Ministro de Deporte de Brasil pide que no haya 'pánico' por las protestas

El ministro de Deporte de Brasil, Aldo Rebelo, afirmó que "no hay que tener ningún tipo de pánico" por las protestas que hay en el país contra el Mundial de futbol
El ministro de Deporte de Brasil, Aldo Rebelo, afirmó que "no hay que tener ningún tipo de pánico" por las protestas que hay en el país contra el Mundial de futbol
 El ministro de Deporte de Brasil, Aldo Rebelo, afirmó que "no hay que tener ningún tipo de pánico" por las protestas que hay en el país contra el Mundial de futbol
Sao Paulo, Brasil (Reuters) -
  • El Ministro garantiza la seguridad durante el Mundial 

El ministro de Deporte de Brasil, Aldo Rebelo, afirmó que "no hay que tener ningún tipo de pánico" por las protestas que hay en el país contra el Mundial de futbol y volvió a garantizar la seguridad durante el evento de la FIFA.   "Nadie puede matar, agredir o depredar en manifestaciones, pero la protesta pacífica es legítima y no tiene que haber preocupaciones por eso", declaró el ministro.   Rebelo fue cuestionado sobre las manifestaciones que diversos movimientos sociales realizan en al menos 15 ciudades del país contra el alto gasto público en el Mundial que comenzará el próximo 12 de junio, que se han mezclado con huelgas y protestas en demanda de mejores servicios.   "Por lo que vi, son reivindicaciones específicas de grupos de trabajadores, pero nada relacionado con el Mundial", dijo Rebelo, pese a que la propia convocatoria de las manifestaciones incluye el rechazo a la gran cita del futbol mundial y a la inversión pública en el evento.   El ministro reiteró que siempre que las manifestaciones mantengan un carácter pacífico serán permitidas, pero insistió en que aquellas que se tornen violentas serán reprimidas.   "La violencia no puede ser tolerada. En un Estado de Derecho, el orden democrático precisa ser defendido", argumentó.   Rebelo dijo que Brasil está en condiciones de organizar uno de los mejores Mundiales ya realizados y garantizó que el país "estará a la altura de las mejores expectativas".   En ese marco, afirmó que "no hay que tener ningún tipo de pánico" en relación a la seguridad de las selecciones, delegaciones y los cerca de 600.000 extranjeros que son esperados para el Mundial.   Las protestas son una extensión de las masivas manifestaciones que, en junio del año pasado, tomaron las calles de todo el país en medio de la Copa Confederaciones, evento de la FIFA previo al Mundial de futbol.

No te pierdas