escuadras que parten con opciones para alzarse con la corona", explican los expertos. Los "socceros", bajo la batuta del alemán Holger Osieck, querrán resarcirse de la decepción que supuso su eliminación en la edición de 2007. En el capítulo de sorpresas, algunos esperan a la irregular selección iraní que capitanea el osasunista Nekouman o la emergente China de Hao Junmin, el joven valor del Schalke 04, que debuta hoy frente a la sorprende Kuwait. Sin olvidar a Irak, que defiende el título, y la propia Kuwait, selección poco conocida pero llena de moral tras su reciente y no esperada victoria en la Copa del Golfo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×