Me hubiera gustado salir del Liverpool como salí del At.Madrid: Fernado Torres

Algo afligido, pero nuevamente "ilusionado" y feliz, Fernando Torres se siente "responsable", aunque no "culpable", por el dolor causado en Anfield con su decisión de unirse al Chelsea, que no le...
 Algo afligido, pero nuevamente "ilusionado" y feliz, Fernando Torres se siente "responsable", aunque no "culpable", por el dolor causado en Anfield con su decisión de unirse al Chelsea, que no le permitió salir del Liverpool como le hubiera gustado.  (Foto: Reuters)
Londres, Inglaterra (Reuters) -
  •  Torres aseguró que su era en el Liverpool ya había llegado a su fin
  • Confesó que fue difícil tomar la decisión de irse al Chelsea
  • Lamentó dejar a amigos con Pepe Reina

Algo afligido, pero nuevamente "ilusionado" y feliz, Fernando Torres se siente "responsable", aunque no "culpable", por el dolor causado en Anfield con su decisión de unirse al Chelsea, que no le permitió salir del Liverpool como le hubiera gustado. Ya relajado y contento por la bienvenida que encontró en Londres, el delantero explicó esta tarde a los medios españoles cómo vivió el proceso previo a su traspaso, la tensión de los días anteriores al cierre del mercado y los últimos momentos en Liverpool, la ciudad que lo acogió en 2007 y de la que éste hizo un auténtico hogar. "Cuando surgió la posibilidad de venir y los clubes comenzaron a hablar, yo les dije claramente lo que quería, les expliqué mi situación, ellos la entendieron, pero lógicamente pelearon por lo suyo", explicó con esa pizca de timidez que le caracteriza.

"Complicado porque te vienen muchas cosas a la cabeza, muchos recuerdos, muchas cosas que agradecer a la ciudad y al club"

Cauteloso en sus palabras, Torres simplemente lamentó que todo lo hubieran hecho tan "complicado" hasta el último día. Pero, "al final sucede" lo que había empezado a sonar hace meses, tras el Mundial de Sudáfrica. Él lo tenía claro. El mejor destino a sus 26 años era el Chelsea, que le podía ofrecer "opciones reales" de conseguir todos los títulos que se le habían escapado con el Liverpool. "Tomar la decisión fue difícil, pero lo tenía muy claro y vivir los últimos días en la ciudad, cuando todo salió a la luz, fue complicado. Complicado porque te vienen muchas cosas a la cabeza, muchos recuerdos, muchas cosas que agradecer a la ciudad y al club", relató Torres como si fuera un cuento, de algún sabor entre dulce y amargo, lo que acaba de ocurrirle. Su mayor pesar es la manera en que dejó el club y la ciudad, de la que se marchó el lunes en el helicóptero del ruso Roman Abramovich -dueño del Chelsea- a cuatro horas escasas del cierre del mercado para finiquitar sus negociaciones y sellar su nuevo contrato en Londres. "Por supuesto, me hubiera gustado salir de otra manera, sobretodo, creo que jugando tres años y medio de la manera en que he estado, siendo tan feliz y haciendo tan feliz a la gente, me habría gustado más que hubiera sido una salida como la que tuve en el Atlético de Madrid", admitió cabizbajo. Torres recordó entonces cómo fue en julio de 2007 su despedida del Calderón, donde "todo el mundo lo entendía, entendía que la cantidad era mucha y que ellos podían construir un equipo a partir de ahí". "Desafortunadamente no ha sido así" esta vez y ésa es la única idea que todavía, de algún modo, tortura a Torres, un jugador con raíces humildes decidido a asumir la responsabilidad de todas sus acciones. Su consuelo: "es un buen negocio para todos". Ahora sólo espera que los aficionados de Anfield, que los hay enfurecidos y rabiosos, pero también felices por el gran reto de su "Niño" y capaces de desearle suerte con el Chelsea-, entiendan algún día que Torres ya había agotado todos sus compromisos con los "Reds". "En el verano, el proceso de venta del club era lo fundamental y quise ayudarles en eso, dándoles estabilidad, como ellos me pidieron. Después de un Mundial que no fue lo mejor en lo personal, estaba deseando empezar la Temporada cuanto antes, competir, empezar a sentirme bien otra vez, a ganar. Pero una vez comenzó la Temporada, la realidad era muy diferente", explicó el ya número 9 de los "Blues".

"Todo está negro y, de repente, cuando ves una luz al final y te llaman y te quieren y van a darlo todo por ti, no te lo piensas"

Aunque él sabía que "el equipo necesitaba tiempo", pero sus ganas e ilusión con las que arrancó la actual campaña fueron evaporándose conforme transcurrían los partidos y el Liverpool se iba quedando atrás, anclado incluso en la zona de descenso durante varias semanas. "Eso te lleva un poco atrás, al Mundial, a las mismas sensaciones. Todo está negro y, de repente, cuando ves una luz al final y te llaman y te quieren y van a darlo todo por ti, no te lo piensas", aseguró Torres más animado y sonriente. Entre esas llamadas, la del Manchester City (rechazada por el Liverpool) y la del Chelsea, pero ninguna de su país: "Yo quería seguir en Inglaterra. Es una competición que me gusta mucho. Y tampoco hubo nunca un interés real. He escuchado sobre el Barcelona, pero de verdad, nunca ha habido nada real". Antes de que el lunes viaje a España para reunirse con el resto de la Selección con motivo de la cita amistosa ante Colombia el miércoles, Fernando Torres se reencontrará con su amigo y compañero de "La Roja" Pepe Reina, portero titular del Liverpool al que tratará de marcar el domingo en su debut con los "Blues". "Es un amigo, sigue siendo un amigo y ahora tengo que jugar contra él, pero la relación siempre va a ser la misma. Ya no somos compañeros en el equipo, pero lo somos en la Selección. El domingo lo veré y estaré con él hasta el jueves en la Selección, si dios quiere", dijo Torres tras compartir lo difícil que le resultó dejar amigos como él o Mikel Arteta, del Everton, en Liverpool.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×