Giovani dos Santos quiere debutar en el primer equipo del Barça

El futbolista mexicano Giovani Dos Santos, el último "diamante en bruto" del FC Barcelona, aseveró que ahora sueña con "debutar en el primer equipo del conjunto azulgrana a los 17 años y llegar a...
El futbolista mexicano Giovani Dos Santos, el último "diamante en bruto" del FC Barcelona, aseveró que ahora sueña con "debutar en el primer equipo del conjunto azulgrana a los 17 años y llegar a entrenar con Rafael Márquez".
 El futbolista mexicano Giovani Dos Santos, el último "diamante en bruto" del FC Barcelona, aseveró que ahora sueña con "debutar en el primer equipo del conjunto azulgrana a los 17 años y llegar a entrenar con Rafael Márquez".

MEDIOTIEMPO | Agencias21 de Octubre de 2005

El futbolista mexicano Giovani Dos Santos, el último "diamante en bruto" del FC Barcelona, aseveró que ahora sueña con "debutar en el primer equipo del conjunto azulgrana a los 17 años y llegar a entrenar con Rafael Márquez".

En entrevista, el centrocampista de 16 años manifestó que, tras la conquista de un sueño nunca imaginado, el Mundial Sub-17 2005 con su Selección, ahora quiere crecer tan rápido como el argentino Lionel Messi.

"En el Barcelona me siento muy a gusto y motivado, porque es un equipo de mucha movilidad donde me adapto a todas las posiciones desde el medio de la cancha para adelante, como Messi", declaró Giovani en alusión al hispano-argentino.

Desde que recibió el Balón de Plata mundialista en Perú -sólo por detrás del brasileño Anderson-, Giovani ha sido comparado con los barcelonistas Ronaldinho, por su juego y físico, y con Messi, por el controvertido tema de la naturalización.

A pesar de lo difundido por varios medios deportivos locales, que ahora centran su atención en el internacional mexicano, éste aseguró que "todavía no empezamos los trámites para obtener la nacionalidad española".

Será la próxima semana cuando su representante, Antonio González, se reúna con directivos del club, como Txiki Begiristain, para abordar "cuanto antes" este asunto y las condiciones de su contrato, explicó.

"La naturalización es un tema que no me preocupa ahora, estoy tranquilo porque de eso se encarga mi representante, yo me concentro en jugar y en seguir trabajando", aunque reconoció que le gustaría comenzar este año con los papeleos.

Al tiempo que manifestó sentirse un gran culé, subrayó que como futbolista internacional sólo siente los colores de la Tri, donde espera ahora triunfar con la Sub-20.

Sin querer citar cifras, el hijo del ex futbolsita brasileño "Zizinho" confirmó haber recibido durante el Mundial ofertas de potentes clubes ingleses como Chelsea y Arsenal, "pero llevo 3 años en el Barcelona y quiero seguir aquí".

Desde su llegada a Barcelona como infantil, Giovani ya conquistó la Liga 2004-2005 con el Cadete A y el domingo pasado debutó con un gol en el Juvenil A, sin pasar por el Juvenil B, ante los elogios de prensa y analistas deportivos.

"Mi sueño era ganar títulos con la Selección Mexicana y conseguí triunfar a lo grande con la Sub-17 y ahora sueño con seguir evolucionando en el Barça y debutar en el primer equipo con 17 años, y hasta poder entrenar con Márquez", indicó.

"Es muy buena gente", opinó del zaguero de Michoacán y primer mexicano en la historia de la entidad catalana, donde también juegan sus compatriotas Maribel Domínguez y Patricia Pérez, en el Barça femenil, junto con la nueva "perla" de la cantera.

Cuestionado sobre las comparaciones con el astro Ronaldinho, su jugador favorito, Giovani indicó que tampoco está pendiente de ellas porque en su entorno y en el club, como su estratega Alex García, le recuerdan "que tenga mucha cabeza".

"Me dicen que no se me tiene que subir a la cabeza todo esto", reconoció el adolescente jugador que dio muestras de sencillez, modestia y madurez en todas sus declaraciones en la entrevista junto a su casa, muy cerca del Camp Nou.

“Soy rápido y con potencia física como el 10 del Barça, pero aún me queda mucho trabajo por hacer”, recordó Giovani, quien bromeó sobre la simpatía y afabilidad de “Dinho”, conocido de su padre, como la mayoría de los jugadores brasileños del Barcelona.

Sobre su reincorporación a los trabajos en el Miniestadi, donde entrena con sus compañeros del Juvenil A, afirmó sentirse cómodo en la posición de "9" o falso delantero, "porque me da mucha libertad y es lo que me gusta".

Su estreno con ese combinado, en el duelo liguero ante Cornella, no pudo ser mejor: anotó un golazo –“obra de una jugada en equipo, no sólo mía”, remarcó- en un partido (2-0) al que asistieron unas 700 personas, además de sus padres.

"No es normal ver a tanta gente en el Miniestadi, es bonito, pero nada comparable a los cerca de 50 mil espectadores que tuvimos en Perú, fue impresionante, así como el recibimiento que nos hicieron en México, inolvidable", señaló ilusionado.

Antes de viajar al torneo en Perú, que pasará a la historia de México como la primera vez que una de sus selecciones conquistó un Mundial de balompié, el técnico culé me dijo: "sé que lo vas a hacer bien pero no te lesiones".

"En el Mundial hice disfrutar a la gente, con sombreritos, demostré que juego bien aunque me faltaron cosas por hacer y mi meta es ir al Sub-20, mientras que aquí, en Barcelona, estoy muy motivado" para demostrar que también vale.

Tendrá oportunidad de hacerlo este domingo, en el derby catalán Espanyol-Barcelona Juvenil A, para el que se mostró seguro de la victoria "porque somos superiores", aunque los españolistas van terceros en la tabla, por delante del Barcelona.

El flamante "Balón de Plata", galardón que guarda en la sala de su casa, "para que esté bien visible para las visitas", bromeó, agradeció a su padre todas la enseñanzas que le dio desde chiquito en Monterrey.

"El fue quien me sacó, junto a mis hermanos", el mayor, de 21 años, quien dejó el balompié por los estudios; y Jonathan, de 14, jugador del Cadete A blaugrana tras ser fichado también por los ojeadores del Barç, famosos por sus aciertos.

Cuestionado sobre la conciliación del futbol con sus estudios, Giovani admitió que este año "salgo menos, llego tarde a casa de los entrenamientos -diarios de 5 a 7 de la tarde y los sábados de mañana- y el domingo, jugamos partido".

De Monterrey, de donde salió cuando un ojeador del Barcelona le vio jugar con la Selección Mexicana en un torneo en Francia, Giovani añora a sus amigos, porque la familia, la tengo toda aquí "y hasta mi papá hace platos mexicanos, como el Alambre, que me encanta", concluyó.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×