Brasileños 'juegan' partido contra España

Una aversión "escondida" y una clara intención de hacer sentir a España como el visitante menos esperado en Brasil, fue lo que los aficionados presentes en el Maracaná buscaron durante los 90...
Estadio Maracaná, Brasil -
  • Todos los goles ibéricos fueron abucheados por los brasileños en Maracaná
  • El grito de ¡Tahití, Tahití¡ se combinó con el de ¡Brasil, Brasil! en la tribunas

Una aversión "escondida" y una clara intención de hacer sentir a España como el visitante menos esperado en Brasil, fue lo que los aficionados presentes en el Maracaná buscaron durante los 90 minutos que duró el partido entre los ibéricos y Tahití por el Grupo B de la Copa Confederaciones 2013. Tan pronto saltó España a calentar en el césped del estadio, los abucheos y los gritos de ¡Tahití, Tahití! comenzaron a aparecer, aunque algunos aprovecharon la rima para gritar ¡Brasil, Brasil! y dejarle en claro al Campeón del Mundo el estadio y el país en el que se encontraba después de que se ha mencionado a un Brasil-España como la Final ideal para el torneo. Ya en la ceremonia de los himnos la situación no fue distinta, apenas unos cientos de españoles lanzaron aplausos para su equipo, mientras que tras el himno de los oceánicos, el alarido y la ovación del Maracaná explotó como sí se tratase de un cuadro local o que conocieran desde hace muchos años, algo que se reflejó en el rostro de los jugadores, ya que para ellos era todo un logró haber pisado la histórica cancha. El duelo comenzó y bastó que César Azpilicueta fuera el primer español en tocar la pelota para que los abucheos masivos del Maracaná aparecieran. Cualquier pelota robada, recuperada o inclusive despejada por la defensa de Oceanía era motivo para que los gritos hicieran acto de presencia. Y qué decir de los intentos de llegada a la portería española, pues todo era motivo para presionar a los europeos y de aliento para los tahitianos. El aliento encontró su primer revés apenas a los cuatro minutos de iniciado el encuentro con el gol del "Niño" Torres que de inmediato fue abucheado por todo el estadio para después comenzar con el grito de "Volveremos Tahití" en referencia a la intención de buscar darle vuelta al marcador. Los "oles" también aparecieron aunque lejos de apoyar a la nación de la cual surgieron, pues aunque los tahitianos sólo ligaban dos o tres pases, eran suficientes para provocarlos en la tribuna. El aliento siguió y de hecho los gritos fueron tales que a los 30 minutos "ayudaron" a cobrar una falta en favor de Tahití que estaba lejos de ser tras un choque de Albiol con Thehau, centro delantero de la escuadra oceánica. Poco a poco cayeron los goles y el impulso se fue apagando, pues aunque el abucheo fue masivo para los tantos españoles, no había forma de que la tribuna se encendiera con alguna llegada de Tahití. La despedida fue totalmente emotiva. El equipo oceánico formo una valla para despedir a los españoles y después todo el grupo, incluyendo el cuerpo técnico agradeció al Maracaná que se le entregó por completo en un recuerdo que será imborrable para los jugadores y todo Tahití.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×