Vive Real Madrid su peor crisis económica y deportiva

El Real Madrid atraviesa uno de los peores momentos de su historia, tras su eliminación de dos de tres competiciones (Copa del rey y Champions League) y sus malos resultados en la liga donde son...
 El Real Madrid atraviesa uno de los peores momentos de su historia, tras su eliminación de dos de tres competiciones (Copa del rey y Champions League) y sus malos resultados en la liga donde son segundos a 11 unidades del líder Barcelona, pero además su g

MEDIOTIEMPO | Agencias21 de Marzo de 2005

El Real Madrid atraviesa uno de los peores momentos de su historia, tras su eliminación de dos de tres competiciones (Copa del rey y Champions League) y sus malos resultados en la liga donde son segundos a 11 unidades del líder Barcelona, pero además su gestión económica presenta graves déficit.

Según reportajes publicados hoy por las revistas españolas Tiempo e Interviú, el Presidente de la entidad blanca Florentino Pérez deberá abordar un auténtico cambio en la estructura del club, que pasaría por un replanteamiento del equipo y un saneamiento de sus deudas.

Las publicaciones consideran que "Florentino es un hombre de empresa, que no de futbol" y "ha creado una factoría de ocio y entretenimiento, con una visión casi imperial de su comunicación con sus socios y sus simpatizantes en todo el mundo."

Además, según un estudio encargado por Tiempo a tres economistas, el modelo económico del club podría estar "tambaleándose" ya que "los manejos contables de Florentino Pérezdistorsionan la realidad patrimonial de la entidad".

Cuando Florentino Pérez asumió la presidencia, la deuda bruta del club era de 237 millones de dólares, y 4 años después se ha disparado hasta los 570 millones, según el citado informe.

En la última Asamblea de Socios, en 2004, anunció beneficios en la actividad ordinaria del club por valor de 50 millones de dólares, mientras que en las 3 temporadas anteriores, había registrado 692 millones de dólares de pérdidas.

Dichas actividades comprenden los ingresos y los gastos que generan las competiciones, el marketing y las retransmisiones televisivas.

La directiva del Madrid maquilló los resultados, cambiando la forma de presentarlos, ya que "de haber seguido los mismos criterios que en los años anteriores, habría tenido que declarar pérdidas de más de 33 millones de dólares", según el informe.

El cambio se produjo en el capítulo de amortizaciones, ya que mientras anteriormente el pago por la contratación de un jugador se afrontaba el mismo año de su compra, ahora el club lo divide en varias partidas (gastos extraordinarios y ordinarios).

Para eludir la quiebra, el club vendió la Ciudad Deportiva y obtuvo 659 millones de dólares de beneficios extraordinarios durante los ejercicios 2003 y 2004.

Además Pérez incluyó como ingresos de 2001 dinero cobrado por la venta -la mayoría- de los derechos de marketing e imagen del club y de los jugadores, hasta 2013, lo que supuso en total otros 154 millones de dólares.

Para reducir el monto de su deuda, el club incluyó en el apartado de "inmovilizaciones financieras" otros 32 millones de dólares, pagados a Hacienda en concepto de imagen y marca en los períodos 1990-1993 y 1996-1999.

"De acuerdo con el principio de prudencia, esta cantidad no se puede contabilizar como ingreso hasta que los tribunales reconozcan en sentencia firme que el dinero es del club", añadieron lo expertos.

Muchos aficionados consideran que el actual presidente perdió el respeto de muchos jugadores de la plantilla y se olvidó de preservar el césped dejando para el final lo primero: el juego.

Su política frente al Madrid se resume en "una notable recalificación de terrenos (_); el gasto del presupuesto anual en grandes fichajes; el despilfarro en la criticada venta de algunos jugadores, como Fernando "Moro" Morientes al Liverpool inglés y Flavio Concein‡ao", según Interviú.

También apunta polémicas decisiones deportivas entre las que señala que "prescindiera de Vicente del Bosque al frente del primer equipo", quien fue sustituido por el portugués Carlos Queiroz en la temporada 2003-2004.

Tras el fracaso de la llamada "política de Zidanes y Pavones" (la combinación de estrellas internacionales y jóvenes de las escuelas de futbol del club), ambas publicaciones coinciden en la necesidad del club banco de pensar en un nuevo proyecto.

"Tan sencillo o tan difícil como tener una plantilla joven, comprometida y equilibrada, con dos jugadores por puesto y un entrenador capaz de mantener la llama".

Para Interviú, "aunque el Real Madrid, ahora, quisiera prescindir de sus Galácticos, le sería bastante difícil, por no decir imposible, a juzgar por la fuerte inversión (471 millones de dólares) que acometió para traerlos".

A Florentino no le tembló el pulso cuando tuvo que prescindir del entrenador Vicente del Bosque, del veterano zaguero Fernando Hierro, el atacante Fernando Morientes y el argentino Fernando Redondo, de hecho, de la actual plantilla, sólo mantienen estrechas relaciones con Zinedine Zidane y Ronaldo.

Por su parte el capitán, Raúl González, que lleva 11 años en el equipo y ganó tres Copas de Europa y cuatro Ligas comentó recientemente: "si soy un estorbo me voy".

Florentino Pérez, por el momento, no habla de las bajas que puedan producirse, sólo de incorporaciones, y le gustaría traerse, otra vez, al actual técnico de la Juventus de Turín, Fabio Capello, hombre que ya dirigió a los blancos a ganar el título de liga en 1998.

Lo cierto es que el malestar se deja sentir también fuera del vestuario, y durante los partidos se escuchan ya en la grada los pitidos y abucheos de los madridistas.

La eliminación de la Copa del Rey contra el Valladolid, la caída en la Champions League a manos de la Juventus y la tremenda impotencia liguera han sacado a la luz demasiadas miserias futbolísticas. Todo apunta que en el Bernabéu es momento para la autocrítica. 

[ntx]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×