Recibe nuestro newsletter
 

Revive Paçaembu reliquias brasileñas

  • La fachada de la casa de Corinthians refleja el estilo de 1940. (Foto: Juan Martín Montes)
  • Pelé y Garrincha cuentan con una instalación dedicada a ellos. (Foto: Juan Martín Montes)
  • Los botines reflejan la evolución del futbol. (Foto: Juan Martín Montes)
 

Juan Martín Montes | MEDIOTIEMPO (Enviado)
Sao Paulo, Brasil, jueves 29 de Noviembre del 2012

  • El museo del estadio-casa de Corinthians recorre los momentos históricos del futbol brasileño y mundial
  • Revisa las imágeles del museo en la Galería
Pocas historias futbolísticas son dignas de museo. Entre ellas obviamente está la brasileña, cuyos “vestigios” y momentos históricos son presumidos en el Estadio Paçaembu.

El legendario inmueble, casa del Corinthians, cuenta con un museo que no sólo recuerda los primeros días en que un balón rodó por tierras de la “Verdeamarelha”, sino también por episodios como el “Maracanazo” y cada uno de los Mundiales desde 1930, con los cinco títulos brasileños incluidos.

En varias salas a la entrada del estadio y por debajo de las gradas, este espacio recorre la historia de Brasil, más allá de las canchas para reflejar la influencia que el futbol ha tenido en el país que será sede del próximo Mundial.

Astros como Pelé y Garrincha son recordados como “ángeles” en páneles de vidrio, donde sus imágenes son proyectadas al momento del regate o del disparo a gol.

Audios de narraciones originales de goles históricos tanto de la Selección Brasileña como de sus equipos de la Liga nacional, son revividos en cabinas, mientras que en pantallas se rememoran anotaciones clave, analizadas por periodistas locales.

En la sala dedicada a lo más antiguo, el Museo del Paçaembu menciona a Charles Miller, el considerado padre del futbol en este país, quien nació en Sao Paulo pero vivió un tiempo en Inglaterra, de donde volvió con un par de pelotas de futbol y una carta con las reglas del deporte a fines del siglo XIX.

Personajes que no fueron futbolistas, pero que impulsaron el futbol en Brasil, también tienen cabida en este espacio, donde incluso hay un área en la que se escuchan los cánticos de las torcidas más emblemáticas.

Espacio aparte tienen las instalaciones de cada uno de los Mundiales, realizadas con pantallas que recuerdan jugadas clave o momentos sociales o políticos que acompañaron a esos torneos.

Ahí se mencionan las Copas del Mundo de México 70' y 86', con una referencia a la buena organización e imágenes icónicas, como la de Pelé levantando el trofeo Jules Rimet en el Estadio Azteca.

Pero ese no es el único espacio dedicado a Edson Arantes, pues el recorrido finaliza con otra instalación construida con una estructura circular donde se destaca su valía junto a Garrincha, el compañero de Selección con quien nunca perdió un partido vistiendo la “Verdeamarelha”.

La vasta historia del futbol brasileño resulta imposible de resumir en el museo del Estadio Paçaembu aunque, al menos, le hace los honores a sus páginas y personajes más memorables.

[MEDIOTIEMPO]

Comentarios