Dos partidos de Primera División polaca sin público para evitar disturbios

Dos partidos de la Primera División polaca (llamada "Ekstraklasa") se jugarán a puerta cerrada para evitar disturbios y enfrentamientos entre la policía y las hinchadas, tal y como sucedió en la...
Dos partidos de la Primera División polaca (llamada "Ekstraklasa") se jugarán a puerta cerrada para evitar disturbios y enfrentamientos entre la policía y las hinchadas, tal y como sucedió en la final de la Copa de Polonia.
 Dos partidos de la Primera División polaca (llamada "Ekstraklasa") se jugarán a puerta cerrada para evitar disturbios y enfrentamientos entre la policía y las hinchadas, tal y como sucedió en la final de la Copa de Polonia.
Varsovia, Polonia (Reuters) -
  • Todas estas restricciones pretenden "pacificar" las gradas de los estadios polacos

Dos partidos de la Primera División polaca (llamada "Ekstraklasa") se jugarán a puerta cerrada para evitar disturbios y enfrentamientos entre la policía y las hinchadas, tal y como sucedió en la final de la Copa de Polonia, cuando cientos de aficionados ocuparon el terreno de juego. Los encuentros que se disputarán sin espectadores son el que enfrenta hoy al Slansk Wroclaw y al GKS Belchatów, y el que jugarán mañana el Widzew Lodz y el Zaglebie Lubin, equipo entrenado por el ex jugador de Osasuna Jan Urban. Esta medida llega después de que la Federación Polaca de Fútbol haya decidido que se impida el acceso a los grupos de hinchas visitantes a todos partidos que restan hasta el final de temporada (cuatro), tanto en la "Ekstraklasa" como en las equivalentes a la Segunda y Segunda División B. Todas estas restricciones pretenden "pacificar" las gradas de los estadios polacos, donde son habituales los disturbios provocados por aficionados violentos, que en muchos casos finalizan con aparatosos enfrentamientos con la policía y un buen número de arrestados. Esta inseguridad en los recintos deportivos preocupa a la UEFA, ya que Polonia y Ucrania acogerán en 2012 la próxima Eurocopa de fútbol. El propio primer ministro polaco, Donald Tusk, ha reconocido la gravedad de los hechos y ha asegurado que se adoptarán medidas contundentes para acabar con la violencia en los estadios.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×