Tras 25 años de su secuestro, Quini sigue sin querer hablar del tema

El Delegado del Sporting de Gijón y ex delantero de este equipo, del Barcelona y de la Selección Española Enrique Castro, “Quini”, sigue sin querer hablar del secuestro que sufrió en 1981, que...
El Delegado del Sporting de Gijón y ex delantero de este equipo, del Barcelona y de la Selección Española Enrique Castro, “Quini”, sigue sin querer hablar del secuestro que sufrió en 1981, que conmocionó durante casi un mes a toda España y del que mañana
 El Delegado del Sporting de Gijón y ex delantero de este equipo, del Barcelona y de la Selección Española Enrique Castro, “Quini”, sigue sin querer hablar del secuestro que sufrió en 1981, que conmocionó durante casi un mes a toda España y del que mañana

MEDIOTIEMPO | Agencias28 de Febrero de 2006

  • El 1 de Marzo de 1981 se produjo aquél incidente

El Delegado del Sporting de Gijón y ex delantero de este equipo, del Barcelona y de la Selección Española Enrique Castro, “Quini”, sigue sin querer hablar del secuestro que sufrió en 1981, que conmocionó durante casi un mes a toda España y del que mañana se cumplen 25 años.

Durante todo este tiempo Quini siempre rehusó hablar de aquel suceso limitándose a asegurar que perdonó a sus secuestradores, contra los que personalmente nunca tomó acciones legales. "No soy quién para juzgar a nadie", aseguró en su momento.

El 1 de Marzo de 1981 y con España recuperándose del intento de golpe de Estado protagonizado por Tejero, el Barcelona acababa de golear 6-0 al Hércules con 2 goles de Quini cuando, al salir del estadio, fue abordado por unos individuos que a punta de pistola lo introdujeron en su propio coche y se lo llevaron.

Horas después su mujer María Nieves dio la voz de alarma y todo el barcelonismo se movilizó interponiendo una denuncia y llamando incluso al Gobernador civil.

El martes los secuestradores dieron señales de vida al ponerse en contacto con la familia de Quini, a la que pidieron 100 millones de pesetas.

La noticia del secuestro de Quini afectó notablemente al resto de la plantilla y especialmente al centrocampista alemán Bernd Schuster, de quien el delantero asturiano se había hecho muy amigo.

La plantilla llegó a plantearse no jugar hasta que su compañero fuera liberado, pero al final les convencieron a pesar de las reticencias de Schuster. Durante los 6 encuentros en los que Quini estuvo ausente, el Barcelona sólo fue capaz de sumar 1 punto.

Durante todo este tiempo el 9, número de Quini, no fue utilizado por ningún jugador del Barcelona, aunque para ello tuvieran que requerir el permiso de la Federación. Entonces aún se utilizaba la numeración correlativa del 1 al 11.

Mientras tanto, las investigaciones policiales fueron avanzando y el 25 de Marzo fue detenido en Ginebra el primero de los secuestradores, que se había trasladado allí con el fin de cobrar el rescate.

Se trataba del mecánico Víctor Manuel Díaz Esteban, quien confesó dónde estaba oculto el futbolista, en un sótano de una casa en Zaragoza.

Horas después la Policía liberó a Quini y detuvo a los otros 2 miembros de la banda, el electricista Fernando Martín y el también mecánico Eduardo Sendino, quienes acuciados por las deudas idearon el secuestro del entonces mejor delantero de la liga española.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×