Pepe Reina no jura amor eterno al Liverpool

El guardameta español Pepe Reina, del Liverpool, ha afirmado que le resulta "imposible" jurar "amor eterno" al club de Anfield y que cualquier jugador que diga que puede hacerlo "miente".
El guardameta español Pepe Reina, del Liverpool, ha afirmado que le resulta "imposible" jurar "amor eterno" al club de Anfield y que cualquier jugador que diga que puede hacerlo "miente".
 El guardameta español Pepe Reina, del Liverpool, ha afirmado que le resulta "imposible" jurar "amor eterno" al club de Anfield y que cualquier jugador que diga que puede hacerlo "miente".
Liverpool, Inglaterra (Reuters) -
  • Aseguró que su futuro depende de los propietarios del equipo

El guardameta español Pepe Reina, del Liverpool, ha afirmado que le resulta "imposible" jurar "amor eterno" al club de Anfield y que cualquier jugador que diga que puede hacerlo "miente". En declaraciones que recoge el diario británico "The Guadian", el cancerbero "red" señaló que su futuro podría depender de los planes que tengan para mejorar el equipo los propietarios norteamericanos de la entidad inglesa, el Fenway Sports Group. Reina, de 28 años, quien ha señalado que el pasado verano recibió ofertas de otros clubes, ha subrayado que sigue feliz vistiendo la camiseta del Liverpool, donde el regreso de Kenny Dalglish como entrenador parece haber mejorado el rendimiento del equipo. "No estoy anunciando mi marcha. Lejos de ello. He dicho muchísimas veces que en Inglaterra soy muy feliz y me siento muy cómodo en el Liverpool, pero no estoy preparado para jurar amor eterno a nadie. Eso es imposible. Cualquier jugador que diga eso, miente", señaló Reina, cuyo contrato le vincula a Anfield hasta 2016. El jugador explicó que no puede decir "mucho" con respecto a su futuro debido a su relación contractual con el Liverpool pero añadió que "el amor eterno no existe". "Cuando un jugador está en un club, tiene que darlo todo, eso es todo lo que le puedes pedir", apuntó. Reina llegó al club de Mersey en el año 2005 de la mano del también español Rafael Benítez, que trajo con él a toda una legión de jugadores venidos de España. El meta admitió también que confiaba en que no se dieran las circunstancias que le pudieran obligar a pensar que ya no tenía otra opción que la de marcharse. "Depende de cómo termine la temporada, de lo competitivos que podamos ser. Depende, sobre todo, de la ambición de los dueños a la hora de construir un equipo mejor y ojalá sean generosos en sus esfuerzos pero sabemos cuál es la realidad económica", dijo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×