Ejército brasileño resguarda el Brasil-Uruguay

El estadio Mineirao de Belo Horizonte se ha convertido en un auténtico búnker por parte del ejército brasileño, que resguarda el inicio de la Semifinal de la Copa Confederaciones entre Brasil y...
El estadio Mineirao de Belo Horizonte se ha convertido en un auténtico búnker por parte del ejército brasileño, que resguarda el inicio de la Semifinal de la Copa Confederaciones entre Brasil y Uruguay.
 El estadio Mineirao de Belo Horizonte se ha convertido en un auténtico búnker por parte del ejército brasileño, que resguarda el inicio de la Semifinal de la Copa Confederaciones entre Brasil y Uruguay.  (Foto: Juan Manuel Terán)
Belo Horizonte, Brasil -
  • Los retenes de seguridad se colocaron a más de un kilometro del estadio

El estadio Mineirao se ha convertido en el sitio más vigilado de Brasil en las últimas 24 horas. Miles de elementos de seguridad de las diferentes corporaciones policiacas se han dado a la tarea de resguardar el inmueble en el que Brasil y Uruguay definirán al primer finalista de la Copa Confederaciones 2013.

Tanta es la preocupación que tienen las autoridades de Belo Horizonte en el estado de Minas Gerais que han recurrido al ejército brasileño para ser parte de los elementos de seguridad que estarán presentes en las inmediaciones del estadio. 

Desde este martes por la noche comenzó el operativo de seguridad que incluyó la colocación de vallas que se convirtieron en barricadas y vigilancia durante toda la madrugada tanto vía terrestre como aérea, pues los helicópteros fueron una de las herramientas. Los anuncios en la televisión, radio y redes sociales tenían al mediodía como el inicio de la manifestación que comenzó en el obelisco del centro de Belo Horizonte y que tenía como objetivo arribar a los alrededores del estadio para "tomarlo". Eso provocó que los retenes de seguridad fueran colocados a poco más de un kilómetro de distancia y tanto aficionados como los miembros de los medios de comunicación y autoridades tuvieran que pasar dos filtros antes de llegar al inmueble e incluso caminar una gran distancia pues el acceso de vehículo era totalmente restringido. Eran apenas las 10 de la mañana cuando ya al menos unos 2 mil aficionados brasileños se encontraban en los alrededores del estadios Mineirao, mientras que a falta de cuatro horas para comenzar el cotejo, la sala de prensa estaba completamente abarrotada, pues todos llegaron al estadio antes de comenzar las protestas. 

Los diferentes comercioes y princpalmente los bancos que se encuentran en el centro de Belo Horizonte recurrieron a tablones de madera para resguardar sus fachadas ante los incidentes de vandalismo en los que han decantado las manifestaciones.

De esa forma, el Mineirao de Belo Horizonte es uno de los sitios más vigilados del mundo este miércoles, pues tendrá millones de ojos encima tan sólo por el encuentro de futbol y como ingrediente con las manifestaciones.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×