Sudáfrica 1-0 España... Triste regreso del Campeón al Soccer City

Sudáfrica saboreó un momento histórico el día que derrotó a la Selección campeona del mundo (1-0), una España desconocida que convirtió la fiesta del regreso al escenario del éxito, el Soccer...
Sudáfrica saboreó un momento histórico el día que derrotó a la Selección campeona del mundo (1-0), una España desconocida que convirtió la fiesta del regreso al escenario del éxito, el Soccer City, en uno de sus peores encuentros.
 Sudáfrica saboreó un momento histórico el día que derrotó a la Selección campeona del mundo (1-0), una España desconocida que convirtió la fiesta del regreso al escenario del éxito, el Soccer City, en uno de sus peores encuentros.  (Foto: EFE)
Estadio Soccer City, Johannesburgo, Sudáfrica... (Reuters) -
  • La escuadra Ibérica tuvo sus oportunidades pero no las pudo concretar ante la figura de Khune, portero rival
  • Reyna sustituyó a Váldes, pese a que los cambios de España estaban agotados

Sudáfrica saboreó un momento histórico el día que derrotó a la Selección campeona del mundo (1-0), una España desconocida que convirtió la fiesta del regreso al escenario del éxito, el Soccer City, en uno de los peores encuentros de la “era Del Bosque”.

Hay fechas totalmente prescindibles en el calendario FIFA. Partidos a los que se puede renunciar porque afectan a la imagen. Aparcado el aspecto emotivo del regreso al paraíso, se palpa en la intensidad con la que juegan los futbolistas.

Sus mentes están en otras batallas a estas alturas de la temporada y los partidos adquieren un mayor carácter amistoso.

Se comprobó en Guinea Ecuatorial, donde la dureza invitó a no ir a la guerra. Y la misma tónica continuó en el Soccer City.

Vicente del Bosque quiso homenajear a los que fueron campeones. Diez de los once titulares disfrutaron de la mejor experiencia de sus carreras en Sudáfrica. Todos, menos Nacho Monreal.

Era el reencuentro de Iker Casillas con un escenario donde engrandeció su leyenda de “santo” y el de Andrés Iniesta en el estadio en el que dejó su nombre para la eternidad. Iniesta vivió un reencuentro emotivo y quiso deleitar con su futbol. Dejó acciones de brillantez, sin continuidad porque España nadie le acompañó en la aventura y no pisó el acelerador. Y eso que tenía a su guardia de oro, con el reencuentro de Xabi Alonso y Sergio Busquets ocho meses después.

Sin embargo faltó consistencia cuando Sudáfrica corrió con “balas” como Parker o Matiaba. Jugadores verticales que no piensan con el balón en los pies. Solo enfocan a la portería rival. Les frenó de inicio la madera del poste, siempre fiel amigo de Casillas, cuando un disparo de Manyisa tocó en Ramos y se envenenó.

España salió con una variación en el sistema por el deseo de Del Bosque de juntar a campeones del mundo. Jugó con tres delanteros, un nueve puro como Fernando Llorente que desperdició una oportunidad de las que no tendrá muchas entre tanta competencia.

Es una variante diferente al resto. Del gusto de Del Bosque, pero el nivel de Diego Costa, Álvaro Negredo y jugadores que vienen apretando como Fernando Torres, obligan a aprovechar los minutos. Llorente enganchó un testarazo, a buen centro de Arbeloa, pero remató fuera con todo para marcar.

A España le faltó ritmo y ambición. Creer en lo que jugaba. Ir hacia adelante como equipo. Jugó caminando y hoy en día así no se gana a nadie por mucha diferencia de nivel que exista. Cuando desapareció la emotividad y se rebajó la intensidad con la que salió la “Roja”, comenzaron a mostrarse graves defectos por relajación.

La movilidad de Villa y Pedro cayó continuamente en fuera de juego. Goles bien anulados. Iniesta buscó el gol en la portería donde marcó a Holanda a los 116 minutos. Le faltó puntería entre el sonido de vuvucelas ensordecedor que sonaba desde megafonía. Empujó a los “Bafana bafana”, que liderados por Parker fueron creciendo.

Sacó Casillas un disparo peligroso de Parker y vio como un testarazo a placer de Khumalo, a la salida de un córner, se estrellaba en el lateral de la red cuando el estadio cantaba el gol por el efecto visual. La inercia jugaba contra España e intentó reaccionar en la reanudación. Adelantó metros y juntó líneas buscando un equilibrio que no encontró.

Monreal tuvo el gol en sus botas, pero su zurdazo en carrera lo sacó Khune con las piernas. Precedió a un fallo de Raúl Albiol que costó caro. Perdió el balón en la salida, pegado a banda derecha, y cuando España quiso reaccionar, Sudáfrica ya había explotado su velocidad. Parker entró como una bala y definió con calidad, picando el balón a la salida de Víctor Valdés.

Del Bosque buscó la reacción con la entrada del “Plan B”. Navas pegado a banda y Negredo rematando. No era el día. Lo intentó el vallecano con dos disparos. Se lució el portero sudafricano con el último. Y repitió en la última acción del partido, cuando Raúl Albiol rozó el gol pero se encontró con la estirada de Khune.

Llegaba tras una polémica provocada por la lesión muscular de Valdés. Con todos los cambios realizados por Del Bosque, el delegado FIFA permitió entrar a Pepe Reina y el banquillo de Sudáfrica se quejó con energía. Para ellos ya no era un amistoso. Tenían en la mano la posibilidad de tumbar al Campeón. Y lo hicieron pese a las paradas de Reina, que sacó dos claras a Rantie y evitó que el batacazo fuese aún más peligroso. España no está hecha para amistosos.

FICHA TÉCNICA

1 - Sudáfrica: Khune; Nthethe, Ngcongca, Khumalo (Xulu, m.46), Matlaba; Furman, Jali, Manyisa (Zungu, m.62), Claasen (Tshabalala, m.46), Rantie; y Parker (Patosi, m.90).

0 - España: Casillas (Víctor Valdés, m.46 (Reina, m.80)); Arbeloa, Albiol, Sergio Ramos, Monreal; Xabi Alonso (Navas, m.61), Busquets, Iniesta (Koke, m.74); Pedro (Mata, m.61), Villa (Negredo, m.57) y Llorente (Cazorla, m.46).

Goles: 1-0, m.56: Parker.

Árbitro: William Koto (SDA). Amonestó a Tshabalala por Sudáfrica.

Incidencias: Partido amistoso disputado en el Soccer City, ante la presencia de 36 mil espectadores.