Complica manifestación accesos al Castelao

Con mucho kilometraje caminado debió llegar la afición para el partido entre Brasil y México de esta tarde.
Con mucho kilometraje caminado debió llegar la afición para el partido entre Brasil y México de esta tarde.
 Con mucho kilometraje caminado debió llegar la afición para el partido entre Brasil y México de esta tarde.  (Foto: Reuters)
Fortaleza, Brasil -
  • Los camiones de ambos equipos pudieron llegar al inmueble sin toparse con la manifestación

Con mucho kilometraje caminado debió llegar la afición para el partido entre Brasil y México de esta tarde.   Las manifestaciones, a aproximadamente tres kilómetros del Estadio Castelao, obligaron a la Policía y el Ejército brasileños a establecer varios retenes alrededor del inmueble, sin dar acceso más que a los seguidores que contaran con boleto.   Los filtros de seguridad fueron ubicados a varias cuadras de distancia del inmueble, por lo que fueron muy pocos los fanáticos que tardaron menos de una hora para llegar a la sede del juego.   "Venimos de Puebla, venimos del aeropuerto, hay unos autobuses que traen a todas las personas para acá y sí estaba muy difícil, el tráfico estaba imposible", explicó Joaquín Valbanera.   Todo el circuito que rodea al estadio lucía desierto de automóviles, a excepción de los de los cuerpos de seguridad, o ambulancias, una de las cuales atendía a un fotógrafo que recibió una pedrada en las protestas.   Si bien la afición ha sido brasileña en una abrumadora mayoría, las camisetas verdes no han escaseado.   "Se complicó la llegada porque se combina con las manifestaciones, aquí los locales están en contra de que hay mucha inversión para Confederaciones y Copa del Mundo, pero uno como turista, como mexicano, como fan, realmente no tiene interés en los problemas locales, con todo respeto", señaló Aldring Martínez, oriundo de Poza Rica, Veracruz.   Lo que tampoco fue excepción fueron los pequeños contingentes de manifestantes que llegaron hasta el estadio, alrededor del cual caminaron de manera pacífica y en muchísimo menor número que la protesta a tres kilómetros, donde enfrentamientos, gas lacrimógeno y mucho descontento, estampa radicalmente distinta a lo que sucedía ya en el inmueble, lleno de expectativa por el encuentro.   A a pesar de todo, los autobuses de ambas Selecciones llegaron sin problemas al Castelao sin pasar por la manifestación.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×