Santos dijo adiós al sueño libertador

Santos Laguna sentenció su propio destino al caer en casa ante Lanús 2 goles por cero (4-1 global) y se quedó estancado en los Octavos de Final de la Copa Libertadores.
Santos Laguna sentenció su propio destino al caer en casa ante Lanús 2 goles por cero (4-1 global) y se quedó estancado en los Octavos de Final de la Copa Libertadores.
 Santos Laguna sentenció su propio destino al caer en casa ante Lanús 2 goles por cero (4-1 global) y se quedó estancado en los Octavos de Final de la Copa Libertadores.  (Foto: Notimex)
Torreón, Coahuila, México -
  • Santos se quedó en Octavos como hace 10 años
  • Lanús enfrentará al Bolívar en los Cuartos de Final

Adiós al sueño libertador, Santos Laguna sentenció su propio destino al caer en casa ante Lanús 2 goles por cero (4 a 1 global) y se quedó estancado en los Octavos de Final de la Copa Libertadores.   El Granate tuvo la virtud de morder en la salida, de presionar constantemente y de cortarle el juego a unos Guerreros que simplemente nunca pudieron superar al rival, sin embargo, los goles fueron producidos primero por fallas que por aciertos de los argentinos. Es decir, Santos cavó su propia tumba.   Lacerda equivocó de manera grave al dejarle la esférica a Ismael Blanco para que este abriera la cuenta sin sentir siquiera la presencia de un enemigo, y al arrancar el segundo tiempo, el novato Sergio Ceballos derribó a Lautaro Acosta en el área, con lo que quedó sellado el cruel destino para los mexicanos, que de nueva cuenta se quedaron estancados en los Octavos de Final al verse obligados a marcar 4 para salir delante de la empresa que se convirtió en una verdadera misión imposible.   A Santos le tomó tiempo acomodarse y sacudirse el asedio,  encontró el espacio por la banda derecha aprovechando la velocidad de Darwin Quintero pero la precisión al momento de definir falló en repetidas ocasiones.   Los habituales errores defensivos de Santos le dieron el gol a Lanús; a los 28 minutos Jonathan Lacerda dejó una bola muerta en el área que recogió Ismael Blanco para empujarla sin presión ni marca alguna, poniendo el 1 por 0, 3 a 1 global en favor del Granate.   Caixinha ajustó para el segundo tiempo sacando a Rafael Figueroa y haciendo ingresar a Mauro Cejas, se la jugó con un solo contención acomodando a Sergio Ceballos como defensor central. Pero este movimiento le salió caro. A los 48´, Ceballos cometió una falta sobre Lautaro Acosta que fue bien señalada como penal por el central. Paolo Goltz cobró con potencia venciendo a Oswaldo Sánchez y poniendo el 0 a 2, 4 a 1 global.   El "Topo" perdió la cabeza al pegar una patada a Diego González lo que le valió para llevarse la roja, sentenciando así el destino fatal de los laguneros. Así se escurrió el tiempo que sirvió sólo para alargar la agonía, mientras que los del "Mellizo" le metieron cancha, supieron manejar el juego y la desesperación del rival pero sin renunciar por completo al frente y provocando en más de una ocasión el estremecimiento de los laguneros y sus aficionados que fueron testigos de la debacle santista.