El Maracaná es nuestro: afición brasileña

La afición presente en la tribuna.
La afición presente en la tribuna.
A+A-
Estadio Maracaná, Río de Janeiro, Brasil
  • Los brasileños dejaron en claro que el pasado está sepultado y no se repetirá

Fue el grito de guerra. Esta noche no debía quedar ninguna duda y así lo fue. La afición se combinó con los 11 brasileños que se postraron sobre el terreno de juego para golear, bailar y derrotar a España, pero además dejar en claro que en su casa se les respeta. En las calles, en el transporte público y en el estadio el grito fue "¡Maracaná é nossa aha uh!" que se repitió tantas veces como la afición pudo y que por momentos dejó de lado al más tradicional canto brasileño que resalta el orgullo y el amor por la patria. Y es que los casi 80 mil aficionados que se dieron cita en el estadio tenían seguro que no había mejor oportunidad de volver a los primeros planos que vencer a la mejor Selección del mundo, ganar la Confederaciones por cuarta vez y colgarse la etiqueta de favoritos para su Mundial que en el Estadio Maracaná. El coloso brasileño rugió con el himno nacional y desde ese momento no paró de alentar cada uno de los minutos que duró el partido. Si bien el recuerdo del 'Maracanazo' nunca se olvidará, hoy dejaron en claro que está muy lejos de repetirse.

Recomendaciones
Comentarios