El 'latino' de Nueva Zelanda

En la Selección de Nueva Zelanda no todo es juego aéreo ni la solidez defensiva que compensa las carencias al ataque.
En la Selección de Nueva Zelanda no todo es juego aéreo ni la solidez defensiva que compensa las carencias al ataque.
 En la Selección de Nueva Zelanda no todo es juego aéreo ni la solidez defensiva que compensa las carencias al ataque.  (Foto: Getty)
  • Marco Rojas destaca como el hombre desequilibrante de los ‘All Whites’

En la Selección de Nueva Zelanda no todo es juego aéreo ni la solidez defensiva que compensa las carencias al ataque.   De sangre latina, con sólo 1.66 metros de estatura, Marco Rodrigo Rojas es el nombre y el hombre distinto en el equipo que enfrentará el Tricolor el 13 y 20 de noviembre para buscar el boleto a Brasil 2014.   De origen chileno pues su padre vivió en el país andino hasta los siete años de edad, cuando huyó de la dictadura militar, Rojas fue la sensación en Oceanía hasta mediados de este año en que fue fichado por el Stuttgart con un contrato por cuatro años.   Le conocen como el “Kiwi Messi” y él considera el apodo una exageración. Lo cierto es que antes de emigrar a Alemania, donde también se rumoró del Bayern Munich y Borussia Dortmund como sus posibilidades, fue el Mejor Jugador de la Liga australiana en la Temporada 2012-13, por lo que recibió la Medalla Jhonny Warren, por encima de leyendas como el italiano Alessandro del Piero (Sydney FC), galardón que combinó con el de Mejor Jugador Joven.   Precisamente hoy cumple 22 años el atacante que puede fungir de volante tanto por el perfil izquierdo como por el derecho y quien manifestó hace unos días, en entrevista para la cadena ESPN, que Nueva Zelanda no renunciará a sorprender en el frente, por mucho que vaya a conformar una muralla en los dos duelos frente a México.   “A lo mejor vamos a estar defendiendo mucho en esos dos partidos pero tenemos la calidad al frente, en el medio campo para hacer algo y a lo mejor hacer uno o dos goles. Si defendemos bien tenemos el chance para ganar el partido”, expresó.   “Nadie espera que nosotros ganemos, nosotros sabemos y para nosotros es una buena situación de estar, sin nervios, sin nada que perder, a ir y jugar y ganar”.   A pesar que Nueva Zelanda no superó la Fase de Grupos en el Mundial Sub 20 del 2011 en Colombia, Rojas destacó como uno de los elementos a seguir en toda la competencia.   “Me gusta mucho cómo juega Alexis Sánchez. Quiero ser como él”, aseguró durante ese torneo, con un incipiente español, cuando los medios chilenos comenzaron a valorar la pérdida para la Selección andina, pues Rojas ya no era elegible más que para Nueva Zelanda.   Para esa época ya era un profesional, pues había debutado en el 2009, con apenas 17 años de edad, en el Wellington Phoenix, el club neozelandés que juega en la Primera División de Australia.   Ahí llegó gracias a Ricki Herbert, quien se convenció del joven al verlo ganar un certamen juvenil. Hoy, ese entrenador es también quien lo dirige en la Selección de Nueva Zelanda, para la que ayer se confirmó su convocatoria de cara a los partidos frente a México.   Dos años después, en el 2011, fue fichado por el Melbourne Victory, de la misma Liga australiana, donde se llevó todos los premios al final de la última campaña, antes de partir al Stuttgart.   "Recibir la Medalla de Johnny Warren a la edad de sólo 21 años es una hazaña impresionante, sobre todo si tenemos en cuenta que también sacó el premio al Jugador Joven del Año. Y creo que todavía hay un montón de cosas mejores por venir para Marco", expresó su DT en el Victorym Ange Pastecoglou a mediados del 2013.   "Aunque nos hubiera gustado que se quede aquí un poco más de tiempo, sabíamos que no podíamos interponernos en sus ambiciones europeas. Está bien, porque atrajo la atención de todo el mundo durante este año".

No te pierdas