Málaga 2-1 Espanyol... La alegría volvió a La Rosaleda

El Málaga consiguió una victoria agónica por 2-1 ante el Espanyol, con dos goles de estrategia, y se alejó algo más del descenso, ante un rival que mereció algo más.
 El Málaga consiguió una victoria agónica por 2-1 ante el Espanyol, con dos goles de estrategia, y se alejó algo más del descenso, ante un rival que mereció algo más.  (Foto: Reuters)
Málaga, España (Reuters) -
  • Málaga tenía casi un mes y medio sin ganar en casa

El Málaga consiguió una victoria agónica por 2-1 ante el Espanyol, con dos goles de estrategia, y se alejó algo más del descenso, ante un rival que mereció algo más, sobre todo en la segunda parte y que continúa su peregrinar negativo como visitante. Con estos tres puntos, el equipo malagueño, que ganó por última vez en La Rosaleda al Getafe (1-0), tomó oxígeno a costa de un Espanyol que, como visitante, sólo ha logrado un triunfo (Deportivo) y mantiene una estadística muy negativa con dos empates y siete derrotas. El Málaga quería zanjar el partido cuanto antes y salió muy concentrado, atacando por las bandas con Gámez y Duda, y presionando a los creadores del Espanyol, Raúl Baena y Javi Márquez. Una internada del capitán Gámez por la derecha, con pase que casi lo introduce en propia portería un defensor, fue al primera intervención acertada del portero camerunés Carlos Kameni. El Espanyol poco a poco recuperó más campo y sus creadores Baena y Márquez tuvieron más presencia. Pero las acciones de estrategia fueron determinantes. Duda lanzó una falta por la izquierda y Fernando, en el punto de penalti, cabeceó el centro de su compañero consiguiendo el primer gol del partido, en el minuto 13. El equipo españolista se vio sorprendido por la acción y su perfecta ejecución. A partir de ese momento, adelantó líneas y un lanzamiento del defensa Chica, tras un córner, hizo intervenir felizmente al guardameta uruguayo Gustavo Munúa, para evitar el gol del empate. El Málaga le dio el balón a su rival para intentar salir al contraataque como ocurrió la pasada jornada en Santander y que tan buen resultado le dio. Los malacitanos, desde el gol, abandonaron el ataque y quedaron a merced del Espanyol, que tampoco tuvo muchos recursos ofensivos. Diecisiete minutos duró el dominio visitante, porque el equipo malagueño volvió a la carga, con más presencia de Benachour y las andadas de Gámez, por la banda derecha. Si el gol del Málaga llegó de falta también lo fue el del empate del Espanyol, casi en las postrimerías de la primera parte. Márquez, lanzó desde la derecha y el central Víctor Ruiz, en la misma línea de gol, puso la igualada. El Espanyol vio que el partido lo podía ganar por las dudas de su oponente y tuvo un inicio de la segunda parte esperanzador. Primera jugada y conflictiva de Munúa con su compatriota el delantero Iván Alonso, que el colegiado solucionó con saque de portería. El Málaga estaba desaparecido. El equipo españolista merecía el gol porque Iván Alonso y, por dos veces, Callejón, una de ellas con un lanzamiento al larguero tras ver adelantado a Munúa en el minuto 56, hicieron daño a los malaguistas totalmente perdidos, sin garra y pundonor. Muñiz, tuvo que recomponer el centro del campo, perdido, y dio entrada a Juanito por Javi López y situó a Fernando, que antes había hecho la función de organizador, en la banda derecha. Parece que le concedió más posesión, pero pocas ideas. El nigeriano Obinna robó un balón y su disparo desde la frontal, fuerte y seco, se fue fuera por escasos centímetros. El encuentro estaba abierto. Un error podría decantar el resultado favorable para cualquier equipo. Luis García, tuvo la oportunidad para el Espanyol pero el disparo salió fuera por poco. Y en la siguiente jugada, un córner lanzado por Duda fue mal defendido por la zaga españolista, el balón quedó en el área pequeña y Obinna lo empujó para adelantar a su equipo (minuto 75). Mucho premio para tan pocas ocasiones. El Málaga se quedó con diez jugadores por la expulsión de Gámez, tras una dura entrada a un contrario en el minuto 84. Desde ese momento, se dedicó a defender para lograr una victoria agónica y muy importante para los malaguistas. Ficha técnica: 2 - Málaga CF: Munúa; Gámez, Stepanov, Weligton, Manu Torres; Javi López (Juanito, m. 59), Toribio, Duda, Fernando; Benachour (Baha, m. 52) y Caicedo (Obinna, m. 41). 1 - Espanyol: Kameni; Chica, Pareja, Ruiz, David García; Luis García, Baena, Márquez (Ben Sahar, m. 78), Callejón; Verdú (Nakamura, m. 86) e Iván Alonso (Osvaldo, m. 59). Goles: 1-0, M. 13: Fernando. 1-1, M. 45: Víctor Ruiz. 2-1, M. 75: Obinna. Árbitro: González González (Castellano-Leonés). Expulsó, a los 84 minutos, a Gámez, por dura entrada, y al técnico Juan Ramón Muñiz, a los 90, pro protestar; y además mostró tarjeta amarilla a Benachour (m.30), Toribio (m.44), Fernando (m.50), Manu Torres (m.61) y Duda (m. 82), del Málaga; y a Callejón (m.45) y Víctor Ruiz (m. 66), del Espanyol. Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo tercera jornada de Liga de Primera División disputado en el estadio de La Rosaleda de Málaga ante unos 23.000 espectadores.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×