Real Madrid 3-0 Espanyol... El Madrid tranquilo se llevó el triunfo

Cristiano Ronaldo decidió un tedioso encuentro con un gol desde el punto de penalti y una asistencia a Gonzalo Higuaín, que coloca líder provisional al Real Madrid, con un resultado engañoso...
Cristiano Ronaldo decidió un tedioso encuentro con un gol desde el punto de penalti y una asistencia a Gonzalo Higuaín, que coloca líder provisional al Real Madrid, con un resultado engañoso gracias al gol postrero de Karim Benzema.
 Cristiano Ronaldo decidió un tedioso encuentro con un gol desde el punto de penalti y una asistencia a Gonzalo Higuaín, que coloca líder provisional al Real Madrid, con un resultado engañoso gracias al gol postrero de Karim Benzema.  (Foto: Reuters)
Madrid, España (Reuters) -
  • El Madrid llegó a 10 puntos

Cristiano Ronaldo decidió un tedioso encuentro con un gol desde el punto de penalti y una asistencia a Gonzalo Higuaín, que coloca líder provisional al Real Madrid, con un resultado engañoso gracias al gol postrero de Karim Benzema que aumentó la maldición del Espanyol en el Santiago Bernabéu (3-0). El Real Madrid no encuentra continuidad en su juego. No alcanza a definir un estilo. El vendaval ofensivo del estreno europeo ante el Ajax fue un espejismo para un equipo que, en la actualidad, se basa en la lucha y en detalles de calidad que deciden partidos. Alejado de la imagen de equipo que desea José Mourinho, el Real Madrid sigue ganando partidos, formando una base con la solidez del triunfo. El resultado acompaña y evita una crítica mayor del madridismo. De momento, se inquieta en un asiento del que solo se levanta con gestos de calidad de Özil o Di María, o algún arranque en solitario de Cristiano Ronaldo. Sólo la valentía podía hacer triunfar al Espanyol en el Santiago Bernabéu y Mauricio Pochettino es un técnico atrevido. Ahogó al Real Madrid tapando su fuente de alimentación. Dejar el juego blanco a expensas de individualismo es tan sencillo como tapar a Xabi Aonso. Una buena presión de la segunda línea -Verdú, Callejón y Luis García-, trabó el partido. El planteamiento para romper 14 años de sequía en el Bernabéu del Espanyol era bueno. Sólo faltó acierto en los últimos metros. Iker Casillas no tuvo que intervenir en el primer acto y fue decisivo en el segundo. Vio pasar rozando el palo un remate a placer de Callejón a los cinco minutos y otro lanzamiento de Verdú tras buen centro desde el costado derecho de Luis García al borde del descanso. El Real Madrid intentaba mandar sin éxito. Sus ocasiones surgían a cuentagotas. En la primera se lució Kameni, tras disparo de Di María con la zurda (m.7). Poco pudo hacer en los dos penaltis bien lanzados por Cristiano. Una falta recibida por el portugués al borde del área, acabó en la mano de Luis García en su lanzamiento. Marcó y tuvo que repetir por la entrada de madridistas en el área. Tampoco perdonó al segundo intento. Su gol tan deseado y perseguido por fin llegaba. Con la ansiedad rebajada debía recuperar su nivel. No era el mejor día para conseguirlo. La grada se ponía nerviosa ante los despejes con el pie siempre al contrario de Casillas. Ante la falta de conexión entre Higuaín y Cristiano. La reanudación no mejoraba el panorama, pero el Espanyol dejó escapar su oportunidad. Casillas voló y sacó una mano providencial a disparo con la zurda de Verdú (m.53). Construyó el triunfo de un Real Madrid que perdonaba en remates de Higuaín y Sergio Ramos. Mourinho, poco amigo de los cambios tempraneros debía reaccionar. Lo hizo cuando Pepe se marchó camino del vestuario. Debió irse antes por una durísima entrada a Callejón que le costó la tarjeta amarilla. En el 61 vio la segunda. Tampoco aprovechó el regalo el Espanyol. Dos minutos después una patada de Galán a Cristiano le costaba la roja directa. Con las fuerzas igualadas Mourinho dejó un mensaje. Sacó del campo a los 'malabaristas', Özil y Di María, para meter a Arbeloa y Khedira y apostar por un tribote en la medular -Xabi Alonso, Khedira y Lass-. El público observa y mantiene la paciencia. Ni se pronunció por la polémica surgida tras el deseo del técnico de dirigir a Portugal y poner en un aprieto a Florentino Pérez. El hecho es que los goles le dieron la razón. El Espanyol se fue apagando y al contragolpe llegaron las ocasiones blancas. Ramos cabeceó alto tras preciso pase de Arbeloa. Kameni sacó un derechazo de Higuaín, antes de ver como el argentino sentenciaba el partido a placer tras pase de Cristiano. Benzema cerraba el triunfo revolviéndose en el área y sacando un derechazo a la red. Asalta el liderato un Real Madrid al que defienden los números pero no el juego. Al Espanyol le sobró valentía pero le falto maldad para puntuar. Ficha técnica: 3 - Real Madrid: Iker Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Carvalho, Marcelo; Lass, Xabi Alonso; Cristiano Ronaldo, Özil (Khedira, m.64), Di María (Arbeloa, m.64); e Higuaín (Benzema, m.84). 0 - Espanyol: Kameni; Chica, Galán, Forlín, David García (Dídac, m.46); Duscher, Molina, Verdú, Callejón (Callejón, m.85), Luis García; y Sergio García (Álvaro Vazquez, m.73). Goles: 1-0, m.29: Cristiano Ronaldo de penalti. 2-0, m.83: Higuaín. 3-0, m.87: Benzema. Árbitro: Clos Gómez (colegio aragonés). Amonestó a Carvalho (15) y Marcelo (23) por el Real Madrid. Expulsó a Pepe por doble amonestación (56 y 61) y a Forlín (83 y 88), y por roja directa a Galán (63) tras una entrada a Cristiano. Incidencias: encuentro correspondiente a la cuarta jornada de Liga, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 70 mil aficionados.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×