Crisis en la directiva del Barcelona

El Vicepresidente del Barcelona, Sandro Rosell, presentó hoy su dimisión, agudizando una crisis en la directiva azulgrana que fue calificada de "guerra total" por los medios de comunicación locales.
El Vicepresidente del Barcelona, Sandro Rosell, presentó hoy su dimisión, agudizando una crisis en la directiva azulgrana que fue calificada de "guerra total" por los medios de comunicación locales.
 El Vicepresidente del Barcelona, Sandro Rosell, presentó hoy su dimisión, agudizando una crisis en la directiva azulgrana que fue calificada de "guerra total" por los medios de comunicación locales.

MEDIOTIEMPO | Agencias2 de Junio de 2005

El Vicepresidente del Barcelona, Sandro Rosell, presentó hoy su dimisión, agudizando una crisis en la directiva azulgrana que fue calificada de "guerra total" por los medios de comunicación locales.

En rueda de prensa, Rosell acusó al Presidente de la entidad barcelonista, Joan Laporta, de haber "desvirtuado el proyecto" y aseveró que a la gestión de éste "le ha faltado transparencia y democracia".

Rosell se convirtió en el segundo Vicepresidente que abandona el cargo esta semana, tras la dimisión del médico Jordi Monés el martes pasado, y en el tercer directivo que deja su cargo, tras la dimisión, anunciada también hoy, de Josep María Bartomeu, antiguo responsable del equipo de baloncesto. Todos ellos acusaron a Laporta de falta de "transparencia" en sus actuaciones al frente de la presidencia que ocupa desde hace 2 años y que parecía estar pasando por un momento dorado gracias a la reciente conquista del título liguero.

La dimisión de Rosell se produjo 24 horas después de que otros 4 Vicepresidentes fieles a Laporta pidieran en rueda de prensa a los posibles dimisionistas que aclarasen cuanto antes su posición para calmar la crisis cuya dimensión podría aumentar.

Albert Vicens, Ferran Soriano, Marc Ingla y Alfons Godall pusieron de manifiesto, este martes, la guerra abierta que vive la directiva barcelonista al solicitar por los cauces previstos en los estatutos una reunión extraordinaria de la Junta Directiva.

El objetivo de la misma fue pedir a los directivos que manifestaron en público su descontento con Laporta (Rosell y Monés, por ejemplo), que aclaren su postura para resolver de forma rápida el conflicto y presenten su dimisión en el seno de la Junta.

Rosell explicó que el motivo principal de su decisión es que "el proyecto se ha ido desvirtuando durante estos dos años. Ha sido una gestión sin independencia, transparencia y democracia".

El ex directivo, con quien el entrenador azulgrana Frank Rijkaard admitió que las cosas "no funcionaban", indicó que acepta su condición de perdedor, "pero si me voy, el Presidente estará más relajado, no quiero forzarle a que me destituya".

Con la salida del cargo de Vicepresidente del directivo "crítico", la cúpula azulgrana espera cerrar la crisis Laporta-Rosell, que tuvo uno de sus puntos álgidos cuando el Presidente y Josep María Bartolomeu mantuvieron un disputa en público.

Rosell fue contundente a la hora de calificar su paso por el Barça y sostuvo haber perdido horas en contactos en un proyecto que el Presidente ha desvirtuado.

Lanzó un mensaje dirigido personalmente a Laporta, a quien solicitó que no se olvide nunca de los socios, "porque son ellos los que te han elegido", y a quienes quiso tranquilizar al aseverar que Ronaldinho sigue y seguirá siendo del Barça.

Sobre las palabras del técnico holandés en las que criticaba la falta de comunicación con él, Rosell manifestó que Rijkaard no tiene culpa, porque "le echaron a los leones".

Respecto a la posibilidad de presentar su candidatura a la presidencia del club catalán, Rosell declaró que no quiere serlo, "pero como dice un amigo mío -agregó- nunca digas nunca".

Luego de la dimisión de Monés, Rossell y Bartomeu, quedan 14 Vicepresidentes en la Junta Directiva del club Barcelona, el número mínimo estipulado para ese órgano por los estatutos de la entidad azulgrana.

En caso se confirme un abandono más en la vicepresidencia, como podría ser la del descontento Jordi Roix, según indicaron analistas deportivos locales, la Junta se quedaría con 13 miembros.

En ese hipotético escenario, Laporta se vería obligado a nombrar al menos un directivo para no verse forzado a convocar elecciones.   [ntx]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×