Real Madrid 1-0 Mallorca... El galo Karim Benzema respondió

Un solitario gol de Karim Benzema salvó al Real Madrid de un tropiezo con el Mallorca que habría dejado la Liga vista para la sentencia, y fue la respuesta en el campo del delantero francés,...
 Un solitario gol de Karim Benzema salvó al Real Madrid de un tropiezo con el Mallorca que habría dejado la Liga vista para la sentencia, y fue la respuesta en el campo del delantero francés, criticado por Kaká y José Mourinho esta semana.
Madrid, España (Reuters) -
  • El Real Madrid dejó hoy una de las primeras partes más inquietantes de la Temporada

Un solitario gol de Karim Benzema salvó al Real Madrid de un tropiezo con el Mallorca que habría dejado la Liga vista para la sentencia, y fue la respuesta en el campo del delantero francés, criticado por Kaká y José Mourinho esta semana, tras un intento fallido de rotaciones pensando en las Semifinales de la Copa del Rey.

Benzema despertó para rescatar al Real Madrid. Ocurrió en el Santiago Bernabéu algo impensable en las últimas Fechas cuando Mourinho sentaba a Karim en el banquillo mientras pedía desesperadamente un 9 en el mercado invernal. Pero al francés se le exige más. Sus últimas voluntariosas actuaciones con asistencias no tenían premio porque le faltaba el instinto goleador.

El Real Madrid dejó hoy una de las primeras partes más inquietantes de la Temporada. La afición del Bernabéu estuvo entre el bostezo y la incomprensión. El mes de enero, cargado de partidos y sin rotaciones, pasa factura y Mourinho es consciente. Apostó por cambios. Quien sabe si tarde. Gago, Granero y Kaká al once. El futbol vertical perdió su sentido.

El orden le sirvió al Real Mallorca para comenzar frenando al Real Madrid. Ni las importantes bajas de titulares tan importantes como Martí, De Guzmán, Cendrós y Víctor las acusó un centro del campo nuevo e inexperto. Michael Laudrup supo cerrar a su equipo y buscar el gol con la velocidad de su ataque. La fórmula que le sirvió para puntuar en el Camp Nou.

Sin el futbolista que pone orden al futbol blanco, Xabi Alonso, y el que da sentido al ataque, Mesut Özil, el Real Madrid se convirtió en un equipo previsible. Fue Álvaro Arbeloa el único que sorprendió, con sus continuas incorporaciones vistas por Granero. El día del regreso de Benzema peleó sin premio, como casi siempre.

Con Cristiano algo desenchufado ante tanta fatiga de partido, Kaká no apareció. El brasileño hace su particular Pretemporada en partidos. Falto de ritmo frena la velocidad de juego y anda a años luz de poder aportar la calidad que le convirtió en uno de los grandes.

El Real Madrid pasó la primera parte sin tirar a la portería de Aouate. Comenzó tocando sin llegada. Acabó buscando el gol precipitadamente. Lo intentó Di María, desviado, y Marcelo tras un taconazo de Cristiano Ronaldo, con un zurdazo con marchamo de gol que salvó desde el suelo el Capitán balear, Nunes.

La mejor ocasión fue mallorquinista. Un despiste defensivo de Marcelo, que aún estaba en la otra área, no tuvo la cobertura del mediocentro. Fernando Gago no tapó y Nnsue apareció por una autopista sin rival. Chutó al palo ante la salida a la desesperada de Casillas (m.13) y el coliseo blanco enmudeció.

Di María es el ejemplo del agotamiento físico y mental del Real Madrid. La presión que hacía en 90 minutos hace un mes ya no existe. Ha perdido frescura ofensiva. Su falta de chispa fue extensible al resto. Ante el colista en Almería comprobaron que hoy en día a nadie se le gana reservando fuerzas. Volvían a tropezar con la misma piedra.

Pintaba tan mal la cosa que Mourinho tuvo que acudir a Xabi y Özil. Convencido de que un pinchazo más significa el adiós al título, ya no hay licencias para errores. Los dos hacen mejores al resto de sus compañeros. Se comprobó en 45 minutos en los que el Real Madrid creó más ocasiones para acabar ganando con lo justo.

Muchos triunfos nacen en Iker Casillas. Paradas salvadoras como la que hizo con los pies a Webó a los tres minutos de la reanudación lanzan a su equipo. Con Xabi al mando, el Real Madrid se hizo habitual en el área contraria y el gol era cuestión de tiempo.

Sin llegar al buen futbol, la sensación de peligro fue creciendo, el Mallorca reculando. Di María y Cristiano Ronaldo lo intentaron pero se toparon con Aouate. Hasta que apareció Benzema. Víctima de la crítica de un compañero como Kaká, respaldada por Mourinho, recogió un pase de Granero en la frontal y soltó a la red un disparo ajustado. Una alegría para un jugador situado en el centro de la diana.

El gol no quitó los nervios blancos ni hundió al Mallorca. Con Laudrup sin hacer un solo cambio, tres llegadas rozaron el gol con Nsue especialmente activo, hasta que en el último suspiro de nuevo Casillas evitó el empate con un nuevo disparo de Webó.

Hasta ese momento Benzema dejó sombras en la que era su noche, perdonando dos claras ocasiones. Y Cristiano Ronaldo cerró un día gris con un testarazo al larguero.

Karim ya tiene argumentos para su defensa. En los mismos minutos que Higuaín lleva los mismos goles, 10, y su segundo tanto liguero mantiene al Real Madrid en el pulso por la Liga.

- Ficha técnica:

1 - Real Madrid: Iker Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Carvalho, Marcelo; Gago (Xabi Alonso, m.46), Granero (Lass, m.63); Cristiano Ronaldo, Kaká (Özil, m.46), Di María; y Benzema.

0 - Mallorca: Aouate, Ratinho, Ramis, Nunes, Kevin, Nsue, Joao Víctor, Tejera, Pereira, Castro y Webó.

Gol: 1-0, m.61: Benzema.

Árbitro: Iturralde González (Comité Vasco). Amonestó a Ramos (32), Granero (55), Lass (83) por el Real Madrid, y a Nsue (27), Tejera (43), Ramis (75) y Nunes (83) por el Mallorca.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésima Jornada de Primera División disputado en el Estadio Santiago Bernabéu ante 75 mil espectadores.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×