Johannesburgo vivió esperanzada y exultante Semifinal ante Brasil

Los ciudadanos de Johannesburgo vivieron hoy esperanzados y exultantes el encuentro de Semifinales de la Copa Confederaciones que enfrentó a la Selección de Sudáfrica contra la de Brasil.
Los ciudadanos de Johannesburgo vivieron hoy esperanzados y exultantes el encuentro de Semifinales de la Copa Confederaciones que enfrentó a la Selección de Sudáfrica contra la de Brasil.
 Los ciudadanos de Johannesburgo vivieron hoy esperanzados y exultantes el encuentro de Semifinales de la Copa Confederaciones que enfrentó a la Selección de Sudáfrica contra la de Brasil.
Johannesburgo, Sudáfrica (Reuters) -
  • Las temperaturas descendieron por debajo de los 8 grados,

Los ciudadanos de Johannesburgo vivieron hoy esperanzados y exultantes el encuentro de Semifinales de la Copa Confederaciones que enfrentó a la Selección de Sudáfrica contra la de Brasil, calificada por el propio técnico sudafricano, el brasileño Joel Santana, como "un acontecimiento histórico".

"Necesitamos ganar hoy para pasar a la Final. Ayer se hizo historia y hoy los “Bafana Bafana” van a ganar a Brasil"

"Necesitamos ganar hoy para pasar a la Final. Ayer se hizo historia y hoy los “Bafana Bafana” van a ganar a Brasil", afirmó con entusiasmo Lerogholi Makhoba, habitante del barrio de Alexandra, al norte de Johannesburgo, en los prolegómenos del encuentro.

Durante el partido, las temperaturas descendieron por debajo de los 8 grados, algo que quizá afectó a los escasos aficionados brasileños, a los que prácticamente no se pudo ver ni escuchar. Pero, desde luego, no perjudicó a los sudafricanos, que hicieron sonar sus ya populares "vuvuzelas" (trompetas) sin cesar.

"¡Viva Bafana! ¡Hoy jugamos en casa y vamos a destrozarles!", gritó Gomolemo Mashuga, del popular distrito de Soweto, "vuvuzela" en mano.

En los alrededores del estadio también se pudo sentir la popularidad que ha alcanzado en Sudáfrica la Selección Española, pues numerosos aficionados expresaban su pesar por su eliminación de la víspera frente a Estados Unidos.

"Quería que ganara España, porque es el Campeón europeo, y quería verles llegar lejos; pero la próxima vez será", afirmó Obi Monokeng pocos minutos antes de que diera comienzo el encuentro de hoy.

En esta ocasión, los ánimos de los brasileños se vieron ahogados por la masiva afluencia de aficionados sudafricanos y en las gradas, en las que se confundía el color amarillo de las camisetas de ambas selecciones, los seguidores de los "Bafana Bafana" no se cansaron de animar a sus jugadores durante todo el partido.

Los intensos abucheos cuando el equipo brasileño estaba en posesión del balón, y los histéricos gritos de ánimo cuando la Selección Sudafricana se acercaba a la portería, protagonizaron el encuentro.

En las gradas, varias pancartas expresaban las esperanzas de los aficionados sudafricanos, con mensajes como el popular "Yes we can" del Presidente estadounidense Barack Obama.

Por su parte, los brasileños que asistieron al evento quisieron festejar la figura de Nelson Mandela, padre de la democracia sudafricana y considerado un héroe nacional en su país. "Mandela es brasileño", se leía en una pancarta en el graderío ocupado por la hinchada sudamericana.

Durante esta segunda Semifinal, también ha tenido un lugar destacado la lucha contra el racismo, como parte de la octava edición de "Días Anti-discriminación", con la pancarta que se expuso al inicio del encuentro de "Di no al racismo" y los manifiestos que leyeron los Capitanes de ambos equipos.

Cuando se inició el partido, que comenzó exactamente a las 20.30 hora local (13:30 tiempo del centro de México), acorde a la puntualidad de la que presume la FIFA, las bajas temperaturas habían comenzado ya a afectar a los jugadores brasileños que, a excepción de Gilberto Silva y Lucio, llevaban guantes cuando salieron a calentar poco antes del partido.

Como sucedió también en Pretoria con la celebración del encuentro Brasil-Italia del pasado domingo, las zonas aledañas al Ellis Park se vieron colapsadas por los cortes en las carreteras que ordenó el Comité de Organización Local y, al oeste de la ciudad, la Policía colocó puntos de control a varios kilómetros del estadio.

Sin embargo, a pesar de las críticas que se han recibido incluso antes de celebrarse la Copa Confederaciones, el equipo brasileño ha sido uno de los que se ha mostrado gratamente sorprendido con la organización del Torneo.

Es el caso del Presidente de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF), Ricardo Teixeira, que hizo público ayer un comunicado en el que señalaba que "Sudáfrica está sorprendiendo al Mundo con la organización ofrecida hasta ahora ante la próxima edición de la Copa del Mundo".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×