Telenovelas, jugadores 'carneados', aficionadas en las gradas y culo

Las telenovelas venezolanas, los jugadores "carneados" que propone el uruguayo Sebastián Abreu, el "culo" (suerte) que el seleccionador de Paraguay, Gerardo Martino, reconoció en su victoria por...
Las telenovelas venezolanas, los jugadores "carneados" que propone el uruguayo Sebastián Abreu, el "culo" (suerte) que el seleccionador de Paraguay, Gerardo Martino, reconoció en su victoria por pénaltis ante Brasil, marcan la Copa América.
 Las telenovelas venezolanas, los jugadores "carneados" que propone el uruguayo Sebastián Abreu, el "culo" (suerte) que el seleccionador de Paraguay, Gerardo Martino, reconoció en su victoria por pénaltis ante Brasil, marcan la Copa América.
Buenos Aires, Argentina (Reuters) -
  • Las sorpresas abren unas Semifinales sin precedentes

Las telenovelas venezolanas, los jugadores "carneados" que propone el uruguayo Sebastián Abreu, el "culo" (suerte) que el seleccionador de Paraguay, Gerardo Martino, reconoció en su victoria por pénaltis ante Brasil y las aficionadas en las gradas, enmarcan las Semifinales de la Copa América.

Uruguay y Perú disputarán la primera Semifinal este martes en La Plata, mientras que el miércoles se miden en Mendoza los equipos de Paraguay y Venezuela.

Las sorpresas que han supuesto las eliminaciones de Argentina, Brasil, Chile y Colombia, los cuatro favoritos de los Cuartos de Final, abren unas Semifinales sin precedentes, en la que el protagonismo va a ser para los que no lo esperaban, tanto dentro como fuera del terreno de juego.

Venezuela es la revelación de la Copa. Nadie ha explicado mejor que el veterano portero de la Selección, Renny Vega, la realidad del futbol de su país.

"Algunos se pensaban que sólo sabíamos hacer telenovelas", dejó para el anecdotario del Torneo el meta que subió a rematar un córner en el minuto final del partido ante Paraguay, con el que propició el empate final a tres goles.

También fue una frase lo que dejó como anécdota Abreu. "Para parar a Messi hay que 'carnearlo'", señaló entre risas antes del partido contra Argentina. Más de uno no captó la broma del “Loco” Abreu, pero la mayoría se quedó con la idea como forma simpática de exponer las dificultades que Leo Messi les iba a crear.

Hubo, en cualquier caso, que explicarlo. A ello salió su compañero y Capitán de Uruguay, Diego Lugano, que puntualizó la dimensión de la frase para los que tienen poco sentido del humor.

Menos puntualizaciones fueron necesarias cuando Martino resumió el empate con Brasil. "Tuvieron culo", señaló al explicar que el rival fue mejor.

Proclive a explicar con detalle el trámite de los partidos, en esa ocasión se salió de su guión con una idea sencilla, tanto como la expresada al final de la Fase de Grupos por el seleccionador de Perú, el uruguayo Markarián, dentro de un enorme enfado.

"Estoy podrido con los rótulos" casi bramó el veterano técnico, que repartió para los periodistas y sus titulares de prensa, pero también contra los árbitros y un entorno en el que se sentía menospreciado.

Diferente ha sido la imagen ofrecida por alegres aficionadas, sobre todo paraguayas, pero también peruanas y de otras selecciones, que han apoyado a sus selecciones con camisetas de los equipos, pero sobre todo con grande escotes, con los que pretendían captar la atención de aficionados, jugadores y, sobre todo, cámaras de prensa y televisión.

La Copa llega a las Semifinales marcada por otros detalles y numerosas anécdotas, que van desde los pénaltis fallados por Brasil en la tanda ante Paraguay a las páginas de Internet que piden la salida del técnico Sergio Batista de la Selección Argentina.

Cuatro pénaltis errados en una tanda dan como para rebuscar en los archivos y tratar de encontrar precedentes. El registro entra en la historia y lo hace acompañado del pésimo estado del terreno de juego del estadio de La Plata.

Tras cada disparo falladoo, el lanzador brasileño miraba el punto de pénalti en el que aparecía un agujero. Parece que los paraguayos supieron acomodar la pelota mejor, lo que no evita que el césped del estadio fuera pésimo.

Batista está en el punto de mira. Los internautas le persiguen. Las campañas para su destitución han empezado. Es el precio de un futbol que no brilló en una Selección que se ha ido por la puerta de atrás.

Por ello, los días después son duros para los que se van. Los que se quedan se entretienen con telenovelas, piensan en como "carnear" a sus rivales, esperan que las aficionadas no les dejen de alegrar desde las gradas y, sobre todo confían en tener el mayor “culo” posible.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×