EUA Sub-23, la multicultura hecha futbol

El futbol no es, ni de lejos, uno de los deportes que la sociedad norteamericana ha arraigado en su historia. Si bien el interés por lo que en tierras estadounidenses llaman "soccer" ha crecido...
 El futbol no es, ni de lejos, uno de los deportes que la sociedad norteamericana ha arraigado en su historia. Si bien el interés por lo que en tierras estadounidenses llaman "soccer" ha crecido junto con el nivel de sus representaciones.  (Foto: Notimex)
Frisco, Texas, Estados Unidos -
  • Europa, Sudamérica y el Caribe "influyen" en el seleccionado estadounidense
  • Corona y Garza, dos “mexicanos” que jugarán ante el Tri

El futbol no es, ni de lejos, uno de los deportes que la sociedad norteamericana ha arraigado en su historia. Si bien el interés por lo que en tierras estadounidenses llaman "soccer" ha crecido junto con el nivel de sus representaciones, hoy su Selección Preolímpica es fiel reflejo de la gran cantidad de culturas que conforman la sociedad en los Estados Unidos. Mientras en México la polémica surgió luego de que Damián Álvarez, argentino naturalizado mexicano, fue llamado para la Selección Mayor, en Estados Unidos no son naturalizados, pero el origen de al menos 12 elementos es compartido con culturas que van más allá de las fronteras del país que hoy representan, y nadie se queja. Desde Sudamérica, hasta Europa, pasando por África y sin olvidar los vecinos México y Canadá, la Selección Preolímpica de las barras y las estrellas se ha conformado cual espejo de una sociedad cosmopolita y que convive día a día con la mezcla de culturas, lenguas, costumbres e ideas. El primer ejemplo es Sean Johnson, arquero suplente de la Selección, quien se formó en la Unión Americana, pero cuyo origen es caribeño, en específico de Jamaica. Alfredo Morales, lejos está de tener un nombre que provoque una relación con los Estados Unidos. El zaguero tiene tres nacionalidades que incluyen la americana, la alemana y hasta peruana. De hecho, Sergio Markarián ya hizo intentos por convocarlo a la Selección inca sin éxito, pues Morales ha dejado claras sus intenciones de jugar por los estadounidenses. Juan Agudelo está en el mismo tenor. Nacido en Manizales, Colombia, el delantero del Red Bull NY vivió desde los siete años en la Unión Americana e incluso ya supo lo que es defender la playera de la Selección Mayor y hasta marcar gol ante Argentina. En el mismo caso están Kofie Sarkodie y Freddy Adu, ambos "joyas" de la academia de futbol estadounidense, pero cuyo sangre tiene tintes africanos, en sí de Ghana. Sin ir más lejos, Greg Garza y Joe Corona, hoy jugadores de Xolos de Tijuana, además de Jorge Villafaña, defensa de Chivas USA, tienen historial mexicano. Todos nacidos en Estados Unidos, pero hijos de personas oriundas del vecino del sur. Situación similar que la de Teal Bunbury, quien nació en Canadá y hoy defiende la camiseta norteamericana. Caso aparte son Mikel Diskerud, Dillaver Duka y Terrence Boyd, todos con nacionalidad estadounidense, pero también con sangre europea en sus venas. En el caso de Diskerud, jugador del Gent de Bélgica, también posee la nacionalidad noruega. Duka no es la diferencia y su talento en gran parte proviene de Albania; y Boyd con ascendencia alemana completan la legión "europea" que tiene a su disposición Caleb Porter para el duelo ante México. Esas son las "variantes" que muestran los Estados Unidos para jugar frente al Tri Preolímpico, sin duda una de las Selecciones más cosmopolitas y con contrastes que van más allá del terreno de juego.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×