Los silbidos a Arshavin crean un nuevo problema a Capello con la capitanía

Los silbidos que recibió ayer el ruso Andréi Arshavin durante el partido amistoso contra Costa de Marfil (1-1) le generaron un problema al seleccionador, el italiano Fabio Capello, quien le había...
Los silbidos que recibió ayer el ruso Andréi Arshavin durante el partido amistoso contra Costa de Marfil (1-1) le generaron un problema al seleccionador, el italiano Fabio Capello, quien le había cedido al mediapunta el brazalete de capitán.
 Los silbidos que recibió ayer el ruso Andréi Arshavin durante el partido amistoso contra Costa de Marfil (1-1) le generaron un problema al seleccionador, el italiano Fabio Capello, quien le había cedido al mediapunta el brazalete de capitán.
Moscú, Rusia (Reuters) -
  • Las críticas a Arshavin afectaron a toda la selección, que perdió la concentración

Los silbidos que recibió ayer el ruso Andréi Arshavin durante el partido amistoso contra Costa de Marfil (1-1) le generaron un problema al seleccionador, el italiano Fabio Capello, quien le había cedido al mediapunta el brazalete de capitán. "Es extraño que los aficionados aún tengan una opinión negativa sobre Arshavin. Por supuesto, esto no me gustó nada. No entiendo el comportamiento de los aficionados", afirmó Capello en rueda de prensa al término del partido. Capello, quien debutó como seleccionador ruso, destacó que "las críticas a Arshavin afectaron a toda la selección, que perdió la concentración". Arshavin comenzó el partido desde el banquillo y en cuanto tocó el primer balón fue silbado por una gran parte de la afición congregada en el estadio del Lokomotiv. El futbolista del Arsenal de Londres fue muy criticado por la afición cuando, tras la eliminación en la primera fase de la pasada Eurocopa, le dijo a unos diputados: "Si les hemos decepcionado, es problema suyo". Por este motivo, la prensa puso en duda la idoneidad de Arshavin, quien recibió el brazalete del anterior seleccionador, el holandés Dick Advocaat, como capitán ruso. El ahora técnico del seleccionado ruso, Capello, se reunió con el jugador y decidió mantenerle en el puesto. "Por supuesto, fue desagradable que los aficionados me silbaran. Intenté abstraerme de eso y jugar al futbol", señaló anoche Arshavin, quien añadió que la única forma de recuperar el cariño de la afición es "jugar bien y marcar goles". El técnico italiano renunció en febrero como seleccionador de Inglaterra después de que la Federación inglesa anunciara medidas de castigo contra el capitán, John Terry, por proferir insultos racistas. Capello, calificó su salida del equipo inglés como "una injusticia", recordó que en su contrato con la Federación inglesa figuraba una cláusula según la cual el seleccionador es quien elige al capitán del equipo nacional.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×